Facebook Twitter RSS Reset

Poema Gauchesco

Poema GauchescoGIF

Wiki

Estanislao del Campo Brizuela había nacido el día 7 de febrero de 1834 en la ciudad de Buenos Aires, capital de la entonces Confederación Argentina.

Descendía de una familia de hidalgos coloniales y de unitarios, siendo el primogénito del teniente coronel Juan Estanislao del Campo y Maciel Lacoizqueta —pariente del virrey-marqués Nicolás del Campo y descendiente de los Van de Velde flamencos, de los Rodríguez de las Varillas de Salamanca sevillanos y del maestre de campo general Manuel Maciel y Cabral de Alpoin— y también de Gregoria Luna Brizuela (Santiago del Estero, ca. 1810 – Buenos Aires, 1858), una hija de Francisco Javier de Luna y de Josefa de Brizuela

Poema Gauchesco

En un overo rosao,

Flete nuevo y parejito,

Caía al bajo, al trotecito,

Y lindamente sentao,

Un paisano del Bragao,

De apelativo Laguna:

Mozo jinetazo ¡ahijuna!,

Como creo que no hay otro,

Capaz de llevar un potro

A sofrenarlo en la luna.

¡Ah criollo! si parecía

Pegao en el animal,

Que aunque era medio bagual,

A la rienda obedecía

De suerte, que se creería

Ser no sólo arrocinao,

Sino tamién del recao

De alguna moza pueblera.

¡Ah Cristo! ¡quién lo tuviera!…

¡Lindo el overo rosao!

Como que era escarciador,

Vivaracho y coscojero,

Le iba sonando al overo

La plata que era un primor;

Pues eran plata el fiador,

Pretal, espuelas, virolas

Y en las cabezadas solas

Traiba el hombre un Potosí:

¡Qué!… Si traía, para mí,

Hasta de plata las bolas.

En fin: -como iba a contar,

Laguna al río llegó,

Contra una tosca se apió

Y empezó a desensillar.

En esto, dentró a orejiar

Y a resollar el overo,

Y jué que vido un sombrero

Que del viento se volaba

De entre una ropa, que estaba

Más allá, contra un apero.

Dió güelta y dijo el paisano:

-¡Vaya “Záfiro”! ¿qué es eso?

Y le acarició el pescuezo

Con la palma de la mano.

Un relincho soberano

Pegó el overo que vía,

A un paisano que salía

Del agua, en un colorao,

Que al mesmo overo rosao

Nada le desmerecía.

Cuando el flete relinchó,

Media güelta dió Laguna,

Y ya pegó el grito: -¡ahijuna!

¿No es el Pollo?

-Pollo, no,

Ese tiempo se pasó.

(Contestó el otro paisano),

Ya soy jaca vieja, hermano,

Con las púas como anzuelo,

Y a quien ya le niega el suelo

Hasta el más remoto grano.

Se apió el Pollo y se pegaron

Tal abrazo con Laguna,

Que sus dos almas en una

Acaso se misturaron.

Cuando se desenredaron,

Después de haber lagrimiao

El overito rosao

Una oreja se rascaba

Visto que la refregaba

En la clin del colorao.

-Velay, tienda el cojinillo

Don Laguna, sientesé

Y un ratito aguardemé

Mientras maneo el potrillo:

Vaya armando un cigarrillo,

Si es que el vicio no ha olvidao,

Ahí tiene contra el recao

Cuchillo, papel y un naco:

Yo siempre pico el tabaco

Por no pitarlo aventao.

-Vaya amigo, le haré gasto…

-¿No quiere maniar su overo?

-Dejeló a mi parejero

Que es como mata de pasto.

Ya una vez, cuando el abasto,

Mi cuñao se desmayó;

A los tres días volvió

Del insulto, y crea amigo,

Peligra lo que le digo:

El flete ni se movió.

– ¡ Bien haiga gaucho embustero!

¿ Sabe que no me esperaba

Que soltase una guayaba

De ese tamaño, aparcero?

Ya colijo que su overo

Está tan bien enseñao,

Que si en vez de desmayao

El otro hubiera estao muerto,

El fin del mundo, por cierto,

Me lo encuentra allí parao.

-Vean como le buscó

La güelta… ¡bien haiga el Pollo!

Siempre larga todo el rollo

De su lazo…

¡Y cómo no!

¿O se ha figurao que yo

Asina nomás las trago?

¡Hágase cargo!…

-Ya me hago…

-Prieste el juego.

-Tómelo.

Y aura le pregunto yo

¿Qué anda haciendo en este pago?

-Hace como una semana

Que he bajao a la ciudá,

Pues tengo necesidá

De ver si cobro una lana,

Pero me andan con mañana

Y no hay plata, y venga luego.

Hoy no más cuasi le pego

En las aspas con la argolla

A un gringo, que aunque es de embrolla

Ya le he maliciao el juego.

-Con el cuento de la guerra

Andan matreros los cobres,

Vamos a morir de pobres

Los paisanos de esta tierra.-

Yo cuasi he ganao la sierra

De puro desesperao…

Yo me encuentro tan cortao

Que a veces se me hace cierto

Que hasta ando jediendo a muerto…

-Pues yo me hallo hasta empeñao.

– ¡Vaya un lamentarse! ¡ahijuna!…

Y eso es de vicio, aparcero:

A usté lo ha hecho su ternero

La vaca de la fortuna.

