Facebook Twitter RSS Reset

Por que tengo que dar la teta

Por qué la teta (y NO el biberón)

A menudo veo mamás que tienen clarísimo que van a dar leche de fórmula a sus hijos desde el nacimiento. Ni siquiera lo van a intentar, ni siquiera van a probar. convencidas cuentan cuántos bebes sanos conocen alimentados con biberón, como único argumento. Cada cual es libre de decidir, por supuesto, qué quiere darle a su hijo y de qué quiere privarle. Pero para privarle de algo, creo que primero deberíamos conocer de qué le privamos y después decidir. Si decidimos no dar el pecho, que al menos no sea por falta de información…

Por que tengo que dar la teta

Creo que en parte se trata de un tema educativo: La televisión nos bombardea con bebés tomando el biberón, hacen una publicidad tan delicadamente estudiada que hasta puede parecer que es lo mejor que podemos darles y la primera imagen que nos viene a la cabeza muchas veces cuando hablamos de bebé, es el biberón y el carrito. Nuestras hijas les dan biberones a sus muñecas, las mamás de sus amigas les dan biberon a sus hermanitos pequeños… Nosotras mismas no vemos mamás amamantando… y personalmente, cuando veo una, me quedo embobada y admirada, es realmente gratificante. Me he encontrado en ocasiones que algun niño me miraba sorprendido mientras daba de mamar a mi hija, porque no entendía cómo ni de dónde ni por qué salia leche de mi pecho, sintiendo na curiosidad tremenda, si eso el no lo había visto en casa con ninguno de sus hermanitos… Desde aquí puedes leer un estudio más completo.

Creo que es algo triste… cómo nos empeñamos en sofisticar algo que naturalmente es perfecto. Pero todo es cuestión de proponérselo

Por que tengo que dar la teta

A menudo se nos olvida que los humanos somos mamíferos, y por ese motivo, como todos los mamíferos, podemos lactar a nuestros bebés y producimos leche especial y exclusivamente preparada y fabricada para ellos, adaptada a todas sus necesidades. La leche materna varía en su composición a lo largo del día y a lo largo del tiempo, porque siempre, en todo momento, se adapta al bebé: Al principio, es más aguada, para que salga, calme y quite la sed más rápido al bebé. Después más densa y calórica, para que tenga un mayor aporte nutricional y lo sacíe. Es por este motivo que no se ha de dejar un pecho a medias, sino acabar uno y despues comenzar con el otro, tanto si se toma más de uno por toma como si alternamos un en pecho en cada una de ellas. Conforme el bebé crece, la leche tambien cambia para el, para cubrir todas sus necesidades nutricionales. El bebé, a demanda, hace el pedido de “leche al gusto” en todo momento, y la naturaleza es tan sabia que la adapta sin problemas a él. Por tanto, un bebé recién nacido, “pide” (y por tanto nuestro pcho fabrica) una leche más suave que la de un bebé de un añito.

BENEFICIOS PARA LA MADRE

Favorece la relación de apego con el bebé, se establece un diálogo íntimo a base de sonrisas, miradas, caricias.

Dar de mamar es una experiencia gozosa y única que ayuda a vivir la maternidad en plenitud. Disminuye las posibilidades de depresión postparto.

Ayuda al útero a contraerse y recuperar su forma más rápidamente, disminuyendo el sangrado postparto.

La grasa acumulada en el cuerpo durante el embarazo se convierte en energía para producir leche con lo cual se recupera el peso o la silueta.

Mejora la anemia y se ahorra hierro gracias a la ausencia de la amenorrea prolongada, favoreciendo además el espaciamiento natural en los embarazos gracias a sus propiedades anticonceptivas mientras la lactancia es exclusiva y a demanda.

A largo plazo disminuye el riesgo de cáncer de pecho, de ovarios y la osteoporosis.

La leche materna además es estéril, antiséptica, está siempre lista para el bebé, en cualquier lugar y momento, a la temperatura correcta, incluso a mitad de la noche y además es gratis.

Es cómodo pues la leche siempre estará a punto: temperatura adecuada y composición perfecta, y no habrá que comprar ni esterilizar tetinas ni bibes, ni estar pendientes de que no falten los polvos o el agua hervida o embotellada, y no será ningún problema cuando falten la luz o el gas.

Por que tengo que dar la teta

BENEFICIOS PARA EL BEBÉ

La leche materna está especialmente indicada para el bebé, con el equilibrio justo de nutrientes que necesita y es por tanto nutricionalmente superior a cualquier otra alternativa.

Contiene anticuerpos y defensas para ayudarle a combatir las infecciones.

El calostro que se produce los primeros días tiene un alto valor en proteínas, rica en anticuerpos y fácil de digerir.

Es más fácil de digerir que la leche de fórmula, no produce tanto estreñimiento, ni molestias gastrointestinales ni diarreas.

Disminuye el riesgo de desarrollar gastroenteritis.

Disminuye el riesgo de alergias en familias con antecedentes y en general, de enfermedades respiratorias.

Las infecciones de oído son menos frecuentes.

Protege contra la diabetes.

Reduce el riesgo de mortalidad por Enterocolitis Necrotizante (enfermedad frecuente en los Prematuros)

Previene la muerte súbita ,la leucemia, la meningitis por Haemophilius y la diabetes tipo I.

Menor riesgo de tensión arterial y colesterol altos y menos posibilidades de ser obesos en el futuro.

Además, favorece la maduración el sistema nervioso y los niños alimentados a pecho tienen un cociente intelectual más alto.

YO TENDRIA QUE DAR LA TETA?
Por que tengo que dar la teta

No comments yet.

Leave a Comment