Facebook Twitter RSS Reset

Por que NO deberias tomar multivitaminicos

En algunas personas la deficiencia de ciertas vitaminas y minerales les puede producir un cuadro de anemia y como resultado la aparición de fatiga. Esto es relativamente común, en especial cuando la fatiga aparece súbitamente. La anemia se puede identificar de forma relativamente fácil a través de un chequeo de sangre (i.e. hemograma) que permite observar si hay una producción disminuida de glóbulos rojos. Los glóbulos rojos son necesarios para transportar el oxígeno a través de nuestro cuerpo y al interior de nuestras células donde luego es utilizado para la producción de energía (ATP). El tipo de anemia más común es el observado en las mujeres que tienen problemas con sus ciclos menstruales. En estos casos el exceso de pérdida de sangre cada vez que menstrúan les genera con el paso del tiempo una deficiencia de hierro. Este mineral es necesario para producir hemoglobina que ayuda a transportar oxígeno al interior de nuestras células. Cuando la producción de hemoglobina se ve afectada interrumpimos la producción de ATP, y así es como aparecen síntomas como la fatiga. Este cuadro se revierte fácilmente con una dieta adecuada rica en hierro y suplementando con este mineral. Las personas sanas no necesitan tomar hierro si padecen de fatiga crónica ya que el exceso de hierro cuando este no es necesario puede terminar dañando el hígado y el corazón.

La otra causa frecuente de fatiga por falta de vitaminas es la observada en personas que siguen dietas “veganas”. Como estas personas no ingieren ningún tipo de proteína animal ni lácteos, se les dificulta obtener niveles adecuados de vitamina B12 y folato (B9) que se obtienen principalmente de ese tipo de alimentos. La vitamina B12 y el folato (B9) son necesarias para producir glóbulos rojos. Cuando estamos en déficit los problemas aparecen.

Por estas y otras razones muchos profesionales de la medicina recomiendan comer de forma balanceada, realizarse chequeos médicos frecuentes, y también tomar un multivitamínico. Si bien adherimos a las primeras dos recomendaciones estimamos que existen algunos problemas con el uso de multivitamínicos.

LOS MULTIVITAMINICOS

Según nuestra experiencia a la mayoría de las personas no les resulta agradable la idea de ingerir comprimidos. Sabemos que esto obedece a cierto prejuicio, a una aversión casi instintiva a lo desconocido y porque no a dosis no menores de ignorancia. Pero es una realidad. La respuesta más común suele ser negarse a ingerir cualquier comprimido aun cuando se trate de un suplemento natural. La alternativa que muchas personas encuentran cuando necesitan complementar su plan nutricional es resignarse a tomar un multi-vitamínico. El marketing también ayuda a consolidar esta tendencia. Después de todo un multi-vitamínico incluye casi todas las vitaminas del espectro y además solo necesito tomar una sola pastilla por día. Problema solucionado. Si bien este razonamiento puede parecer tranquilizador no sirve a nuestros fines que es mejorar tu salud y ayudarte a aumentar tu energía.

Te vamos a explicar por qué tomar un multi-vitamínico tiene sus inconvenientes.

Por que NO deberias tomar multivitaminicos

En primer lugar, si bien la idea de “tener todos los beneficios vitamínicos en una sola pastilla” puede parecer intuitiva y la alternativa más eficiente esto no es así. Un protocolo de suplementación tiene un gran componente de ciencia y de arte. Las vitaminas con que una persona suplementa tiene que estar calibrada a su propio perfil y necesidades. En estas notas hemos dado varias referencias sobre aquellas vitaminas que ayudan a nuestras mitocondrias a funcionar mejor. Cuando las mitocondrias reciben lo que necesitan pueden producir más energía, que es el objetivo que buscamos en esta ocasión. Pero hay personas que tienen otras necesidades o prioridades como detener un proceso de declive cognitivo, estabilizar sus niveles de azúcar en sangre, ralentizar el proceso de envejecimiento o mejorar su salud cardiovascular. En cada caso el protocolo de suplementación varía necesariamente. Hacemos la salvedad que hay algunas vitaminas que todo el mundo debería tomar como es el caso de la vitamina D, el magnesio y la vitamina K2 ya que prácticamente todo el mundo es deficiente. Tomar un multivitamínico choca contra la manera correcta de encarar un plan de suplementación que complemente nuestro plan nutricional.