Y no llore, Don Laguna,

No me lo castigue Dios:

Si no comparemolós

Mis tientos con su chapiao,

Y así en limpio habrá quedao,

El más pobre de los dos.

-¡Vean si es escarbador

Este Pollo! ¡Virgen mía!

Si es pura chafalonía…

-¡Eso sí, siempre pintor!

-Se la gané a un jugador

Que vino a echarla de güeno.

Primero le gané el freno

Con riendas y cabezadas,

Y en otras cuantas jugadas

Perdió el hombre hasta lo ajeno.

¿Y sabe lo que decía

Cuando se vía en la mala?

El que me ha pelao la chala

Debe tener brujería.

A la cuenta se creería

Que el Diablo y yo…

¡Callesé!

¿Amigo, no sabe usté

Que la otra noche lo he visto

Al demonio?

-¡Jesucristo!

-Hace bien, santigüesé,

-¡Pues no me he de santiguar!

Con esas cosas no juego;

Pero no importa, le ruego

Que me dentre a relatar

El cómo llegó a topar

Con el malo. ¡Virgen santa!

Sólo el pensarlo me espanta…

-Güeno, le voy a contar

Pero antes voy a buscar

Con qué mojar la garganta.

El Pollo se levantó

Y se jué en su colorao,

Y en el overo rosao

Laguna al agua dentró.

Todo el baño que le dió

Jué dentrada por salida

Y a la tosca consabida

Don Laguna se volvió

Ande a Don Pollo lo halló

Con un frasco de bebida.

-Larguesé al suelo, cuñao

Y vaya haciéndose cargo,

Que puede ser más que largo

El cuento que le he ofertao.

Desmanée el colorao,

Desate su maniador,

Y en ancas, haga el favor

De acollararlos…

-Al grito:

¿Es manso el coloradito?

-¡Ese es un trebo de olor!

-Ya están acollaraditos…

-Dele un beso a esa giñebra:

Yo le hice sonar de una hebra

Lo menos diez golgoritos…

-Pero esos son muy poquitos

Para un criollo como usté,

Capaz de prenderselé

A una pipa de lejía…

-Hubo un tiempo en que solía…

-Vaya, amigo, larguesé.

II

-Como a eso de la oración

Aura cuatro o cinco noches,

Vide una fila de coches

Contra el tiatro de Colón.

La gente en el corredor,

como hacienda amontonada,

Pujaba desesperada

Por llegar al mostrador.

Allí a juerza de sudar,

Y a punta de hombro y de codo,

Hice, amigaso, de modo

Que al fin me pude arrimar.

Cuando compré mi dentrada

Y di güelta… ¡Cristo mío!

Estaba pior el gentío

Que una mar alborotada.

Era a causa de una vieja

Que le había dao el mal…

-Y si es chico ese corral,

¿ A qué encierran tanta oveja?

-Ahí verá: -por fin, cuñao,

A juerza de arrempujón,

Salí como mancarrón

Que lo sueltan trasijao.

Mis botas nuevas quedaron

Lo propio que picadillo,

Y el fleco del calzoncillo

Hilo a hilo me sacaron.

Y para colmo, cuñao

De toda esta desventura,

El puñal, de la cintura,

Me lo habían refalao.

-Algún gringo como luz

Para la uña, ha de haber sido.

-¡Y no haberlo yo sentido!

En fin, ya le hice la cruz.

Medio cansao y tristón

Por la pérdida, dentré

Y una escalera trepé

Con ciento y un escalón.

Llegué a un alto finalmente,

Ande va la paisanada,

Que era la última camada

En la estiba de la gente.

Ni bien me había sentao,

Rompió de golpe la banda,

Que detrás de una baranda

La habían acomodao.

Y ya tamién se corrió

Un lienzo grande, de modo

Que a dentrar con flete y todo

Me aventa, creameló.

Atrás de aquel cortinao

Un Dotor apareció,

Que asigún oí decir yo,

Era un tal Fausto mentao.

-¿Dotor dice? Coronel

De la otra banda, amigaso;

Lo conozco a ese criollaso

Porque he servido con él.

-Yo tamién lo conocí

Pero el pobre ya murió.

¡Bastantes veces montó

Un zaino que yo le di!

Dejeló al que está en el cielo

Que es otro Fausto el que digo,

Pues bien puede haber, amigo,

Dos burros del mesmo pelo.

-No he visto gaucho más quiebra,

Para retrucar ¡ahijuna!…

Dejemé hacer, Don Laguna,

Dos gárgaras de giñebra.

Pues como le iba diciendo,

El Dotor apareció,

Y en público se quejó

De que andaba padeciendo.

Dijo que nada podía

Con la cencia que estudió,

Que él a una rubia quería,

Pero que a él la rubia no.

Que al ñudo la pastoriaba

Dende el nacer de la aurora,

Pues de noche y a toda hora

Siempre tras de ella lloraba.

Que de mañana a ordeñar

Salía muy currutaca,

Que él le maniaba la vaca,

Pero pare de contar.

Que cansado de sufrir,

Y cansado de llorar,

Al fin se iba a envenenar

Porque eso no era vivir.

El hombre allí renegó,

Tiró contra el suelo el gorro,

Y, por fin, en su socorro

Al mesmo Diablo llamó.

¡Nunca lo hubiera llamao!

¡Viera sustaso, por Cristo!

