Facebook Twitter RSS Reset

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

El Estado Islámico ha desarrollado una macabra estrategia de relaciones públicas: cuando hay malas noticias, opta por enterrarlas rápido, mediante ataques ultra violentos. No es la primera vez que el grupo utiliza esta táctica y, aparentemente, volvieron a usarla el viernes por la noche lanzando un ataque brutal y sin precedentes en París.

A primera hora del viernes, Estados Unidos anunció la probable muerte mediante el uso de un dron del célebre verdugo del EI, Mohammed Emwazi, más conocido “Jihadi John”. Poco después, el grupo sufrió dos categóricas derrotas: la pérdida de la estratégica ciudad de Sinjar a manos de los peshmerga kurdos y la crucial y estratégica ciudad de al-Hawl en el noreste de Siria frente a los combatientes kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias. Ambas derrotas han complicado la conexión y los accesos que utilizaba el grupo terrorista para comunicar Raqqa y Mosul, las dos mayores ciudades bajo el control de Estado Islámico.

Tras estos episodios, el viernes se cerró con el ataque de este grupo de hombres armados con armas y bombas que sembraron el pánico en restaurantes, una sala de conciertos, un estadio de deportes y diversos puntos de la capital francesa, matando al menos a 128 personas y con un saldo de otros 300 heridos. El Estado Islámico emitió un manifiesto este sábado atribuyéndose la autoría de los atentados.

En este estadio de la guerra, cuando la combinación de la abrumadora fuerza aérea estadunidense y los efectivos locales desplegados sobre el terreno empieza a traducirse en resultados significativos para la alianza contra el EI, parece fácil pensar que éstos llevaran a cabo un ataque terrorista masivo en el centro de una de las mayores capitales occidentales para apuntarse una victoria.

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

El ataque de París, como el del avión de la línea aérea rusa que cubría la ruta hacia el Sinaí egipcio y que también fue reivindicado por Estado Islámico, es una remarcable inversión de roles en el feudo del Estado Islámico respecto de Al-Qaeda. Hasta ahora, EI había mostrado su habilidad por tomar y controlar posiciones en Oriente Próximo, despreciando los métodos de Al-Qaeda, que apostaba por ocasionales pero significativos y espectaculares ataques en territorio occidental.

‘Estado islámico ataca Occidente porque puede y porque está siendo golpeado en el campo de batalla’.

Pero ahora, el Estado Islámico está perdiendo posiciones en los frentes de Siria e Irak, mientras que el brazo armado de Al-Qaeda en Siria Jabhat al-Nusra ha canalizado sus esfuerzos en la creación de estructuras para consolidar su poder en las regiones que controla.

La meticulosa coordinación y la sofisticación de los ataques en París indican que éstos han sido el resultado de un plan organizado con tiempo y, quizás, activado como respuesta a los reveses sufridos sobre el terreno. Los ataques cumplen una doble función: por una parte aterrorizar a los occidentales y, por otra, tranquilizar a sus principales militantes y adeptos — incluidos los que residen en Occidente — en el sentido de transmitir el mensaje de que las últimas derrotas son incidencias poco significativas.

Antes que el Estado Islámico reivindicara la autoría de los atentados, algunas cuentas no oficiales hicieron circular en las redes sociales mensajes de apoyo y exaltación respecto de los asesinatos, rompiendo así con el silencio que acompañaba al EI en relación a sus recientes derrotas.

Es muy temprano para saber qué consecuencias políticas y diplomáticas van a tener estos ataques. El presidente francés, Francois Hollande, los definió como un “acto de guerra” y dijo que merecían “una respuesta implacable”, allanando así el terreno para una respuesta amplia y global, como podría ser la invocación del artículo 5 de la OTAN con el objetivo de aumentar las acciones militares contra el EI.

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

Todavía es incierto —dado el bajo compromiso de las tropas sobre el terreno— hasta qué punto sería sostenible aumentar sus acciones destinadas a combatir al grupo terrorista. Los aviones de combate franceses, incluidos aquellos que despegan desde el portaaviones Charles de Gaulle, están golpeando objetivos tanto en Siria como en Irak. Más recientemente, Francia ha participado en un esfuerzo conjunto con EU para diezmar la capacidad del EI de procesar petróleo, un intento de atacar las finanzas del grupo terrorista y reducir sus reservas de combustible que sirven para alimentar sus vehículos de guerra.

Como actor secundario en términos militares, como es el caso de Gran Bretaña, Francia tiene limitadas capacidades de maniobra, menos aún si consideramos que el país se ha comprometido a mantener una presencia dominante en buena parte de África.

La capacidad de Francia de aumentar los efectivos de manera significativa sin la OTAN y EU es, como mínimo, dudosa. Con todo, una escalada de la ofensiva podría servir para que el primer ministro británico, David Cameron, defendiera un fortalecimiento del compromiso militar de su país en los bombardeos contra Estado Islámico en Siria e Irak.

Quizás una de las salidas más probables sea aumentar el apoyo de grupos combatientes que luchan contra Estado Islámico en Siria e Iraq: los grupos kurdos peshmergas, el kurdo YPG y sus aliados militares árabes, que recientemente recristianizaron sus Fuerzas Sirias Democráticas (SDF por sus siglas en inglés) en un intento de vender su misión a los occidentales.

Como en Libia, la combinación de las Fuerzas Especiales Francesas actuando como soporte aéreo y realizando formación militar podría incrementar la efectividad de combate en los campos de batalla que están en el punto de mira, incluyendo un asalto a Raqqa, la capital de facto del EI, donde las SDF están enfocando sus esfuerzos.

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

El Estado Islámico y sus simpatizantes y colaboradores occidentales en internet argumentan que el ataque de París es la respuesta a la implicación militar en la guerra contra el grupo terrorista. Una tesis que se demuestra falsa si se tiene en cuenta que Estado Islámico se hizo con rehenes occidentales mucho antes de que sus gobiernos se decidieran a combatir el grupo terrorista militarmente, con el objetivo de ejecutarlos por motivos propagandísticos, como efectivamente hicieron.

Mucho antes de que el gobierno estadunidense se comprometiera en la lucha contra el Estado Islámico, las cuentas oficiales del EI en las redes desafiaban a EU a actuar, amenazando directamente a la potencia norteamericana como parte de su milenaria estrategia para que la guerra tomara una dimensión internacional.

El Estado Islámico golpea objetivos occidentales porque puede y porque ha sido diezmado en el campo de batalla. El mundo occidental ignoró la guerra en Siria tanto tiempo como pudo. Ahora Paris — y, por extensión, el resto del mundo occidental — va a abrir los ojos ante los funerales, las protestas y la presencia militar patrullando las calles.

La guerra en Siria ha golpeado el corazón de la civilización occidental y ataques como este van a continuar hasta que la comunidad internacional no se comprometa a acabar con el conflicto de una vez por todas.

¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?
¿Por qué el Estado Islámico atacó París y qué pasará ahora?

No comments yet.

Leave a Comment