Facebook Twitter RSS Reset

Post respuesta a “¿El tiempo existe?”

Buenas a todos [email protected], qué tal. Realmente no hice ningún post hasta ahora, pero ver el post de @MaTiax91 me generó la necesidad de dar mi opinión al respecto, que quizá se diferencia mínimamente con la suya, aunque en su mayoría concuerda. Todo obviamente puro razonamiento, nada de fuentes, nada de “argumento ad chotorum”, ni nada. Sólo con lo que sé, alguna que otra boludez que haya aprendido y mi cerebro.

En relación a lo que se dice pienso algo parecido. Al fin y al cabo el tiempo termina siendo otra medida que implementó el hombre, así como el centímetro, que es una medida de longitud.

Post respuesta a

A lo que yo creo que habría que enfocar la idea es que no se encuentra pensado exactamente qué es lo que mide el tiempo, así como la longitud lo es para el centímetro, ¿qué lo es para el tiempo?

Es decir, con una regla se cuántos centímetros de largo tiene un lápiz. Supongamos que tiene 15cm, algo que entonces nos indica una referencia física de “cantidad de espacio”. En el caso del tiempo, uno mide no más que “cuánto tiempo”, sean horas, minutos o segundos, no existe algo tangible que nos permita entender exactamente qué es lo que mide.

Tal como dice en el post, el tiempo para los humanos fue creado en función del movimiento, de la acción de movimiento, y de su obvservación; éste es el punto clave, a lo que creo que habría que enfatizar. Lo que nos permite a todos nosotros concebir y definir que existe el tiempo, es el movimiento. Si no existe movimiento dentro de un campo de observación, un escenario percibido, entonces nadie sería capaz de determinar la “cantidad de tiempo” que se ha transcurrido.

A lo simple que se puede acudir para entender un poco esto es al juego que cada tanto uno se hace de intentar contar un minuto en segundos, uno por uno, sin mirar un reloj, y luego darse cuenta de que probablemente el ritmo sea diferente. A otra cuestión simple es a lo que indica la imagen en miniatura de este post: los relojes de arena, que indican el correr del tiempo con la caída de su material, la arena, es decir, con puro movimiento.

Algo un poco más complejo podría comprobarse con la una de las tecnologías de hoy en día: la cámara. Si uno graba 5 años un escenario, como podría serlo un vaso vacío sobre una mesa, dentro de cualquier entorno, y cuyos componentes entonces no se muevan en lo absoluto, pasándose en 20 segundos el video entero, nadie se imaignaría que en verdad fue una grabación de 5 años, porque en ella no hubo acontecimientos, no hubo cambio. Lo que nos permite percibir la realidad como tal en términos temporales, y entenderla, es el cambio, es la comparación de lo que se mueve con aquello que no.

Post respuesta a

De esta forma lo que debería entenderse es que el tiempo como concepto no existe en la realidad, se desprende de ella, dado que depende de nuestra existencia para ser concebido como tal. El tiempo como concepto no existe en la realidad, existe en nuestra mente para comprender a la realidad en uno de sus aspectos, y ese aspecto principal no es más que el movimiento.

La cuestión entonces termina siendo ¿y cómo uno sabe que existen cosas que se mueven más rápido, y otras que se mueven más lento?. Es algo muy lógico, porque el tiempo en física juega el papel de parámetro principal con el que se comparan las diferentes cantidades de distancias. Es decir, algo que se mueve 30 kilómetros dentro de una hora va más lento que algo que se mueve a 80 kilómetros dentro de una misma hora. Si desprendemos al tiempo de la realidad de tal forma, abstraemos esa lógica física de una forma que parece incomprensible, algo estúpida y que entonces le da mayor argumento a que el tiempo se termine quedando en su lugar y entendimiento de origen ajajaja

Post respuesta a

Pero bueno, a esto le tengo una respuesta. Pensando al tiempo como movimiento dentro de lo que percibimos, lo que verdaderamente creo que nos hace razonar lo que va rápido de lo que no va rápido es la comparación entre el movimiento que tiene un objeto y la velocidad de procesamiento que tenemos nosotros los humanos. Apa, entra en juego una cuestión rara, pero que creo que tendría mucha relación al fin. Según lo que sé, los humanos tenemos una determinada velocidad de procesamiento de las cuestiones que nos rodean, dentro del sistema nervioso, y esa velocidad finalmente se mantiene constante en todo momento, tal como lo haría el tiempo en física.

Post respuesta a

Vayamos a una cuestión: Supongamos que vemos un auto que pasa en una calle adelante nuestro, de izquierda a derecha. Entendamos su velocidad como venimos entendiéndola desde siempre, supongamos que a 60 kilómetros por hora.