¡Ahí mesmo jediendo a misto,

Se apareció el condenao

Hace bien: persinesé

Que lo mesmito hice yo.

-¿Y cómo no disparó?

-Yo mesmo no sé porqué.

¡Viera al Diablo! Uñas de gato,

Flacón, un sable largote,

Gorro con pluma, capote

Y una barba de chivato.

Medias hasta la berija,

Con cada ojo como un charco,

Y cada ceja era un arco

Para correr la sortija.

“Aquí estoy a su mandao,

Cuente con un servidor”,

Le dijo el Diablo al Dotor,

Que estaba medio asonsao.

“Mi Dotor, no se me asuste

Que yo lo vengo a servir.

Pida lo que ha de pedir

Y ordenemé lo que guste”.

El Dotor, medio asustao,

Le contestó que se juese…

-Hizo bien: ¿ no le parece?

-Dejuramente, cuñao.

Pero el Diablo comenzó

A alegar gastos de viaje

Y a medio darle coraje

Hasta que lo engatusó.

-¿No era un Dotor muy projundo?

¿Cómo se dejó engañar?

-Mandinga es capaz de dar

Diez güetas a medio mundo.

El Diablo volvió a decir:

“Mi dotor, no se me asuste,

Ordenemé en lo que guste,

Pida lo que ha de pedir.

Si quiere plata, tendrá:

Mi bolsa siempre está llena,

Y más rico que Anchorena,

Con decir quiero, será.

No es por la plata que lloro,

Don Fausto le contestó:

Otra cosa quiero yo

Mil veces mejor que el oro.

“Yo todo lo puedo dar,

Retrucó el Ray del Infierno,

Diga: -¿quiere ser Gobierno?

Pues no tiene más que hablar”.

-No quiero plata ni mando,

Dijo Don Fausto, yo quiero

El corazón todo entero

De quien me tiene penando.

No bien esto el Diablo oyó,

Soltó una risa tan fiera,

Que toda la noche entera

En mis orejas sonó.

Dio en el suelo una patada,

Una paré se partió,

Y el Dotor, fulo, miró

A su prenda idolatrada.

-¡Canejo!… ¿será verdá?

¿Sabe que se me hace cuento?

-No crea que yo le miento:

Lo ha visto media ciudá.

¡Ah, Don Laguna! ¡si viera

Qué rubia!… Creameló:

Creí que estaba viendo yo

Alguna virgen de cera.

Vestido azul, medio alzao,

Se apareció la muchacha:

Pelo de oro, como hilacha

De choclo recién cortao.

Blanca como una cuajada,

Y celeste la pollera,

Don Laguna, si aquello era

Mirar a la Inmaculada.

Era cada ojo un lucero,

Sus dientes, perlas del mar,

Y un clavel al reventar

Era su boca, aparcero.

Ya enderezó como loco

El Dotor cuando la vió,

Pero el Diablo lo atajó

Diciendolé: -“Poco a poco:

Si quiere, hagamos un pato;

Usté su alma me ha de dar

Y en todo lo he de ayudar.

¿Le parece bien el trato?”

Como el Dotor consintió,

El Diablo sacó un papel

Y lo hizo firmar en él

Cuanto la gana le dió.

-¡Dotor, y hacer ese trato!

-¿Qué quiere hacerle, cuñao

Si se topó ese abogao

Con la horma de su zapato?

Ha de saber que el Dotor

Era dentrao en edá,

Asma es que estaba ya

Bichoco para el amor.

Por eso, al dir a entregar

La contrata consabida,

Dijo:-“¿Habrá alguna bebida

Que me pueda remozar?”

Yo no sé qué brujería,

Misto, mágica o polvito

Le echó el Diablo y… ¡ Dios bendito!

¡Quién demonios lo creería!

Por eso, al dir a entregar

La contrata consabida,

Dijo:-“¿Habrá alguna bebida

Que me pueda remozar?”

Yo no sé qué brujería,

Misto, mágica o polvito

Le echó el Diablo y… ¡ Dios bendito!

¡Quién demonios lo creería!

-¿Qué dice?… ¡barbaridá!…

¡Cristo padre!… ¿Será cierto?

-Mire: que me caiga muerto

Si no es la pura verdá.

El Diablo entonces mandó

A la rubia que se juese

Y que la paré se uniese,

Y la cortina cayó.

A juerza de tanto hablar

Se me ha secao el garguero:

Pase el frasco, compañero.

-¡Pues no se lo he de pasar!

III

-Vea los pingos…

-¡Ah, hijitos!

Son dos fletes soberanos.

-¡Como si jueran hermanos

Bebiendo la agua juntitos!

¿Sabe que es linda la mar?

-¡La viera de mañanita

Cuando a gatas la puntita

Del sol comienza a asomar!

Usté ve venir a esa hora,

Roncando la marejada,

Y ve la espuma encrespada

Los colores de la aurora.

A veces con viento en la anca,

Y con la vela al solsito,

Se ve cruzar un barquito

Como una paloma blanca.

Otras, usté ve, patente,

Venir boyando un islote,

Y es que trai a un camalote

Cabrestiando la corriente.

Y con un campo quebrao,

Bien se puede comparar,

Cuando el lomo empieza a hinchar

El río medio alterao.

Las olas chicas, cansadas,

A la playa a gatas vienen,

Y allí en lamber se entretienen

Las arenitas labradas.

Es lindo ver en los ratos

En que la mar ha bajao,

Cair volando al desplayao

Gaviotas, garzas y patos.

