Facebook Twitter RSS Reset

¿Que es el neoliberalismo?

Neoliberalismo, nuevo liberalismo, viejo liberalismo, en definitiva: liberalismo.

Liberal, como parece, vendría de libertad. Libertad para que el sistema se autorregule sin que el estado le ponga límites.

Esta libertad del capitalismo sería el ideal en que los integrantes del sistema son tan buenos que no necesitan que nadie los controle… sí cómo no…

La realidad es que la maravillosa libertad es sólo para los grandes, los ricos, las multinacionales, los poderosos, los grandes capitales, sólo para ellos. El pueblo no entra, los trabajadores miran de afuera, y la libertad que sobra arriba falta abajo, o sea, para que los de arriba hagan lo que quieran sin controles los de abajo deben aguantar todo calladitos y sin chistar.

¿Que es el neoliberalismo?
Este sistema liberal no es nuevo, simplemente es una remozada de sistemas muy viejos y muy probados, como el sistema feudal, dónde el señor feudal estaba dentro del castillo con su corte disfrutando de la gran vida y los lujos, y afuera, separados por un foso con cocodrilos y una muralla muy alta -muy bien custodiada-, se encontraban los campesinos, los obreros, los pobres, el feudo. De allí que muchas veces se hable de las multinacionales cómo de los nuevos señores feudales.

Este sistema capitalista extremo -que si se lo permite deviene en esclavista-, es vendido por sus adeptos cómo una gran maravilla y por lo general es acompañado por recetas mágicas, recetas típicas, listas de manual, recetas que siempre incluyen el endeudamiento del país -pidiendo dinero que en realidad no necesita y que podría evitar pedir- a países cómo EE UU. Luego viene el tan mentado “ajuste”, ¿qué es este ajuste? bien, simplemente ajustar el cinturón del pueblo, achicar el estado, eliminar personas y reemplazarlas en lo posible por sistemas, vender todo lo estatal, privatizar, o sea, hacer que lo del estado pase a manos privadas y -o casualidad- por lo general esas manos son de los países imperialistas como EE UU, España, Inglaterra, Alemania y algún otro.

La idea es vaciar el país llevándose el dinero pero no por el dinero en sí, ya que el dinero en verdad no les sirve para nada, no, lo que ocurre es que al dejar el país sin dinero deben pedir prestado, al pedir prestado se endeudan, las deudas son tan grandes que no se pueden pagar y entonces, -ahí viene el entonces…-, se llevan los recursos naturales, las minas, el agua, si el agua, un bien más preciado que el oro, los minerales y todo aquello que realmente es importante y que que ya no lo tienen en sus países de origen.

El asunto es que cómo la gente termina por darse cuenta del engaño y -por lo general- se revelan, se enojan y van por ellos, es que es necesario reprimir. Reprimir las manifestaciones con el ejército, la policía, y se saca a la calle todo lo militar de que se disponga. De allí que se hable de “militarización”, y de que el sistema (liberal) no puede cerrar sin represión.

Cómo sacar el ejército a la calle suele ser bastante chocante y pone nerviosos a todo el mundo lo que se hace es buscar un motivo, un motivo que nadie pueda rechazar ¿y cual es ese motivo?, bien, sencillo, la inseguridad y el narcotráfico.

Mucha policía en la calle, mucha pérdida de las libertades del pueblo -mientras los muchachos liberales son cada vez más libres-.

Bien.

Todo esto no sería posible sin un par de accesorios extras pero fundamentales.

Uno: el monopolio de la prensa, de los medios de difusión. Lo que no se sabe, lo que la gente no sabe no ocurre. En realidad ocurre, por supuesto, pero la gente no lo sabe, entonces para cuando se da cuenta ya es tarde. Y Dos: un sistema judicial totalmente parcial y afín al poder que les permite absoluta impunidad. Todas las acciones judiciales en contra de sus tropelías se encuentran con un paredón dónde rebotan y se pierden.

Simplemente es el poder abusando de su poder en todo sentido.

Aquí es dónde me pregunto ¿cómo el pueblo permite esto? ¿cómo políticos que exponen estos modelos triunfan en las elecciones? ¿por qué elegimos esto frente a otras opciones? opciones más sociales, de mayor reparto, de mayor equidad?? que clase de personas somos???

Obviamente malas personas. Somos malas personas. No queremos repartir. No somos solidarios. No queremos que el pobre se siente a nuestro lado, que vacacione en nuestro hotel, que viaje en nuestro avión. El pobre no puede usar nuestros espacios. Cómo dijo alguien: “si los negros viven como nosotros entonces nosotros vivimos como negros”…

Tremendo.

Esa es la naturaleza humana.

Contra eso debemos luchar, contra ese tipo de pensamiento.

Hablamos de un mundo mejor, hablamos de amor, ¿pero donde queda el amor al prójimo? ¿o es que el pobre no es prójimo? ¿el “negro” no es prójimo?

Para el liberal el prójimo es el igual, o sea, otro liberal rico y poderoso. El pobre liberal no es prójimo aunque su voto le haya servido; ese es simplemente un idiota útil, un peón, alguien que fue usado para sus fines, y que además luego de ser usado es descartado.

El neoliberalismo es también llamado capitalismo salvaje, y si…, claramente salvaje. Este tipo de actitud, este tipo de pensamiento no es civilizado, es -ni mas ni menos- salvaje, de absoluto salvajismo, de la época de las cavernas, la ley del más fuerte.

Con el liberalismo muere gente. Mueren niños, mueren ancianos. Con el liberalismo se reduce la educación porque un pueblo educado es civilizado, un pueblo educado conoce de historia, un pueblo educado sabe que se lo está engañando. Por eso una de las primeras medidas que toman es la de la reducción de presupuestos de educación, por supuesto.

Es muy interesante cómo mucha gente se acerca o se identifica con estos señores. Cómo sueñan con ser uno de ellos, cómo dejan de lado ética y moral y entran en un juego de justificación: “yo no voy a bancar a estos vagos con mis impuestos” -los vagos son los más necesitados por supuesto-, entonces avalan que sus impuestos vayan a llenar las arcas de los bancos y las multinacionales. Sus impuestos nunca se reducen, todo lo contrario, sólo que en vez de servir para ayudar a otros pasan a engrosar las arcas de los más ricos.

Gracias a Dios no todos piensan que el liberalismo está bien, no, gracias a Dios existe mucha gente que resiste, que busca y brega por otras opciones, que lucha por un mundo mejor.

Es fundamental que aquellos que quieren un mundo mejor ofrezcan resistencia a estas políticas anti-humanidad.

Al permitir que este tipo de pensamiento salvaje avance nos condenamos, y condenamos a nuestros hijos.

No comments yet.

Leave a Comment