Facebook Twitter RSS Reset

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca.

La vida de una pequeña camada de zarigüeyas comenzó con un trágico evento: su madre fue atacada por un perro y falleció junto a una de sus crías que también fue alcanzada por el animal. Las demás crías quedaron esparcidas por el jardín, y por suerte los dueños del perro lograron rescatarlas antes de que las atacara a ellas también. Sin saber bien qué hacer con estos animales salvajes, contactaron a su sobrina, Stephanie Maldonado, quien se desempeña como adiestradora de animales para ver si ella podría ayudarlos de alguna manera y Maldonado aceptó con gusto.

 

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca. 

Tomó a las pequeñas zarigüeyas y las llevó consigo a casa. Se contactó con un centro de rescate de vida silvestre para pedirles que se hicieran cargo de ellas, pero para su sorpresa ellos no podían ayudarla: estaban demasiado llenos para recibir a nuevos animales, sobre todo unos bebés que requerirían de una atención personalizada. Ante esta difícil situación, Stephanie debió tomar una decisión: los bebés ni siquiera habían abierto aún sus ojos y requerían de atención inmediata, de lo contrario morirían. Así que ella decidió que se haría cargo de las crías.

 

Las alimentó cada dos horas y las mantuvo abrigadas, pero no podía prestarles atención durante todo el día. Fue entonces que su perrita, Pretinha, llegó a ayudarla.

 

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca. 

Según comenta Stephanie, fue como si Pretinha hubiese notado que las pequeñas zarigüeyas necesitaban ayuda y decidió tomar el rol de madre sustituta. Y desde ese momento no se separó de ellas. Las mantuvo limpias, se acurrucó con ellas y les dio el cariño, compañía y atención que tanto necesitaban. Pronto, las pequeñas zarigüeyas comenzaron a crecer sin problemas hasta que llegó el día en el que abrieron los ojos.

 Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca. 

Ahora que estaban un poco más activas, incluso se subieron en la espalda de Pretinha –como lo harían con su verdadera madre en la naturaleza– y a Pretinha pareció no importarle, porque ahora sale de paseo con ellas sobre su espalda

 

Ya ha pasado un mes desde que rescataron a estos los pequeños animalitos y todo pareciera ir de maravilla. Incluso Stephanie cree que no habrá problemas en liberarlos en la naturaleza una vez que estén lo suficientemente grandes y saludables para valerse por sí solos.

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca. Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca.

 

De a poco los ha ido acostumbrando a rodearse de la naturaleza del lugar

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca.

 

¡E incluso está acostumbrándolos a escalar ramas!

Perra adopta zarigüeyas. A la grande le puso Cuca.

 

+ contenido: www.unrecreo.com

No comments yet.

Leave a Comment