Facebook Twitter RSS Reset

¿Por qué Steve Jobs prohibía a sus hijos tener un iPhone?

¡BIENVENIDOS A MI POST!

Lo que cabría esperar de un gran visionario y cofundador de una de las empresas más importantes del mundo, es que sus hijos disfrutasen de un servicio privilegiado del producto que vende y desarrolla su padre ¿no?. Sin embargo, cuando descubrimos que Steve Jobs prohibía a sus hijos acercarse a los iPhone, iPad, o cualquier dispositivo creado por él y su empresa, no podíamos salir de nuestro asombro.

Cuando Nick Bilton, periodista del The New York Times, entrevistó en 2010 al hoy difunto visionario, como había hecho en otras tantas ocasiones, una de sus preguntas fue:

– Sus hijos deben de amar el iPad ¿no es así?. A lo que Jobs contestó:

– No lo han usado. Limitamos la cantidad de tecnología que los niños pueden usar en casa.

¿Por qué Steve Jobs prohibía a sus hijos tener un iPhone?

Sin duda alguna, cualquiera podríamos haber imaginado que el hogar del señor Jobs sería el paraíso de cualquier ‘nerd’: paredes fabricadas con pantallas táctiles, un iPad gigante que usaba como mesa de comedor, y que todas sus visitas eran obsequiadas con dispositivos de Apple, como si de una chocolatina -de esas que te dejan bajo la almohada en los hoteles- se tratase. Sin embargo, parece que el magnate no los tenía ni tan siquiera cerca.

Y es que Steve Jobs no era el único en seguir este modus operandi en la educación de sus hijos, ya que una gran cantidad de directores ejecutivos y magnates del mundo de la tecnología confesaron cosas bastante similares: limitaban estrictamente el tiempo que pasan sus hijos frente a una pantalla, a menudo prohibiéndoselos radicalmente durante la semana y con plazos ascéticos los fines de semanas.

De hecho, una gran cantidad de CEOs y presidentes de las empresas más importantes de Silicon Valley, acotan rigurosamente el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla, ya sea de un ordenador, teléfono o tablet. Por ejemplo, Chris Anderson, director ejecutivo de 3D Robotics confesó haber “experimentado de primera mano los peligros de la tecnología”, motivo por el que restringe impasiblemente el acceso que sus hijos tienen a ella. “Lo he vivido y no deseo que mis hijos pasen por lo mismo”.

¿Por qué Steve Jobs prohibía a sus hijos tener un iPhone?

Evan Williams, cocreador de Twitter y de la plataforma Medium, prefiere que sus hijos crezcan rodeados de libros de papel -¿os acordáis de ellos?-. De este modo, los Williams han comprado cientos de libros que puedan interesarle a sus hijos y los tienen distribuidos por toda la casa.

No podemos evitar sentir perplejidad ante el estilo de crianza de esta gente. Después de todo, muchos padres parecen haber tomado el camino inverso, dejando que los niños descubran por sí mismos y desde una temprana edad el maravilloso mundo de las tablets, teléfonos inteligentes y ordenadores, con el objetivo de mantenerlos entretenidos.

Numerosas investigaciones han concluido que el abuso de la tecnología puede hacer que algunas personas se conviertan en auténticos adictos a los dispositivos. Para que os hagáis una idea, en China, por ejemplo, existen campamentos para niños adictos a Internet. Y es que es bastante probable que los niños acaben encontrándose con contenido indeseable, cargado de violencia o pornografía, como pasaba con la televisión hace un par de décadas.

Es innegable que actualmente existen una gran cantidad de aplicaciones destinadas a estimular y desarrollar la inteligencia, pero también es cierto que nada puede reemplazar el contacto humano y la enseñanza con afecto.

Sin embargo, esto nos hace reflexionar sobre los niveles de acceso a la tecnología que tienen nuestros hijos. Quizás lo más inteligente sea limitar su uso, procurando que existan otros estímulos tradicionales, como los libros y los juegos al aire libre, desconectados de Internet y de los videojuegos, ensuciándose la ropa limpia y llegando a casa con una ‘herida de guerra’ de vez en cuando.

No comments yet.

Leave a Comment