Facebook Twitter RSS Reset

Por fin Aprenderé a poner la mesa

¿cuál es mi pan? ¿El de la derecha o el de la izquierda? ¿Cuál es la copa del agua? O, ¿por qué me han recogido el plato si no había terminado? Seguro que no soy la única a la que le ha pasado eso, reconocedlo. Seguro que en más de una boda, bautizmo o comunión se han quedado mirando a ver quién es el primero en agarrar el pan para imitarlo.

Por fin Aprenderé a poner la mesa
Como podemos ver en la imagen , nuestro pan y nuestra servilleta (si no está sobre el plato) son la de la izquierda. ¡Misterio resuelto!

A la derecha quedan las copas para las bebidas.

Por orden de más cerca de más alejado nuestro sería, para el agua, para el vino tinto y para el vino blanco.

Un poco atrás se situaría la copa para el champan.

En algunas ocasiones tras la copa para el vino blanco podemos encontrar otra que se reserva para licores.


Por fin Aprenderé a poner la mesa

El orden de la copa del vino tinto y el vino blanco se puede alterar. ¿Cómo sabemos entonces cual es cual? Pues el protocolo también tiene pensado eso y cada según su uso las copas tienen un tamaño u otro.

Copa de agua: De gran tamaño, ligeramente abombada. Utilizada para agua y zumos. Solo se llena, como mucho, hasta 4/5 de su capacidad.

Copa de vino tinto: Copa ancha, de gran cavidad abombada. Antes eran algo más pequeñas que las de agua, aunque ahora se empieza a imponer una gran copa. Solo se llena hasta 3/4 de su capacidad.

Copa de vino blanco: Algo más pequeña y estrecha que la de vino tinto (por su necesidad de mantenerse frío). Al igual que el vino tinto, solo debe llenarse como mucho a 3/4 de su capacidad. Suele recomendarse llenar a ½ de su capacidad.

Por fin Aprenderé a poner la mesa
Bueno ya sabemos dónde beber. Ahora vamos a ver con qué comemos.

Los cubiertos se usan de fuera hacia dentro. Arriba los cubiertos para el postre y a los lados los de los platos principales.

Por fin Aprenderé a poner la mesa
A la izquierda se ponen los tenedores y a la derecha los cuchillos, palas, cucharas y el tenedor para los frutos del mar. ¿Tenedor para los frutos del mar? Sí, es ese pincho pequeñito para ayudarnos a comer marisco o caracoles. Mi experiencia personal, si no estás acostumbrado a usarlos échate a temblar.

Lo más probable es que la primera vez acabes como Pretty woman en la escena del restaurante Por fin Aprenderé a poner la mesaPor fin Aprenderé a poner la mesa.

Por fin Aprenderé a poner la mesa