Y en las toscas, es divino,

Mirar las olas quebrarse,

Como al fin viene a estrellarse

El hombre con su destino.

Y no sé qué da el mirar

Cuando barrosa y bramando,

Sierras de agua viene alzando

Embravecida la mar.

Parece que el Dios del cielo

Se amostrase retobao,

Al mirar tanto pecao

Como se ve en este suelo.

Y es cosa de bendecir,

Cuando el Señor la serena,

Sobre ancha cama de arena

Obligándola a dormir.

Y es muy lindo ver nadando

A flor de agua algún pescao:

Van, como plata, cuñao,

Las escamas relumbrando.

-¡Ah, Pollo! Ya comenzó

A meniar taba: ¿y el caso?

-Dice muy bien amigazo:

Seguiré contandoló.

El lienzo otra vez alzaron

Y apareció un bodegón,

Ande se armó una runión

En que algunos se mamaron.

Un don Valentín, velay,

Se hallaba allí en la ocasión,

Capitán muy guapetón

Que iba a dir al Paraguay.

Era hermano, el ya nombrao,

De la rubia y conversaba

Con otro mozo que andaba

Viendo de hacerlo cuñao.

Don Silverio o cosa así,

Se llamaba este individuo,

Que me pareció medio ido

O sonso cuanto lo vi.

Don Valentín le pedía

Que a la rubia la sirviera

En su ausencia…

-¡Pues, sonsera!

¡El otro qué más quería!

-El Capitán con su vaso,

A los presentes brindó,

Y en esto se apareció

De nuevo el Diablo, amigaso.

Dijo que si lo almitían

Tamién echaría un trago,

Que era por no ser del pago

Que allí no lo conocían.

Dentrando en conversación

Dijo el Diablo que era brujo:

Pidió un ajenjo, y lo trujo

El mozo del bodegón.

No tomo bebida sola,

Dijo el Diablo; se subió

A un banco y vi que le echó

Agua de una cuarterola.

Como un tiro de jusil

Entre la copa sonó,

Y a echar llamas comenzó

Como si juera un candil.

Todo el mundo reculó.

Pero el Diablo sin turbarse

Les dijo: -No hay que asustarse,

Y la copa se empinó.

-¡Qué buche! ¡Dios soberano!

-Por no parecer morao

El capitán jué, cuñao,

Y le dio al Diablo la mano.

Satanás le registró

Los dedos con grande afán

Y le dijo: -Capitán,

Pronto muere, crealó.

El Capitán, retobao,

Peló la lata, y Luzbel

No quiso ser menos que él

Y peló un amojosao.

Antes de cruzar su acero,

El Diablo el suelo rayó:

¡Viera el juego que salió!

-¡Qué sable para yesquero!

-¿Qué dice? ¡Había de oler

El jedor que iba largando

Mientras estaba chispiando

El sable de Lucifer!

No bien a tocarse van

Las hojas, creameló,

La mitá al suelo cayó,

Del sable del Capitán.

“¡Este es el Diablo en figura

De hombre!”, el Capitán gritó

Y al grito le presentó

La cruz de la empuñadura.

¡Viera al Diablo retorcerse

Como culebra, aparcero!

-¡Oiganlé!…

-Mordió el acero

Y comenzó a estremecerse.

Los otros se aprovecharon

Y se apretaron el gorro:

Sin duda a pedir socorro

O a dar parte dispararon.

En esto don Fausto entró

Y conforme al Diablo vido,

Le dijo: -¿Qué ha sucedido?

Pero él se desentendió.

El Dotor volvió a clamar

Por su rubia, y Lucifer,

Valido de su poder,

Se la volvió a presentar.

Pues que golpeando en el suelo.

En un baile apareció

Y don Fausto le pidió

Que lo acompañase a un cielo.

No hubo forma que bailara:

La rubia se encaprichó;

De balde el Dotor clamó

Por que no lo desairara.

Cansao ya de redetirse

Le contó al Demonio el caso;

Pero él le dijo: “Amigaso,

No tiene porqué afligirse:

Si en el beile no ha alcanzao

El poderla arrocinar,

Deje, le hemos de buscar

La güelta por otro lao.

Y mañana, a más tardar,

Gozará de sus amores.

Que otras mil veces mejores

Las he visto cabrestiar.”

¡Balsa general! gritó

El bastonero mamao;

Pero en esto el cortinao

Por segundo vez cayó.

Armemos un cigarrillo

Si le parece…

-¡Pues no!

-Tome el naco, piqueló,

Usté tiene mi cuchillo.

IV

Ya se me quiere cansar

El flete de mi relato…

-Priendalé guasca otro rato:

Recién comienza a sudar.

-No se apure: aguardesé:

¿Cómo anda el frasco?…

-Tuavía

Hay con que hacer medio día:

Ahí lo tiene, prendalé.

-¿Sabe que este giñebrón

No es para beberlo solo?

Si alvierto, traigo un chicholo

O un cacho de salchichón.

-Vaya, no le ande aflojando,

Dele trago y domeló,

Que a reiz de las carnes yo

Me lo estoy acomodando.

-¿Qué tuavía no ha almorzao?

-Ando en ayunas, don Pollo:

Porque, ¿a qué contar un bollo

Y un cimarrón aguachao?

Tenía hecha la intención

De ir a la fonda de un gringo

Después de bañar el pingo.

