Facebook Twitter RSS Reset

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

Hola taringueros, hace tiempo que no hago un post en taringa, empece a ver ese denominado “MUNDO EXTERIOR”” y socializar con otros seres humanos, jeje.

Pero, ya sin bromas, hoy traigo un genio entre los genios y su historia humilde de como logro su objetivo y que siempre si seguís tus sueños, trabajando duro, se logran.

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

Luis Federico Leloir, fue un médico, bioquímico y farmacéutico argentino que recibió el Premio Nobel de Química en 1970 por sus investigaciones sobre los nucleidos de azúcar, y el rol que cumplen en la fabricación de los hidratos de carbono. Tras su hallazgo se lograron entender de forma acabada los pormenores de la enfermedad congénita galactosa.

Aunque muchos piensan que era bioquímico, teóricamente, no lo era, el nunca estudio bioquímica en la UBA. El se recibió de medico y nunca tuvo un trato muy particular con los pacientes y sus profesores, tenia un pensamiento muy meticuloso, debido a esas características se volcó hacia el laboratorio y la investigación.

Sus estudios iniciales se repartieron entre la Escuela General San Martín, donde dio libre el primer año, el Colegio Lacordaire, el Colegio del Salvador y el Colegio Beaumont (este último en Inglaterra). Sus notas no se destacaban ni por buenas ni por malas, y su primera incursión universitaria terminó rápidamente cuando abandonó los estudios de arquitectura que había comenzado en el Instituto Politécnico de París. Imagínense si un premio nobel, cambia de carrera universitaria, ¿por que vos no podes cambiar también?, nunca es tarde para hacer lo que mas te gusta.

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

como dije anteriormente ,ingreso En la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) para doctorarse en dicha profesión. Sus comienzos fueron difíciles, tanto que tuvo que rendir cuatro veces el examen de anatomía, asi es damas y caballeros, 4 VECES, si un genio como leloir fallo en algunos examenes no te pongas triste si recursas una materia en la facutald.

No fue un buen alumno de secundario en Buenos Aires ni en Inglaterra, abandonó la carrera de Arquitectura más rápido de lo que tardó en inscribirse, y su paso por Medicina, en la UBA, no prenunció galardón alguno, muchos de sus profesores le comunicaron con comentarios desagradables, como por ejemplo, “no creo que la medicina sea lo suyo leloir”,”¿por que no cambia de carrera”?etc: . Pero,omitiendo esas criticas, en 1932 alcanzó su diploma , y un año después, también por casualidad, se unió a Bernardo Houssay, el primer Nobel patrio. Leloir vivía a media cuadra de su prima, la mítica Victoria Campo, cuñada de otro eximio médico, Carlos Bonorino Udaondo, y ese cruce de caminos lo instaló junto a Houssay en el Instituto de Fisiología de la UBA. Empezaba a inclinarse sobre el microscopio y sus misterios…

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

Su tesis, completada en solo dos años, recibió el premio de la facultad al mejor trabajo doctoral; junto a su maestro descubrió que su formación en ciencias tales como física, matemática, química y biología era escasa, por lo que comenzó a asistir a clases de dichas especialidades en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires como alumno oyente

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

En 1936 viajó hacia Inglaterra para dar comienzo a sus estudios avanzados en la Universidad de Cambridge, bajo la supervisor de Frederick Gowland Hopkins, quien había obtenido un premio Nobel en 1929 por sus estudios en fisiología y/o medicina tras descubrir que ciertas sustancias, hoy conocidas como vitaminas, eran fundamentales para mantener la buena salud. Sus estudios en el Laboratorio Bioquímico de Cambridge se centraron en la enzimología, específicamente en el efecto del cianuro y piro fosfato sobre la succínico deshidrogenasa. A partir de este momento, Leloir se especializó en el metabolismo de los carbohidratos. Hasta el día de hoy sigue siendo la mejor universidad en materia de bioquímica y biología Cambridge.

Un grande absoluto, dejo el dinero para poder volver a su tierra, para poder aportar y formar los futuros científicos de la república argentina, todo un genio.

A pesar de que hacia fines de 1957 Leloir fue tentado por la Fundación Rockefeller y por el Massachusetts General Hospital para emigrar a los Estados Unidos, como su maestro Houssay, prefirió quedarse y continuar trabajando en Argentina. Dada su importancia, el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos (NIH) y la Fundación Rockefeller decidieron subsidiar la investigación comandada por Leloir.

Y En 1970 recibió el Premio Nobel de Química, y fue el primer iberoamericano en conseguirlo. Posteriormente su equipo se dedicó al estudio de las glicoproteínas –moléculas de reconocimiento en las células– y determinó la causa de la galactosemia, una grave enfermedad manifestada en la intolerancia a la leche. Las transformaciones bioquímicas de la lactosa en sus propios componentes son conocidas en el mundo científico como el “camino de Leloir”. Donó los ochenta mil dólares del premio al Instituto Campomar para continuar su labor de investigación.

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

Ya para ir terminando este post, quiero dejar en claro mi opinión personal acerca de este prócer. Creo que todos deberíamos seguir el ejemplo de este hombre y tomarlo como un figura a seguir, ¿por que?, muy simple, fue un hombre que no se rindió al trastabillar cuando fracaso en sus exámenes, muchos al fallar en una cantidad importante de ocaciones, dejan de intentarlo.

Fue un hombre sencillo, tanto que usaba su silla de laboratorio de la década del 40 cuando era investigador ayudante.

No se quedo esperando a que llegaran los conocimientos del cielo, busco ayuda en todos lados, a tal punto que fue como audioescucha en la uba de ciencias exactas.

Por todo eso y mas, hoy recordamos al doctor leloir, un hombre que puso a la ciencia argentina en lo mas alto del mundo.

Premio nobel de química, Leloir, pásate maquinola.

No comments yet.

Leave a Comment