Facebook Twitter RSS Reset

¿Qué es el Luciferianismo?

¿Qué es un Luciferino y Quién es Lucifer?

¿Qué es el Luciferianismo?

(Escrito para la Iglesia Mayor de Lucifer por Jeremy Crow)

¿Cómo te conviertes en un Luciferino?

Simplemente, tienes que decidir ser un luciferino. También podrías darte cuenta de que has sido un luciferino desde hace bastante tiempo, y abrazar eso. No necesita recibir la iniciación de cualquier Orden, ni el bautismo en ninguna Iglesia. Tú, y solo tú, determinas si eres un luciferino. Esto es fundamental, porque los luciferinos tienden a ser muy auto-deterministas. Nota el significado específico de las palabras. No dice que todos los luciferinos valoren la autodeterminación. No existe un conjunto de creencias dogmáticas para el Luciferianismo. Cada luciferino forja su propia teoría y práctica personal, y cada una es única. Sin embargo, hay algunas tendencias que pueden ser detectadas en la comunidad. Probablemente, la tendencia más común sería la de encontrar la inspiración en diversas mitologías del mundo, especialmente las que se refieren al rebelde cósmico y la recepción de conocimiento prohibido. Prometeo es un excelente ejemplo y tiene muchos paralelismos con el mito judeo-cristiano de la serpiente en el Edén.

¿Es Lucifer el Diablo?

¿Qué es el Luciferianismo?

Una exploración de Lucifer y El Diablo en la mitología cristiana

La palabra “Lucifer” preexiste al cristianismo. Originalmente, era un término utilizado por los romanos para referirse al planeta Venus cuando se era visto en el cielo como la última “estrella” al salir el sol. Otro término aún más antiguo para esto es “La Estrella de la Mañana”, que simbólicamente anuncia la salida del Sol – relacionado con el simbolismo de un gallo. De hecho, durante mucho tiempo el término Lucifer fue a menudo utilizado por los cristianos para referirse a Cristo. Para ver un ejemplo de esto en la Biblia, echa un vistazo a Apocalipsis 22:16, donde el Cristo resucitado y triunfante se refiere a sí mismo como la estrella de la mañana. Hubo incluso un temprano Padre de la Iglesia que tomó el nombre eclesiástico de Lucifer cuando se convirtió en obispo y nadie en ese momento lo habría considerado como una referencia al diablo.

No fue hasta el año 1611, cuando la versión de la Biblia del Rey James (VRJ) se publicó, que la palabra Lucifer comenzó a convertirse en sinónimo de Satanás. Esto se deriva directamente de la elección de las palabras utilizadas en la versión en Inglés de Isaías 14: 12-15, que creo que vale la pena citar:

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana! ¡Arrojado fuiste a la tierra, tú que debilitabas a las naciones! Tú que decías en tu corazón: ‘Subiré al cielo, yo levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios, me sentaré en el monte de la congregación, en la ladera del norte: Subiré a las alturas de las nubes: seré semejante al Altísimo’ Mas tú derribado fuiste hasta el infierno, a la ladera del abismo…”

Interpretado en su contexto, esto es simplemente una denuncia del rey de Babilonia, que estaba siendo comparado con el planeta Venus en el cielo, cuya luz sigue brillando después de que todas las otras estrellas se hayan atenuando, pero en última instancia, consigue ser dominado por la luz del Sol. Es una analogía utilizada para condenar la arrogancia del rey al compararlo a un conocido (todos los días alrededor de la mitad del año) fenómeno celeste. Este es el tipo de cosas que vemos en muchos ejemplos al leer los mitos griegos, pero que por alguna razón se pasa por alto al encontrarlas en la Biblia.

Este libro de la Biblia (Isaías), fue escrito originalmente en hebreo, así que te estarás preguntando ¿de dónde viene esta palabra latina? El hebreo original utiliza la terminología de “La Estrella de la Mañana” (si se traduce directamente en inglés), que era el término para la aparición del planeta Venus por la mañana. Con el tiempo esto se tradujo en la versión de la Vulgata latina de la Biblia donde se utilizó la palabra Lucifer (como lo fue también en la cita de Apocalipsis que se refiere a Cristo, y otros lugares, como en la segunda epístola de Pedro, etc… ¿Te imaginas leer la versión latina de la Biblia y ver que Cristo se refiere a sí mismo como Lucifer? (¡Está justo ahí en Apocalipsis 22 si revisas la Vulgata!) Todos los otros usos de la palabra Lucifer fueron traducidos al inglés como Estrella de la Mañana o Resplandeciente, excepto este pasaje de Isaías. Algunos sostienen que esta elección puede haber sido en realidad una campaña de desprestigio político contra el obispo Lucifer. El término Lucifer llegó a ser asociado específicamente con el diablo y Satanás cuando los cristianos posteriores conectaron esta historia con la profecía de una guerra en el cielo que se describe en Apocalipsis 12: 7-9:

“Después hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles, y no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y el gran dragón fue lanzado fuera, la serpiente antigua, llamada diablo y Satanás, quien engaña al mundo entero: él fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”

A pesar de que este texto es generalmente considerado por los cristianos como una visión de los acontecimientos futuros que sucederán en el apocalipsis, la gente llegó a creer (probablemente por la influencia de Milton) que esta parte de la visión describía los acontecimientos que ya habían ocurrido antes de que Adán y Eva fueran expulsados del Edén. Por lo tanto, se trata de cómo la palabra latina Lucifer llegó a ser asociada en la mente de los cristianos con la serpiente del Edén, así como con Satanás.

La misma palabra Lucifer significa literalmente “Portador de la Luz” en la original latina. Luz y la Oscuridad siempre se han utilizado como una analogía para el Conocimiento y la Ignorancia (respectivamente), el término Portador de Luz, por lo tanto, se refiere a la entrega del conocimiento. Hay paralelos innegables entre este concepto y la figura griega helenística de Prometeo, que con rebeldía y heroicidad trajo el fuego prohibido de los dioses del Olimpo a la humanidad y les enseñó cómo aprovecharlo para todo tipo de artes y ciencias. Antes de esto, los humanos eran ignorantes, bestias esclavas de los dioses, sobre todo para Zeus (Júpiter en el panteón romano pagano de dioses), que era el Rey de los dioses. Zeus habría mantenido más bien al ser humano ignorante y obediente ante él, por lo que se enoja con Prometeo y le ata a una roca o montaña (esencialmente una gran masa de tierra) y se encarga de que sea torturado. Prometeo finalmente escapa de este castigo con la ayuda de Heracles (Hércules en los mitos romanos).

Esta casi la misma historia que la de la tentación de Eva por la serpiente en el Edén. Dios prohíbe a la humanidad participar del fruto del conocimiento, prefiriendo mantenerlos como sirvientes ignorantes que atiendan su jardín. La serpiente le hace ver esto a Eva y ella se marcha. Dios se enfadó al ver alterada su orden y tuvo miedo de que los seres humanos también participaran del Árbol de la Vida. Si eso llegase a suceder, Adán y Eva no sólo tendrían el conocimiento de los dioses, sino también la inmortalidad. Para evitar que esto suceda, Dios les destierra del Edén. Él también despoja a la serpiente de sus miembros por lo que tiene que arrastrarse sobre su vientre por el suelo (otro símbolo de estar ligado a la Tierra, al igual que Prometeo). En el libro bíblico del Apocalipsis, el demonio o dragón es finalmente desencadenado del Abismo, aunque en la historia cristiana esto es sólo temporal.

Poniendo todo esto en conjunto, incluyendo no sólo el uso del término antes del cristianismo, durante la primera era del cristianismo (antes del año 1611 d.C. ), así como los nuevos acontecimientos folclóricos después de que la VRJ fuera publicada, todo apunta a la misma fuerza de la iluminación y la emancipación de la esclavitud cósmica a través del conocimiento. Un análisis más detallado, no sólo de estas historias, sino de las historias que se encuentran en toda la Biblia (piensa en Abraham a quien se le ordenó sacrificar a su propio hijo, en Moisés que se le ordenó cometer genocidio contra los cananeos para establecer Sión/Israel, e incluso en Jesús, dejándose crucificar) pinta un cuadro muy claro de las conductas físicas naturales que todos poseen (los tan denostados “impulsos animales”), así como el deseo de la verdad y el conocimiento que son todos demonizados a fin de proporcionar un conjunto insidioso de control para las autoridades temporales que van a explotar en su búsqueda de poder sobre los demás. Este sistema de control es inherente a la Biblia, y no simplemente una interpretación retorcida (aunque eso también ocurre.)