-Pues vámonos del tirón.

-Aunque ando medio delgao

Don Pollo, no le permito

Que me merme ni un chiquito

Del cuento que ha comenzao.

-Pues entonces allá va:

Otra vez el lienzo alzaron

Y hasta mis ojos dudaron

Lo que vi… ¡barbaridá!

¡Qué quinta! ¡Virgen bendita!

¡Viera, amigaso, el jardín!

Allí se vía el jazmín,

El clavel, la margarita,

El toronjil, la retama,

Y hasta estuatas, compañero,

Al lao de ésa, era un chiquero

La quinta de don Lezama.

Entre tanta maravilla

Que allí había y medio a un lao

Habían edificao

Una preciosa casilla.

Allí la rubia vivía

Entre las flores como ella,

Allí brillaba esa estrella

Que el pobre Dotor seguía.

Y digo pobre Dotor,

Porque pienso, Don Laguna,

Que no hay desgracia ninguna

Como un desdichao amor.

-Puede ser; pero, amigaso,

Yo en las cuartas no me enriedo,

Y en un lance en que no puedo,

Hago de mi alma un cedaso.

Por hembras yo no me pierdo:

La que me empaca su amor

Pasa por el cernidor

Y… si te vi, no me acuerdo.

Lo demás, es calentarse

El mate al divino ñudo…

-¡Feliz quien tenga ese escudo

Con qué poder rejuardarse!

Pero usté habla, don Laguna,

Como un hombre que ha vivido

Sin haber nunca querido

Con alma y vida a ninguna.

Cuando un verdadero amor

Se estrella en un alma ingrata,

Más vale el fierro que mata,

Que el fuego devorador,

Siempre ese amor lo persigue

Adonde quiera que va:

Es una fatalidá

Que a todas partes lo sigue.

Si usté en su rancho se queda,

O si sale para un viage,

Es de balde: no hay parage

Ande olvidarla usté pueda.

Cuando duerme todo el mundo,

Usté, sobre su recao,

Se da güelta, desvelao,

Pensando en su amor projundo.

Y si el viento hace sonar

Su pobre techo de paja,

Cree usté que es ella que baja

Sus lágrimas a secar.

Y si en alguna lomada

Tiene que dormir al raso,

Pensando en ella, amigaso,

Lo hallará la madrugada.

Allí acostao sobre abrojos,

Y entre cardos, Don Laguna,

Verá su cara en la luna,

Y en las estrellas sus ojos.

¿Qué habrá que no le recuerde

Al bien de su alma querido,

Si hasta cree ver su vestido

En la nube que se pierde?

Asina sufre en la ausiencia

Quien sin ser querido quiere:

Aura verá cómo muere

De su prenda en la presencia.

Si en frente de esa deidad

En alguna parte se halla,

Es otra nueva batalla

Que el pobre corazón da.

Si con la luz de sus ojos

Le alumbra la triste frente,

Usté, Don Laguna, siente

El corazón entre abrojos.

Su sangre comienza alzarse

A la cabeza en tropel,

Y cree que quiere esa cruel

En su amargura gozarse.

Y si la ingrata le niega

Esa ligera mirada,

Queda su alma abandonada

Entre el dolor que la aniega.

Y usté, firme en su pasión…

Y van los tiempos pasando.

Un hondo surco dejando

En su infeliz corazón.

-Güeno, amigo, así será,

Pero me ha sentao el cuento.

-¡Qué quiere! Es un sentimiento…

Tiene razón, allá va:

Pues, señor, con gran misterio,

Traindo en la mano una cinta,

Se apareció entre la quinta

El sonso de don Silverio.

Sin duda alguna saltó

Las dos zanjas de la güerta,

Pues esa noche su puerta

La mesma rubia cerró.

Rastriándolo se vinieron

El Demonio y el Doctor

Y tras dos árbol mayor

A aguaitarlo se escondieron.

Con las flores de la güerta

Y la cinta, un ramo armó

Don Silverio, y lo dejó

Sobre el umbral de la puerta.

-¡Que no cairle una centella!

-¿A quién? ¿Al sonso?

-¡Pues digo!…

¡Venir a osequiarla, amigo,

Con las mesmas flores de ella.

-Ni bien acomodó el guacho

Ya rumbió…

-¡Miren qué hazaña!

Eso es ser más que lagaña

Y hasta da rabia, caracho!

-El Diablo entonces salió

Con el Dotor y le dijo

“Esta vez priende de fijo

La vacuna, crealó.

Y el capote haciendo a un lao,

desenvainó allí un baulito

Y jué y lo puso juntito

Al ramo del abombao.

-No me hable de ese mulita:

¡Que apunte para una banca!

¿ A que era mágica blanca

Lo que trujo en la cajita?

-Era algo más eficaz

Para las hembras, cuñao,

Verá si las ha calao

De lo lindo Satanás.

Tras del árbol se escondieron

Ni bien cargaron la mina,

Y más que nunca, divina,

Venir a la rubia vieron.

La pobre, sin alvertir,

En un banco se sentó,

Y un par de medias sacó

Y las comenzó a surcir.

Cinco minutos, por junto,

En las medias trabajó,

Por lo que carculo yo

Que tendrían solo un punto.

Dentró a espulgar a un rosal,

Por la hormiga consumido.

Y entonces jué cuando vido

Caja y ramo en el umbral.