En segundo lugar, la mayoría de los multivitamínicos contienen “un poco de todo” (de ahí su atractivo) pero eso no es suficiente, ni la mejor estrategia. Por la siguiente razón. Los multivitamínicos suelen contener mucho de lo que menos necesitamos y poco de lo que realmente necesitamos. Este desbalance nos sigue dejando en déficit de las vitaminas más importantes y no siempre es bueno ingerir mayores niveles de las cosas que no necesitamos. La mayoría de los multi-vitamínicos tienen un exceso de Vitamina A, muy poco de magnesio, y reemplazan formas con mayor biodisponibilidad por sus pares sintéticos de menor calidad. Las vitaminas más importantes y las más caras por lo general se incluyen con el único propósito de marketinear que el producto contiene “todo” el espectro vitamínico cuando en realidad el gramaje es tan ínfimo que lo transforma en algo inocuo.

El otro inconveniente con los multivitamínicos, y esto es lo más importante aunque lamentablemente lo menos conocido, es que la mayoría de ellos contiene la forma sintética de la vitamina B9 conocida como “ácido fólico”. Sabemos que aproximadamente el 40% de la población general tiene una variación genética en un gen que regula la actividad de la enzima MTHFR (Metilentetrahidrofolato reductasa) cuya función es la de asistir en la conversión de ácido fólico en folato, y del folato en metilfolato que es lo que nuestro organismo utiliza en el proceso de conversión de la homocisteína en metionina. Es bastante común encontrar este tipo de variaciones naturales en genes que cumplen funciones vitales para nuestro organismo aún en personas “sanas”. Pero lo relevante del caso es que según estos hallazgos solo 6 de cada 10 personas puede absorber y convertir el ácido fólico que ingerimos de un multi-vitamínico a su forma bio-disponsible (metilfolato). En 4 de cada 10 personas el ácido fólico no es absorbido por el cuerpo, eventualmente se termina oxidando y fomentando la actividad de radicales libres que sabemos aumentan la probabilidad de sufrir cáncer y de producir otras variaciones en nuestros genes. A su vez, en personas con variaciones en la enzima MTHFR el ácido fólico al no poder ser absorbido puede terminar bloqueando los receptores de folato, agravando eventuales deficiencias. Por estas razones creemos que es muy riesgoso tomar multivitamínicos, incluyendo la recomendación habitual de muchos profesionales de la salud que sugieren la suplementación con ácido fólico a pacientes con anemia megaloblastica sin chequear la funcionalidad de esta enzima y sus variaciones (SNP´s) más comunes (C677T y A1298C).

Por todas estas razones, desaconsejamos tomar multivitamínicos. Y en caso que sí lo hagan por sugerencia médica asegúrense de que el multivitamínico no contenga ácido fólico. Y en caso que sí lo contenga asegúrense que la vitamina B9 venga en su forma biodisponible bajo la forma de metil-folato. En Argentina y en la mayoría de los países de Latinoamérica lamentablemente los multivitamínicos contienen ácido fólico. En EEUU y algunos países de Europa se está comenzando a reemplazar el ácido fólico por metil-folato y por las razones que acabamos de exponer.

“Pero si esto es así por qué razón mi médico no me ha hecho ninguna advertencia?”. La suplementación natural, es decir el uso de vitaminas, minerales y aminoácidos, no forma parte de la currícula de un médico y la mayoría de ellos pasa la mayor parte de su tiempo en un consultorio atendiendo pacientes. El tiempo que le dedica a la investigación y a ampliar la frontera de su conocimiento es baja. Lo más probable es que no sepa sobre variaciones genéticas en la enzima MTHFR y su relación con la conversión del ácido fólico. Por más trivial que parezca, la razón es muy simple y se llama ignorancia. No dejen que un pedazo de papel colgado en una pared los intimide.

Lee el articulo completo en www.ALFASER.org

No comments yet.

Leave a Comment