Facebook Twitter RSS Reset

¿Por qué las relaciones a distancia son lo de hoy?

Sí, ya sabemos todo lo que se ha dicho sobre las relaciones a distancia: “Amor de lejos, es de pen… sarse”, “Amor de lejos, amor de tres o de cuatro…” y “Amor de lejos, felices los cuatro”. Sin embargo, todo parece indicar que estas parejas funcionan mucho mejor.

Es en serio. Aparentemente, la distancia nos hace mejores personas, claro, si ponemos de nuestra parte.

Estas son sólo algunas razones por las que tener un amor en otro estado o país es muy benéfico:

¿Por qué las relaciones a distancia son lo de hoy?
1. Existe más confianza

Definitivamente es una de las cosas que más se trabajan porque…, básicamente, no nos queda de otra. Si queremos que nuestra relación funcione es vital saber qué esperar de la persona con la que estás compartiendo.

Confianza es la palabra clave. Si a tu pareja no le gusta que salgas de antro o que aceptes esa salida a comer de quien no le agrada, tendrás que abstenerte a ella. Sobre todo por la impotencia que sentirá estando tan lejos de ti.

Los detalles del día a día fortalecen la relación y nos hace conocer más a la pareja.

2. Los celos se reducen

Los primeros meses son complicados porque odias que tu pareja esté con alguien más (que ni conoces). Conforme pasa el tiempo, la relación va madurando, igual que los acuerdos y la confianza. Llega el momento en que no hay por qué tener celos.

Ambos hacen un esfuerzo extra y no hay por qué tirarlo a la basura por un arranque de celos.

3. Hay más comunicación

Podríamos decir que en algunas parejas que conviven diariamente la comunicación es casi nula. ¿De qué sirve tener un novio cerca si sólo cuando se ven se abrazan, besan y terminan cada uno en su celular?

En las relaciones a distancia, la comunicación es vital, ya sea por teléfono, redes sociales, cartas (más romántico), visitas esporádicas o cualquier canal que podamos utilizar para estar presente en el día de tu pareja.

¿Por qué las relaciones a distancia son lo de hoy?
4. Lo valoras más

Cuando estás lejos del objeto de tu amor lo extrañas más y piensas más en lo que podrían estar haciendo juntos. Lo contrario ocurre cuando lo ves diario, cuando convives con él más de 10 hora díarias y ya no te das cuenta de lo que tienes.

5. Conoces mejor a la pareja

Los meses que pasamos lejos son elementales para conocerla más, desde preguntarle qué quiere comer cuando se vean, hasta qué regalo prefiere para Navidad. Terminas descifrándolo a partir de sus conversaciones a distancia.

6. Podemos distinguir entre “calidad” y “cantidad”

Vale más calidad que cantidad. Sea cual sea la agenda que compartan (estar con él un día completo al mes o un fin de semana cada dos meses, o una semana al año), no importa, todo valdrá la pena con tal de pasar unas horas juntos.

7. Se aprende a discutir

No nos queda de otra. No tener a la persona de frente es distinto. Sabes que es una tontería discutir por teléfono, por chat, whatsapp o cualquier otro medio de comunicación. Así que ¡aguas!, siempre terminan malinterpretándose las cosas.

8. Hay mayor claridad en lo que se quiere de una relación

Si decidimos andar con alguien a distancia sabemos a qué le tiramos, tal vez no a la perfección pero sí al hecho de saber que hay un gran compromiso de por medio, igual o mayor que si fuera de cerca.

Las parejas a distancia deben tener claro lo que desean en el futuro.

No comments yet.

Leave a Comment