Facebook Twitter RSS Reset

Psiquiatria Para Todos (Y Todas)

Psiquiatria Para Todos (Y Todas)

La Serotonina en la Fisiopatología de la Depresion

El trastorno límite de la personalidad, también llamado borderline o fronterizo, es la enfermedad psiquiátrica que mas dificultades trae al psiquiatra y al psicólogo tanto en su diagnostico como en su terapéutica.

Su fisiopatlogía no es bien comprendida y lo es tampoco su categoría diagnóstica, dado que algunos profesionales la consideran una psicosis, mientras que otros, una neurosis. Pero ambos tienen algo de razón, porque como veremos a continuación, es una estructura que se construye con componentes de las demás (psicosis, neurosis y perversión).

Para entender su fisiopatología, haremos un breve repaso de la génesis de las tres principales estructuras descriptas en la literatura.

El mecanismo de formación de la neurosis es mediante una represión de la representación inconciliable (la castración de la madre). Es decir, es insoportable y nunca podrá superarse la idea de que mi madre no tiene falo. Por lo que la neurosis “esconde abajo de la alfombra” (reprime) el complejo de castración. Pero muchas veces resulta ineficaz para reprimirlo y sale a la luz mediante síntomas (conversivos, por ejemplo).

La perversión lo que hace con esa representación inconciliable es ignorarla y construir un sustituto, en este caso un fetiche, que viene a remplazar la ausencia del falo materno. Por lo que el perverso vive feliz (y cee saberlo todo), al pensar que la ausencia de falo deja de ser una amenaza a su integridad yoica. Todo eso es cierto, excepto cuando no puede acceder a su fetiche, que son los momentos que se angustia.

En cambio en la psicosis ocurre algo diferente; la representación inconciliable nunca accede al aparato psíquico del sujeto. O sea, inconcientemente el sujeto nunca se entera que su madre no tiene falo. A primera vista parecería ser una ingenua y efectiva forma de no embarazarse con dicha representación, pero lo que su inconciente no sabe, es que a esa idea la “necesita” para que el sujeto adquiera una conciencia integra (no dividida, no esquizo).

El término conciencia tiene múltiples y similares definiciones, pero la más acertada a entender de este autor, es la de Henry Ey, como “conciencia de sí mismo y del entorno”. Es decir, el individuo con una conciencia donde no adquirió el saber de la castración, no tiene la capacidad de discernir los estímulos que provienen de su mente, versus, los que provienen del exterior. Creyendo muchas veces que la voz que escucha del exterior, en realidad proviene de su mente, o interpretando errónea y delirantemente sucesos del entorno, como dirigidos hacia su persona. Esto sucede típicamente en los pacientes con esquizofrenia.

Las personas con tastorno borderline, o mejor llamado estructura de la personalidad borderline, en resumidas cuentas, no son más que sujetos con estructuras neuróticas que tienen un funcionamiento cognitivo y social de modo psicótico, y que poseen además habitualmente rasgos de perversión.

Pero no dejan de ser estructuras neuroticas (muy graves, por cierto), donde lo grave está en el grado, si se quiere, de represión. Es decir, son represiones tan profundas y eficaces, que llegan al “límite” de lo psicotico, al limite de casi lograr desaparecer el complejo de castración de su aparato psíquico, como lo hace un verdadero psicotico.

Para terminar, y dejar una idea acabada de las características de esta estructura, cuando menciono sus aspectos perversos, lo hago en relación a sus hábitos, como los de automutilación, autoflagelación, conductas e intentos suicidas, y masoquismo (como dejarse maltratar por terceros).

El borderline es una estructura neurótica primitiva, sin identidad definida, donde no encuentra otro recurso que el de adquirir aspectos y rasgos de las demás estructuras psicoanalíticas, dado que al haberse reprimido tanto, se olvidó en verdad de quién era.

Psiquiatria Para Todos (Y Todas)

Fisiopatologia del Trastorno Limite de la Personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad, es una entidad clínica que su nosología repercutió en muchas discrepancias entre los psiquiatras y psicoanalistas a lo largo de la historia. De hecho, los psicoanalistas optan por un tratamiento basado en la psicoterapia, y los psiquiatras, por un tratamiento psicofarmacológico intensivo, que la mayoría de las veces incluye antipsicóticos y estabilizadores del ánimo.