Al ramo no le hizo caso,

Enderezó a la cajita,

Y sacó… ¡Virgen bendita!

¡ Viera qué cosa, amigaso!

¡Qué anillo, que prendedor!

¡Qué rosetas soberanas!

¡Qué collar! ¡Qué carabanas!

-¡Vea el Diablo tentador!

-¿No le dije, don Laguna?

La rubia allí se colgó

Las prendas, y aparecio

Más platiada que la luna.

En la caja, Lucifer

Había puesto un espejo…

-¿Sabe que el Diablo, canejo,

La conoce a la mujer?

-Cuando la rubia gastaba

Tanto mirarse la luna,

Se apareció, don Laguna,

La vieja que la cuidaba.

¡Viera la cara, cuñao,

De la vieja al ver brillar

Como reliquias de altar

Las prendas del condenao!

“¡Diaónde este lujo sacás!”

La vieja, fula, decía,

Cuando gritó: -“¡Avemaría!”

En la puerta, Satanás.

-“¡Sin pecao! ¡Dentre, señor!”

-“¿No hay perros?” – “¡Ya los

[ataron!”

Y ya también se colaron

El Demonio y el Dotor.

El Diablo allí comenzó

A enamorar a la vieja

Y el dotorcito a la oreja

De la rubia se pegó.

-¡Vea al Diablo haciendo gancho!

-El caso jué que logró

Reducirla y la llevó

A que le amostrase un chancho.

-¿Por supuesto, el Dotorcito

Se quedó allí mano a mano?

-Dejuro, ya verá, hermano,

La liendre que era el mocito.

Corcobió la rubiecita

Pero al fin se sosegó,

Cuando el Dotor le contó

Que él era el de la cajita.

Asigún lo que presumo,

La rubia aflojaba laso,

Porque el Dotor, amigaso,

Se le quería ir al humo.

La rubia lo malició

Y por entre las macetas

Le hizo unas cuantas gambetas

Y la casilla ganó.

El Diablo tras de un rosal,

Sin la vieja apareció..

-¡A la cuenta la largó

Jediendo entre algún maizal!

-La rubia, en vez de acostarse

Se lo pasó en la ventana,

Y allí aguardó la mañana

Sin pensar en desnudarse.

Ya la luna se escondía

Y el lucero se apagaba,

Y ya también comenzaba

A venir clariando el día.

¿No ha visto usté de un yesquero

Loca una chispa salir,

Como dos varas seguir

Y de ahí perderse, aparcero?

Pues de ese modo cuñao,

Caminaban las estrellas

A morir, sin quedar de ellas

Ni un triste rastro borrao.

De los campos el aliento

Como sahumerio venía,

Y alegre ya se ponía

El ganao en movimiento.

En los verdes arbolitos,

Gotas de cristal brillaban,

Y al suelo se descolgaban

Cantando los pajaritos

Y era, amigaso, un contento

Ver los junquillos doblarse

Y los claveles cimbrarse

Al soplo del manso viento.

Y al tiempo de reventar

El botón de alguna rosa,

Venir una mariposa

Y comenzarlo a chupar.

Y si se pudiera al cielo

Con un pingo comparar.

Tamién podría afirmar

Que estaba mudando pelo.

-¡No sea bárbaro canejo!

¡Qué comparancia tan fiera!

-No hay tal: pues de zaino que era

Se iba poniendo azulejo.

¿Cuando ha dao un madrugón

No ha visto usté, embelesao,

Ponerse blanco-azulao

El más negro ñubarrón?

-Dice bien, pero su caso

Se ha hecho medio empacador…

-Aura viene lo mejor,

Pare la oreja, amigaso.

El Diablo dentró a retar

Al Dotor, y entre el responso,

Le dijo: “¿Sabe que es sonso?

¿Pa qué la dejó escapar?”

“Ahí la tiene en la ventana:

Por suerte no tiene reja,

Y antes que venga la vieja

Aproveche la mañana”.

Don Fausto ya atropelló

Diciendo -“¡Basta de ardiles!”

La cazó de los cuadriles

Y ella… ¡también lo abrazó!

-¡Oiganlé a la dura!

-En esto

Bajaron el cortinao:

Alcance el frasco, cuñao.

-A gatas le queda un resto.

V

-Al rato el lienzo subió

Y deshecha y lagrimiando,

Contra una máquina hilando,

La rubia se apareció.

La pobre dentró a

Tan amargamente allí,

Que yo a mis ojos sentí

Dos lágrimas asomarse

– ¡ Qué vergüenza!

-Puede ser:

Pero, amigaso, confiese

Que a usté tamién lo enternece

El llanto de una mujer.

Cuando a usté un hombre lo ofiende,

Ya sin mirar para atrás,

Pela el flamenco y ¡sas! ¡tras!

Dos puñaladas le priende.

Y cuando la autoridá

La partida le ha soltao,

Usté en su overo rosao

Bebiendo los vientos va.

Naides de usté se despega

Porque se haiga desgraciao,

Y es muy bien agasajao

En cualquier rancho a que llega.

Si es hombre trabajador

Ande quiera gana el pan:

Para eso con usté van

Bolas, lazo y maniador.

Pasa el tiempo, vuelve al pago

Y cuanto más larga ha sido

Su ausencia, usté es recebido

Con más gusto y más halago.

Engaña usté a una infeliz,

Y para mayor vergüenza,

Va y le cerdea la trenza,

Antes de hacerse perdiz.

