Facebook Twitter RSS Reset

Primer balance de la gestión Macri: mal, pésimo, volvé Reina

En apenas 20 días, a Macri se le inunda el Litoral, le hace un calor insoportable y se le escapan de la cárcel tres narcotraficantes asesinos. Ah, y River perdió la final contra el Barcelona. En resumen, esto empezó horrible.

Que conste: el mío es un análisis frío, objetivo, desapasionado. De hecho, Cristina llegó a conclusiones muy parecidas.

Mauricio puede responder a este balance con una rabieta, o, si es razonable, leerlo con calma y aprender. Porque se ve que está haciendo los palotes. En una muestra de buena voluntad, me llamaré a silencio hasta fin de mes. Si cuando vuelva a escribir ha corregido el rumbo, seré el primero en decirlo, sin que me tiemble el pulso. Por ahora, el saldo es francamente negativo.

Está en rojo. Scioli al menos garantizaba el anaranjado.

A ver. Se inunda el Litoral y el tipo interrumpe sus muy merecidas vacaciones y va a visitar a las víctimas. Qué poco aprendió de Cris. Cuando se descansa, sobre todo en el Sur, se descansa. Ella se tomaba muy en serio sus espacios de solaz y esparcimiento, y no había tragedia (ni Cromagnon, ni Once, ni ninguna otra) que le hiciera cambiar de agenda.

A los presidentes los necesitamos lúcidos, frescos, bien dormidos. Qué necesidad hay de treparse a un helicóptero y estar dando vueltitas, sin pensar en la pobre Juliana, que se quedó sola en Cumelén. (Hablando de Cumelén, habrán leído lo que dijo un vecino de ese barrio sobre Macri: “Lo vemos como una persona normal, un vecino más”. ¡Qué horror, uno más! Mirá si iban a decir eso de la reina Cristina. Mauricio, gil, urgente, empezá a hacer algo para diferenciarte.)

Lo de la fuga de los presos es muy grave: estoy convencido de que con La Morsa de gobernador esto no hubiese pasado. Se ve que la Vidal tiene cero approach con los narcos. Un déficit imperdonable, diría Aníbal. Con la ola de calor tampoco se están manejando bien: ¡¡¡cómo no lo llaman a De Vido para preguntarle qué deben hacer para evitar los cortes!!!

En mi opinión, lo más preocupante son los arranques autoritarios: la designación de dos ministros de la Corte Suprema “en comisión” (no aprendieron del kirchnerismo: las cosas se hacen “con comisión&quotPrimer balance de la gestión Macri: mal, pésimo, volvé ReinaPrimer balance de la gestión Macri: mal, pésimo, volvé Reina y haber intervenido la Afsca.



El desplazamiento por la fuerza de Sabbatella y de sus amigos me puso remal. Cuando llegó el interventor, Garzón, descubrió que funcionarios, inspectores, técnicos, asesores, consejeros, voceros, delegados, secretarias, ordenanzas y cadetes eran de Nuevo Encuentro, la agrupación de Sabbatella. Y los echó. Así, con todos sus militantes de patitas en la calle, el partido ha quedado prácticamente disuelto. Un golpe a la democracia.

Otro arranque de arbitrariedad fue la forma en que levantaron el cepo: de un día para otro. Con lo que le costó a Cristina (y a Moreno, Echegaray, Kichi, Vanoli…) mantener el dólar entre rejas, vienen estos irresponsables y con total desparpajo deciden liberarlo. Claro, piensan en el dólar y no en la gente.

La mano dura no sólo quedó expuesta en la brutal represión a los pobres pibes de La Cámpora que se infiltraron en las protestas de los trabajadores de Cresta Roja en Ezeiza.

Mauricio es un déspota que obliga a sus ministros a asistir periódicamente a reuniones de gabinete, y él y sus funcionarios recurren una y otra vez a conferencias de prensa, una manera poco o nada sutil de fijarles la agenda a los periodistas.

Ya lo dijeron en un cantito las 1500 personas que se juntaron esta semana para escuchar la flamante versión delivery de 6,7,8, que ahora se emite desde distintas plazas: “Macri, basura, vos sos la dictadura”. Sí, una dictadura feroz. O a este señor lo paramos o va a querer ir por todo.

Un déficit particularmente doloroso es el de los discursos por cadena nacional, que junto con las videoconferencias y las recorridas por los patios conformaban un combo que hacía las delicias del país. De 8 a 10 de la noche teníamos un stand up maravilloso, único, gracias al cual nos enterábamos, dos o tres veces por semana, de que Néstor y ella habían recibido un país en llamas y ahora todo estaba pipí cucú.

¿Qué pasa, Mauri, le tenés miedo al micrófono? ¿A las comparaciones? ¿Acaso no tenés nada que decir?

Flaco, ya pasaron 20 días, pero no te veo con ritmo ni vocación de inauguraciones. La señora a esta altura ya hubiese inaugurado tres veces la misma salita de primeros auxilios. Qué brusco es haber pasado de una arquitecta egipcia a un analista de sistemas finlandés.

Está a la vista, entonces: nos hemos dado un gobierno autoritario, cansino, pobretón.

De pocas luces.

De vuelo bajo.

No sé ustedes, pero a mí el cuerpo me pide Boudou, Capitanich, Timerman, Lázaro Báez, D’Elía, Hebe.

Me pide cepo, siete tipos de dólar, default a toda honra, cifras tuneadas.

Denuncias de golpe.

Me pide Ciccone y Hotesur. Oyarbide y Gils Carbó. La Cámpora y Justicia Legítima.

Las lecciones de Cristina y de Kicillof. Tango 01 (y 02, 03…) y helicópteros. Venezuela e Irán. Máximo, o Néstor Iván, y no Antonia.

Han empezado a circular encuestas según las cuales la gente aprueba mayoritariamente esta gestión.

Qué desastre, ya no se puede confiar en nadie.

No comments yet.

Leave a Comment