A continuación, dirimiremos, el por qué de dicha confusión.

Para el psicoanálisis, existen tres tipos de estructuras psíquicas: la neurosis, la psicosis, y la perversión. Son características normales del psiquismo de cada una de las personas. Cada estructura puede no aparecer en estado “puro”, ya que muchas veces a parecen “manchadas” con rasgos de otras estructuras. Por ejemplo, un sujeto con estructura de base neurótica, puede tener rasgos de estructuras psicótica o perversa.

Para la psiquiatría, existen los trastornos mentales, o sea las enfermedades mentales.

Las enfermedades mentales pueden aparecer sobre cualquier estructura psíquica (neurosis, psicosis, perversión), dando lugar a diferentes entidades clínicas.

Por ejemplo, la enfermedad llamada Esquizofrenia cuando se desarrolla sobre una estructura psicótica, da como resultante la producción de la Esquizofrenia más típica descrita en los textos clásicos de psiquiatría (demencia precoz). En cambio, cuando se desarrolla sobre una estructura neurótica o perversa, da origen al llamado Trastorno Límite de la Personalidad, o personalidad borderline.

Al mismo tiempo, cuando el Trastorno Bipolar, se desarrolla sobre una estructura psicótica, da como resultante la clásica Psicosis Maníaco-Depresiva, descrita por Kraepelin; pero cuando se desarrolla sobre una estructura neurótica o perversa, da origen también al llamado Trastorno Límite de la Personalidad, o personalidad borderline.

Los Trastornos Bipolares en neuróticos o perversos, son considerados por los psicoanalistas como “histerias graves” o “locuras histéricas”. Lo mismo ocurre con las Esquizofrenias desarrolladas sobre estructuras neuróticas o perversas, donde son llamadas “histerias con poco recurso simbólico”.

Teoría de la enfermedad mental

Psiquiatria Para Todos (Y Todas)

Psiquiatria Para Todos (Y Todas)

Fisiopatologia de las Diskinesias Tardias

Las funciones de la dopamina están relacionadas con todo aquello que tenga que ver con los movimientos. Por ejemplo, cuando la dopamina está disminuida en el SNC, como en la enfermedad de Parkinson, el enfermos tendrá todos los movimientos disminuídos, con bradikinesia, con disminución del balanceo de los brazos, pasos cortos al caminar, rigidez muscular generalizada, cara hipomimíca, inexpresiva, etc.

En cambio cuando la dopamina está aumentada en el cerebro, existe un aumento de todos los movimientos corporales con impulsividad, compulsividad, temblores, diskinesias, excitacion psicomotriz, agresividad, violencia, etc.

Los receptores de dopamina tipo D2 están acoplados a una proteína inhibioria, esto quiere decir que si un agonista actúa en ellos, se desencadenará una cascada de eventos que tiene por finalidad inhibir, suprimir la actividad metabólica y enzimática de esa célula; en este caso de una neurona.

Teniendo en cuenta lo anterior, cuando el receptor D2 de la vía nigroestriatal es bloqueado por un largo período, no se activará su cascada enzimática y metabólica tendiente “apagar” la célula; sino que todo lo contrario. De hecho, se activarán y estimularán sus sistemas enzimáticos y metabólicos, y la neurona, en este caso, producirá “sin freno” proteínas y demás sustancias metabólicas.

Por eso, al bloquear por un período prolongado el receptor D2, se producirá un up-regulation (un aumento de producción) de dicho receptor, y el cerebro estará mucho más sensible a la actividad de la dopamina circulante, produciendo diskinesias; y en el caso de utilizar antipsicóticos típicos, neurolépticos, como el haloperidol, serán dikinesias tardías. Tardías, porque ocurren luego de al rededor 30 días en producirse, que es el tiempo que toman en sensibilizarse los receptores D2, frente al bloqueo de los mismos.

No comments yet.

Leave a Comment