La ata, si le da la gana

En la cola de su overo

Y le amuestra al mundo entero

La trenza de ña Julana.

Si ella tuviese un hermano,

Y en su rancho miserable

Hubiera colgao un sable,

Juera otra cosa, paisano.

Pero sola y despreciada

En el mundo, ¿ qué ha de hacer?

¿A quién la cara volver?

¿Ande llevar la pisada?

Soltar al aire su queja

Será su solo consuelo,

Y empapar con llanto el pelo

Del hijo que usté le deja.

Pues ese dolor projundo

A la rubia la secaba

Y por eso se quejaba

Delante de todo el mundo.

Aura, confiese, cuñao,

Que el corazón más calludo

Y el gaucho más entrañudo

Allí habría lagrimiao.

¿Sabe que me ha sucedido

De lo lindo el corazón?

Vea, si no, el lagrimón

Que al oirlo se me ha salido!

-¡Oirganlé!

-Me ha redotao.

¡No guarde rencor, amigo!

-Si es en broma que le digo…

-Siga su cuento, cuñao.

-La rubia se arrebozó

Con un pañuelo ceniza,

Diciendo que se iba a misa

Y puerta ajuera salió.

Y crea usté lo que guste

Porque es cosa de dudar…

¡Quién había de esperar

Tan grande desbarajuste!

Todo el mundo estaba ageno

De lo que allí iba a pasar,

Cuando el Diablo hizo sonar

Como un pito de sereno.

Una iglesia apareció

En menos que canta un gallo.

-¡Vea si dentra a caballo!

-¡Me larga, creameló!

Creo que estaban alzando

En una misa cantada,

Cuando aquella desgraciada

Llegó a la puerta llorando.

Allí la pobre cayó

De rodillas sobre el suelo,

Alzó los ojos al cielo

Y cuatro credos rezó.

Nunca he sentido más pena

Que al mirar a esa mujer:

Amigo: aquello era ver

A la mesma Magalena.

De aquella rubia rosada

Ni rastro había quedao:

Era un clavel marchitao,

Una rosa deshojada.

Su frente que antes brilló

Tranquila como la luna,

Era un cristal, don Laguna,

Que la desgracia enturbió.

Ya de sus ojos hundidos

Las lágrimas se secaban

Y entre-temblando rezaban

Sus labios descoloridos.

Pero el Diablo la uña afila,

Cuando está desocupao,

Y allí estaba el condenao

A una vara de la pila.

La rubia quiso dentrar,

Pero el Diablo la atajó,

Y tales cosas le habló

Que la obligó a disparar.

Cuasi le da el acidente

Cuando a su casa llegaba:

La suerte que le quedaba

En la vedera de enfrente.

Al rato el Diablo dentró

Con don Fausto muy del brazo

Y una guitarra, amigaso,

Ahí mesmo desenvainó.

-¿Qué me dice, amigo Pollo?

-Como lo oye, compañero;

El Diablo es tan guitarrero

Como el paisano más criollo.

El sol ya se iba poniendo,

La claridá se ahuyentaba

Y la noche se acercaba

Su negro poncho tendiendo.

Ya las estrellas brillantes

Una por una salían,

Y los montes parecían

Batallones de gigantes.

Ya las ovejas balaban

En el corral prisioneras,

Y ya las aves caseras

Sobre el alero ganaban.

El toque de la oración

triste los aires rompía

Y entre sombras se movia

El crespo sauce llorón.

Ya sobre el agua estancada

De silenciosa laguna,

Al asomarse, la luna,

Se miraba retratada.

Y haciendo un estraño ruido

En las hojas trompezaban

Los pájaros que volaban

A guarecerse en su nido.

Ya del sereno brillando

La hoja de la higuera estaba,

Y la lechuza pasaba

De trecho en trecho chillando.

La pobre rubia, sin duda,

En llanto se deshacía,

Y rezando a Dios pedía

Que le emprestase su ayuda.

Yo presumo que el Dotor,

Hostigao por Satanás,

Quería otras hojas más

De la desdichada flor.

A la ventana se arrima

Y le dice el condenao:

“Dele no más sin cuidao

Aunque reviente la prima”.

El diablo a gatas tocó

Las clavijas, y al momento,

Como un arpa, el istrumento

De tan bien templao sonó.

-Tal vez lo traiba templao

Por echarla de baquiano…

-Todo puede ser, hermano,

Pero ¡oyese al condenao!

Al principio se florió

Con un lindo bordoneo

Y en ancas de aquel floreo

Una décima cantó.

No bien llegaba al final

De su canto, el condenao,

Cuando el Capitán, armao

Se apareció en el umbral.

-Pues yo en campaña lo hacía…

-Daba la casualidá

Que llegaba a la ciudá

En comisión, ese día.

-Por supuesto, hubo fandango…

-La lata ahí no más peló

Y al infierno le aventó

De un cintarazo el changango.

-¡Lindo el mozo!

-¡Pobrecito!

-¿Lo mataron?

-Ya verá:

Peló un corbo el Dotorcito

Y el Diablo… ¡barbaridá!

Desenvainó una espadita

Como un viento; lo embasó

Y allí no más ya cayó

El pobre…

-¡Anima bendita!

-A la trifulca y al ruido

En montón la gente vino…

-¿Y el Dotor y el asesino?

-Se habían escabullido.

La rubia tamién bajó

Y viera aflición, paisano,

Cuando el cuerpo de su hermano

Bañao en sangre miró.

