Facebook Twitter RSS Reset

Policías los confundieron con ladrones, les dispararon y gol

Policías de Allen los confundieron con ladrones, les dispararon y golpearon

Era una familia de religiosos evangélicos que iba, con varios niños, a una vigilia. Pensaron que eran delincuentes que intentaban escapar en una camioneta.

Policías los confundieron con ladrones, les dispararon y gol

Allen –

Una familia de religiosos evangélicos fue confundida con delincuentes y policías de Allen balearon la camioneta en la que iban a una vigilia. Los bajaron a los golpes y recién se dieron cuenta que habían equivocado el objetivo cuando observaron la vestimenta de las personas y que en el rodado llevaban instrumentos musicales.

El incidente ocurrió en la medianoche del sábado aunque recién trascendió ayer.

Un grupo de fieles de la Iglesia de la Gloria del Nuevo Templo se dirigía desde la zona urbana de Allen hacia el barrio rural de Costa Oeste, donde tenían pensado realizar una vigilia junto a otros religiosos. Marzia Cárdenas, que llevaba a su hijo de tres años en brazos, viajaba a bordo de una camioneta que manejaba su esposo y en el mismo vehículo también se trasladaban tres jóvenes, dos de ellos adolescentes.

Al arribar a Costa Oeste notaron que un móvil policial se acercaba lentamente hacia la camioneta y para no obstruir el paso del patrullero el conductor estacionó junto a la vereda. Hasta ahí todo parecía normal pero de repente todo se tornó confuso y traumático.

“Sentimos un disparo y un golpe en la puerta. Pensamos que alguien se quería subir y que la policía lo estaba siguiendo. Mi esposo trabó las puertas y nos agachamos. Después avanzó 50 metros porque pensó que íbamos a quedar en medio del tiroteo. Pero enseguida vimos que un policía nos perseguía corriendo, a los tiros”, relató la mujer.

Quien aparentemente golpeó la puerta de la camioneta y disparó contra los neumáticos del rodado fue uno de los tres efectivos policiales del Cuerpo de Seguridad Vial que participaron del episodio. Según los vecinos los policías efectuaron una decena de disparos al aire y contra la camioneta.

“Estaban a los tiros como locos, iban a matar y ni pensaron que había gente en las esquinas. Cuando uno de los policías se dio cuenta de lo que habían hecho, se agarró la cabeza. Nos dijo que buscaban a una Hilux blanca que había robado en una chacra pero nosotros andábamos en una Mitsubishi gris. A un hermano de 16 años le dieron un culatazo en la boca y del golpe cayó al piso”, relató Marzia.

La mujer luego contó que “uno de los policías le dijo a mi esposo que él se hacía cargo de reparar la chapa y la pintura y las cubiertas. Querían tapar todo. Hubo mucha gente enfurecida en el barrio que salió a ver lo que pasaba. Lo único que nos quedó fue clamar a Dios para que nos guarde, nos podrían haber matado a todos”, agregó la mujer.

La camioneta quedó secuestrada en la subcomisaría del barrio Costa Oeste y fue peritada por policías. Las víctimas aseguran que no hubo voz de alto antes del primer golpe en la puerta y los disparos.


La versión de la policía

El jefe del Cuerpo de Seguridad Vial de Allen, Matías Milano, habló sobre el hecho. Hizo referencia a que la familia chocó el patrullero, se dio a la fuga y hubo una persecución. Si bien confirmó que los efectivos usaron sus armas reglamentarias prefirió no dar detalles porque la tramitación de la causa judicial recayó en la subcomisaría 56.

“Se efectuaron disparos con el arma reglamentaria y el vehículo que fue interceptado presentaría un impacto de bala, que las pericias determinarán si corresponden o no al arma”, declaró Milano a FM Terapia. Agregó que la camioneta circulaba sin luces, desmentido por Marzia Cárdenas.

“No tengo que escaparme de lo que pasó y doy la cara por el personal. Por un lado es muy criticable y por el otro hay que estar en la persona del empleado policial. Ocurrieron otras circunstancias, chocaron al patrullero y se dieron a la fuga”, agregó el policía.

“Yo pensé que nos mataban. El miedo no nos lo saca nadie. Se tiene que hacer justicia por lo que nos ocurrió”.

Marzia Cárdenas, una de las víctimas.

No comments yet.

Leave a Comment