Facebook Twitter RSS Reset

Perdi mi virginidad en mardel plata y te lo cuento

Lo que te voy a contar no se lo conte nunca a nadie porque es un secreto, es parte de mi intimidad mi primera experiencia sexual cuando tenia 17 años. Se trata de esta chica que conoci en Mar del Plata, ella parecía timida, apenas hablaba, sin embargo, su cuerpo era el de una modelo ademas tocaba la guitarra y cantaba como una diosa, sus labios eran muy sexys eran grandes y rojos, me exitaban con solo verlos. Me ponía colorado y trataba de tapar la erección que ella provocaba en mi cada vez que se me acercaba.

Me acuerdo que la primera vez que la vi, estaba con sus amigas en la playa cantado una canción romantica, me miraba y me giñaba el ojo, yo miraba para los costados haber si le giñaba a otro, no lo podía creer por un momento pensé que estaba soñando. Pero no, yo no savia que hacer, me quede como un tarado mirándola, hasta que ella se acerco – hola – fue todo lo que dijo. Yo casi titubeando le respondi igual, es que, esa mina que estaba re fuerte, tenia unas tetas perfectas, un culo que sobresalía del bikini, unos labios hermosos, una cintura caliente apunto de explotar, practimanente una model, esa mina me estaba hablando. Yo como un tonto – que lindo que cantas – dije para romper el silencio incomodo. Ella dijo gracias entre risas y se fue corriendo. Yo pensaba en lo pelotudo que fui mientras se iba.

Volviendo para el hotel, ella daba vueltas en mi cabeza todo el tiempo, no entendía que había pasado, una desconocida me saludo y se fue. se me repetía la frase “que lindo que cantas” ¿como le voy a decir eso? La puta madre no puedo ser tan idiota. Y asi estuve toda la noche sin poder dormir.

Al otro dia mis padres se habían iban a la playa temprano, yo como no había dormido preferí quedarme en el hotel era la primera noche en Mar del no savia muy bien como se manejaban.

La cuestión es que a las 11 de la mañana me despierta el ruido fuerte. Yo me asuste y pegue un grito, en eso veo que entra una mujer al cuarto, yo no entendía nada, era la mucama y ahí me explico que a esa hora siempre pasaba a limpiar. Yo le conte que no había podido dormir por eso me quede solo.

Ella era linda, no era como la chica de la playa., pero tenia un buen culo, me dijo que me levante por que tenia que cambiar mis sabanas, y eso hize como estaba al pedo me quede mirando como limpiaba.

La mucama se puso a tender la cama inclinándose en una posición que me permitia verle la tanga ya que usaba mini falda, y la tenia un poco corrida para el costado podía verle un poco de su vagina, lo que me me puso re caliente, asique me deje llevar le hagarre la cintura y le apoye mi verga dura justo en la cola, yo era virgen no savia como venia la mano de como tener sexo. Ella se dio vuelta y me pego un calletazo – ¿que te pasa sos pelotudo?- me gritó. Yo sentía que me iba a morir.

Ella se fue a la puerta y la cerro con llave yo pensé que me iba a cagar a palo.

Me empujo a la cama – ¿asi que sos atrevido pendejo?- me pregutaba gritando. Yo estaba mudo, rojo, verde, azul, no tenia idea de que hacer, me baja el pantalón, me hagarra la pija y me empieza a hacer una paja. Mi corazón iba a cien, parecía que se me iba a salir del pecho, estaba super nervioso.

Ella se sienta arriba mio y comienza a moverse de un lado al otro cada vez mas rápido. Empieza a gemir diciendo esto querías pendejito. ¿Asi que te gusta portarte mal? Me preguntaba mientras me cogía casi violándome. Yo solo podía sentir placer, imaginaba que me estaba cogiendo a la chica de la playa, cerre los ojos y en mi mente era la misma chica.

Pasado unos 10 minutos, la mucama empieza a gritar que le pegue, ¡pégame, pégame! Gritaba. Yo estaba caliente pero también un poco confundido, entonces le pego una cachetada, pero me pide mas fuerte, a lo que yo obdezco, y le empiezo a pegar cada vez mas fuerte hasta que le dejo marcada la cara. Ella pego un grito tan alto que estoy seguro que lo escucho todo el hotel, en ese momento no pude mas y le acabe adentro en ese momento fui yo el que pego el grito.

Ella se levanto y me dijo – ¿que haces, no te sabes controlar?- me miro riéndose y se fue.

No olvidate, yo no sabia si estaba soñando, alucinando o si me había metido en una dimensión desconocida, no entendía nada. Pensaba ¿que mierda paso? Me cogi a la mucama, capas que mi viejo me pago una puta y se hizo el boludo. La verdad nunca le pregunte por que no hablo esas cosas con él.

Que manera de empezar las vacaciones, conocer una mina en playa y cogerse otra en el hotel. A la mierda el insomio, a la mierda la cama, esto lo tenia que salir a festejar me calze el short y me fui para la playa con una muscula y unas ojotas me sentía el rey del mundo. Iba bailando por la calle posta que parecía tremendo pelotudo, iba haciendo pasitos como si fuera Miachel Jackson después de una rehabilitación por paco.

Estaba re canchero, llego a la playa veo unas pibas tomando sol, les pase por a lado mirándolas fijo y diciéndoles – chicas – “chicas” no sabes, era un pelotudo barbaro. Sin embargo, era feliz obiamente las minas cero bolilla me dieron, no me importaba nada, estaba en mi mundo.

Me tire un rato al mar, nade como el mejor y otra vez. De la nada. Apareció la chica que me había guiñado el ojo. Lo que es el destino, tenia que ser, era una de esas casualidades de la vida que solo pasan un vez. Asi que me arme de valor y me le acerque, cuando le estoy por decir hola aparece mi vieja. ¡No! ¿Paraqué? Era para cagarme a pedo por dormir de dia que no se que mierda había pasado con la llave que se había partido que se yo ya ni me acuerdo.

Claro, la minita se cago toda y se fue a la mierda, mi vieja me hizo quedar como el nene de mama. Yo me moria de vergüenza, de bronca y de impotencia. Pero era optimista, había cogido ¿que mas podía pedir?.

No comments yet.

Leave a Comment