A gatas medio alcanzaron

A darse una despedida,

Porque en el cielo, sin vida,

Sus dos ojos se clavaron.

Bajaron el cortinao,

De lo que yo me alegré:

-Tome el frasco, prendalé.

-Sírvase no más, cuñao.

VI

-¡Pobre rubia! Vea usté

Cuánto ha venido a sufrir:

Se le podía decir:

¡Quién te vido y quién te ve!

-Ansí es el mundo, amigaso:

Nada dura, don Laguna,

Hoy nos ríe la fortuna.

Mañana nos da un guascaso.

Las hembras en mi opinión

Train un destino más fiero

Y si quiere, compañero,

Le haré una comparación.

Nace una flor en el suelo,

Una delicia es cada hoja,

Y hasta el rocío la moja

Como un bautismo del cielo.

Allí está ufana la flor,

Linda, fresca y olorosa:

A ella va la mariposa,

A ella vuela el picaflor.

Hasta el viento pasajero

Se prenda al verla tan bella,

Y no pasa por sobre ella

Sin darle un beso prinicro.

¡Lástima causa esa flor

Al verla tan consentida!

Cree que es tan larga su vida

Como fragante su olor.

Nunca vio el rayo que raja

A la renegrida nube,

Ni ve al gusano que sube,

Ni al fuego del sol que baja.

Ningún temor en el seno

De la pobrecita cabe,

Pues que se hamaca, no sabe,

Entre el fuego y el veneno.

Sus tiernas hojas despliega

Sin la menor desconfianza,

Y el gusano ya la alcanza…

Y el sol de las doce llega…

Se va el sol abrasador,

Pasa a otra planta el gusano

Y la tarde encuentra, hermano,

El cadáver de la flor.

Piense en la rubia, cuñao,

Cuando entre flores vivía

Y diga si presumía

Destino tan desgraciao.

Usté que es alcanzador

Afijesé en su memoria

Y diga: ¿es igual la historia

De la rubia y de la flor?

-Se me hace tan parecida

Que ya más no puede ser.

-Y hay más: le falta que ver

A la rubia en la crujida

-¿Qué me cuenta? ¡Desdichada!

-Por última vez se alzó

El lienzo y aparecio

En la cárcel encerrada.

-¿Sabe que yo no colijo

El por qué de la prisión?

-Tanto penar, la razón

Se le jué y mató al hijo.

Ya la habían sentenciao

A muerte, a la pobrecita,

Y en una negra camita

Dormía un sueño alterao.

Y a redoblaba el tambor,

Y el cuadro ajuera formaban

Cuando al calabozo entraban

El Demonio y el Dotor.

-¡Veanló al Diablo si larga

Sus presas así no más!

¿A qué anduvo Satanás

Hasta oír sonar la descarga?

-Esta vez se le chingó

El cuete y ya lo verá..

-Priendalé al cuento, que ya

No lo vuelvo a atajar yo.

-Al dentrar hicieron ruido

Creo que con los cerrojos:

Abrió la rubia los ojos

Y allí contra ella los vido.

La infeliz ya trastornada

A causa de tanta herida,

Se encontraba en la crujida

Sin darse cuenta de nada.

Al ver venir al Dotor

Ya comenzó a disvariar,

Y hasta le quiso cantar

Unas décimas de amor.

La pobrecita soñaba

Con sus antiguos amores,

Y creía mirar sus flores

En los fierros que miraba.

Ella creía que como antes,

Al dir a regar su güerta,

Se encontraría en la puerta

Una caja con diamantes.

Sin ver que en su situación

La caja que la esperaba,

Era la que redoblaba

Antes de la ejecución.

Redepente se afijó

En la cara de Luzbel:

Sin duda al malo vio en é1,

Porque allí muerta cayó.

Don Fausto al ver tal desgracia

De rodillas cayó al suelo,

Y dentró a pedir al cielo

La recibiese en su gracia.

Allí el hombre arrepentido

De tanto mal que había hecho,

Se daba golpes de pecho

Y lagrimeaba aflijido.

En dos pedazos se abrió

La paré de la crujida

Y no es cosa de esta vida

Lo que allí se apareció.

Y no crea que es historia:

Yo vi entre una nubecita,

La alma de la rubiecita

Que se subía a la gloria.

San Miguel en la ocasión

Vino entre nubes bajando

Con su escudo, y revoliando

Un sable tirabuzón.

Pero el Diablo que miró

El sable aquel y el escudo,

Lo mesmito que un peludo

Bajo la tierra ganó.

Cayó el lienzo finalmente

Y ahí tiene el cuento contao…

Prieste el pañuelo, cuñao:

Me está sudando la frente.

-Lo que almiro es su firmeza

Al ver esas brujerías.

-He andao cuatro o cinco días

Atacao de la cabeza.

-Ya es güeno dir ensillando…

-Tome ese último traguito

Y eche el frasco a ese pocito

Para que quede boyando.

Cuando los dos acabaron

De ensillar sus parejeros,

Como güenos compañeros,

Juntos al trote agarraron:

En una fonda se apiaron

Y pidieron de cenar:

Cuando ya iban a acabar,

Don Laguna sacó un rollo

Diciendo: -“El gasto del Pollo

De aquí se lo han de cobrar”.


Poema Gauchesco

Poema Gauchesco

No comments yet.

Leave a Comment