La Biblia misma, sin embargo, contiene las semillas de su propia destrucción. Intenta estudiarla con el fin de entender el efecto que se pretende en los lectores/creyentes. Descubrirás que sería difícil crear una religión mejor si tu propósito fuese mantener un número masivo de esclavos bajo control. El Islam, basado en el mismo núcleo material de las escrituras, es también una religión esclava eficaz. La palabra Islam en sí significa Sumisión a la Voluntad de Dios, la cual se revela en los textos y es interpretada por la clase sacerdotal (por supuesto.) ¿Ha notado cómo los líderes políticos y religiosos a menudo hablan hipócritamente del Cristianismo o el Islam o de cualquier otra religión pública dominante, pero luego van y hacen lo que quieren de todos modos? Es porque quieren que aquellos a los que gobiernan crean. Esto hace que los creyentes sean más complacientes acerca de su papel como ganado humano. Podríamos usar la analogía real que se nos da en las escrituras de los seguidores como “ovejas” que requieren de un “pastor”, que por supuesto son los miembros de la clase sacerdotal.

A los ojos de la mayoría de los cristianos convencionales, Lucifer es considerado actualmente como un nombre de Satanás o el diablo. Hay un elemento de la interpretación Gnóstica del cristianismo en la forma en que la mayoría de los autonombrados luciferinos consideran el término Lucifer, pero muchos usan el término exclusivamente, o principalmente, en relación con lo pre-cristiano, y a veces, el uso cristiano temprano del término para indicar un conocimiento liberador o la fuerza de la iluminación. El término Prometeico es una alternativa adecuada para el luciferino sino deseas hacer referencia a un concepto que ha sido influenciado por el pensamiento Abrahámico. Esta es la ruta tomada por Percey Shelley. Sin embargo, muchos aún prefieren el más reconocible y, para ser franco, el término más provocativo, “Luciferino”.

¿Son los Luciferinos parte de una conspiración mundial?

No podemos hablar por todos los luciferinos, pero la gran mayoría de ellos no estamos interesados en forzar sus creencias sobre nadie. Esto va especialmente para la Iglesia Mayor de Lucifer. Se ha dicho en otros artículos, que si a través de tus exploraciones decides que cualquiera de los a veces denominados caminos espirituales del Sendero de la Mano Derecha es hacia donde te sientes atraído, se te anima a explorarlos plenamente. En esta misma dirección se debe mencionar que los Illuminati originales estaban en contra de los sistemas de control arraigados, especialmente la Monarquía y el Sacerdocio. Ellos estaban a favor de la Democracia.

Si vienes de un ambiente de teorías conspirativas, se te anima a investigar la historia por ti mismo y a tomar tu propia decisión. Los luciferinos, como Portadores de Luz, están inherentemente interesados en exponer la Verdad a cualquier precio. Esas “elites mundiales” que se mencionan con tanta frecuencia van todas ocultando información. Por la propia definición, esto no es un comportamiento genuinamente luciferino. En las palabras inmortales de Timothy Leary, es necesario pensar por sí mismo y cuestionar la autoridad.

¿Los Luciferinos adoran a Satanás?

¿Qué es el Luciferianismo?

La respuesta corta a esta pregunta es que no, la mayoría de luciferinos autoproclamados no adoran a Satanás. De hecho, ¡muchos no adoran a Lucifer! Mientras algunos adoran a Lucifer como una deidad, un número importante de luciferinos prefieren tratarlo como un símbolo, una inspiración, un aliado o un guía.

Independientemente de la corriente principal dominante de la postura cristiana sobre la identidad de Lucifer y Satanás, la mayoría de luciferinos consideran que son entidades separadas. Incluso aquellos luciferinos que los equiparan, diferenciaran típicamente los dos términos de alguna manera. Lucifer es una palabra latina que significa Portador de la Luz. Esto se interpreta generalmente como la representación de la fuerza de la iluminación y la iniciación, siendo la Luz un símbolo universal del despertar de la conciencia y de la Verdad. Satanás es una palabra hebrea que significa Adversario. Esto se ha interpretado de diferentes maneras. Una de los más comunes en la comunidad es el uso de Satán para representar a una entidad que es un adversario para ti mismo, tratando de mantenerte ignorante y esclavizado. Este significado es a menudo relacionado con el demiurgo gnóstico. El otro uso principal del término Satán implica ver a esta entidad como un adversario de Dios o la moralidad convencional. Este segundo punto de vista de Satanás lo conecta con la carnalidad y el hedonismo. Aquellos luciferinos que antiguamente eran satanistas tenderán hacia esta definición carnal de Satán.