Post respuesta a

Es una velocidad normal para nosotros, lo vemos pasar y parecemos mirarlo tranquilos como si fuera un partido de tenis de un solo jugador. Ahora retornemos a la velocidad de pensamiento; tal como en las pelis de ciencia ficción, imagínense que en el momento en el que ven pasar el auto en realidad piensan a una velocidad mayor que la velocidad promedio. Como resultado, lo lógico es que se analice una mayor cantidad de cuestiones por cada instante, lo que nos permitiría percibir de mejor manera, es decir, sentir que el auto en realidad va más lento.

De algún documental vi que en estado de supervivencia esto realmente sucede: era el caso de unos bomberos que ingresaron dentro de un bosque en llamas a salvar a una persona, si mal no recuerdo. Lo que uno de ellos comentaba era que al momento de entrar en acción, percibía todo en un movimiento muy lento, lo que le permitía pensar más de una vez qué hacer, y que finalmente lo ayudó a salvar a aquella persona. Lo atribuido entonces era que su velocidad de pensamiento aumentó en enormes proporciones como un recurso de supervivencia. De hecho creo que de ahí mismo aprendí el concepto de “velocidad de pensamiento”, pero lo vi hace mucho en el colegio y no recuerdo de dónde era. Estaba bueno.

La cuestión a todo esto es que para mí, desprendiéndose del concepto de tiempo como existente en la realidad, y atribuyéndolo todo verdaderamente al movimiento, la forma en la que decimos que algo va rápido o lento es no más que comparando el movimiento de aquel objeto con nuestra velocidad de pensamiento como pilar de entendimiento, como parámetro.

El segundo punto que entra en juego con esto es pensar, ¿y a qué velocidad pensamos?

Realmente creo que existen datos, pero los desconozco. Más allá de eso, pensé algo que podría responder a la pregunta, aunque ya es demasiado ramificado. Vayamos al grano.

Existen cosas que consideramos que se mueven normalmente, como podría serlo el auto a 60 km/h, así como cosas que se mueven rápidamente, y cosas que se mueven lentamente. Lo importante aquí es considerar lo que se mueve normalmente… ¿por qué? porque básicamente estaríamos considerando que es una ilustración de nuestra velocidad de pensamiento, por ser algo completamente entendible, y que queda neutralizado en su análisis mental. Consideramos algo normal como lo que podemos comprender de manera justa, en estos términos. Entonces que su velocidad no es ni muy rápida para no comprenderlo, ni demasiado lenta como para comprender por demás; lo justo. La cuestión ejemplificada es esta: si revolean una pelota de tenis con toda la fuerza por delante de sus ojos (de izquierda a derecha supongamos nuevamente, a unos 5 metros de distancia. y convengamos que en el espacio, así no hay otras fuerzas que jodan el ambiente), entonces los detalles de la pelota van a disolverse a nuestra vista, y veremos no más que una cosa verde flúor pasar de un lado a otro. Si la pelota es revoleada a mucho menor fuerza, entonces nuestra concentración se centrará mas en los detalles de la pelota que en su movimiento, dado que es demasiado lento. Ahora, si en la tierra sostenemos la pelota en una mano, y la dejamos caer al suelo, entenderemos aquella caída con la velocidad justa, una velocidad normal en la que podremos percibir los detalles de la pelota, sus líneas blancas y hasta quizás su textura, a la vez que entenderíamos el hecho de que se encuentra en caída.

Post respuesta a

El punto en esto es lo último que fue descrito; la velocidad de la gravedad.

Desde que la Tierra es Tierra, como todo planeta, tiene su gravedad. Nosotros nos formamos en la Tierra, somos originarios de ella, y nos creamos a partir de sus materiales y energía provista. A lo que voy, en función del tiempo, del movimiento, del entendimiento de las velocidades, es al hecho de que dentro de nuestro desarrollo, y formación como especie, tomamos como parámetro de velocidad de pensamiento la velocidad que determina la aceleración de la gravedad. Es decir, que incorporamos como “velocidades normales”, y pusimos “en marcha nuestro motor nervioso” a la velocidad necesaria y equivalente a la de los objetos cayendo, por el simple hecho de que es la velocidad que más a nuestro alcance existe, y que más se representa momento a momento en la observación humana.

En cuestión, espero que les haya gustado lo que pienso… algo rebuscado, pero me parece bastante aplicable y nuevo, posiblemente con muchas cosas a debatir. Post respuesta a Post respuesta a

No comments yet.

Leave a Comment