Facebook Twitter RSS Reset

Post

Hace dos años hice mi primer ‘Post’. Supongo que mi cuerpo no estaba conectado con mi alma y el cerebro. Tenía que pasar por muchas experiencias para que eso suceda, pero todo vale la pena el que sabe esperar.

Nose que tendrá el destino a cambio de tantos tropiezos, pero siempre nos levantamos pase lo que pase, eso es bueno. También es bueno el echo de levantarse solo, no necesitar de esa mano sino el acompañamiento, el estar junto a alguien para que simplemente te oiga o mire.

Después de 6 años, 4 de peleas y 2 de distancia, me voy a encontrar nuevamente con el viejo amor de aquel entonces. Yo, con solo a mis 14 años, ya deseaba que no existiera porque me hacia tanto mal. Pero ya con mis 20 y la trayectoria que te va poniendo la vida, se que es hermoso y estar con esa persona es lo que estaría importando en mi actualidad.

Simplemente deje de cuestionarme tanto a lo que no tenía sentido. A lo que no había respuestas. Aprendí muchas cosas, como el amor de una sonrisa y el abrazo de la abuela. Aprendí que me da mucha tristeza las despedidas y que viajar, perderse por un tiempito, hace que nos encontremos con nosotros mismo.

Simplemente miré las arrugas de mamá y su corazón tan valiente como el de un papá. Ella, es la que me enseño a ser quien soy, a saber quien soy.

Muchos, me preguntaron porque no estaba de novia. ‘Sos una linda chica, inteligente, amable, simpática, frágil, ¿porqué no estás con alguien? – Porque tendría que estarlo? Acaso estando sola no puedo alcanzar lo que tengo en mente? Esas cosas que nos meten en la cabeza de chicos, del principe azul o la princesa, de que hay que ser una señorita, de no trabajar y ser ama de casa. Los tiempos pasan, cambian, se transforman, los pensamientos fluyen y no, no creo que estando sola caiga, pero tampoco creo caer estando al lado de alguien. Simplemente, soy yo sin atar. Andemos donde queramos y disfrutemos, que los comentarios siempre llegan y tarde, tarde se van.

Sin irme más lejos, el próximo propósito es viajar y comentar al respecto. Y así será.

Pamela Bos, 20 años. Luján, Buenos Aires.

No comments yet.

Leave a Comment