Facebook Twitter RSS Reset

paraísos fiscales: cómo esconder una fortuna

Tras el escándalo de los “Panamá Papers”, un experto explica el mecanismo de los fondos ocultos

paraísos fiscales: cómo esconder una fortuna

Digamos que a usted le sobran un par de millones de dólares y que no cree (o no le importa) que los impuestos a la riqueza reduzcan la desigualdad y ayuden al bienestar y crecimiento de los más pobres. Digamos también que con todo el escándalo de los Panama Papers le picó la curiosidad antes que el miedo y ha decidido llevar sus millones fuera, ¿cómo hacer?

Si usted fuera un millonario, ya sabría cómo se hace. Para los que no, John Christensen, de Tax Justice Network, tiene la respuesta. Antes de fundar la ONG que lidera la lucha global contra la evasión fiscal investigó durante años el funcionamiento de las sociedades offshore en su isla natal de Jersey, un conocido paraíso fiscal británico en el Canal de la Mancha.

Entrevistado por Clarín, Christensen reveló el mecanismo por el que muchas fortunas desaparecen del radar del fisco sin dejar de estar disponibles para sus propietarios.

Lo primero es encontrar ayuda. Para eso, alcanza con tipear “offshore magic circle” en su buscador de Internet y encontrará los principales despachos en el negocio. La composición de este ranking varía (ninguno se enorgullece de pertenecer) pero todos los que aparecen, son. Según Christensen, la presencia de Mossack Fonseca en 35 ciudades del mundo lo convierten en un miembro destacado del club, pero no el único. “Lo que estamos viendo con el escándalo de los Panama Papers es sólo la punta de iceberg, hay muchos más despachos y clientes”, afirma.

Una vez en contacto con un despacho especializado, lo más probable es que aconseje crear un trust en las Islas Bermudas como primera medida de opacidad. Tanto el nombre del constituyente (el dueño del dinero) como el del beneficiario (el dueño del dinero o, por lo general, su familia) permanecen en secreto. Sólo es público el del administrador del trust, un abogado que seguirá las órdenes que reciba del constituyente.

Todo lo del trust es del trust y nada más que del trust. ¿Pero y si pasa algo? Por eso el despacho aconsejó Bermudas. Como dice Christensen, “Panamá no es necesariamente el país más estable del mundo y esta gente quiere tener sus intereses protegidos por una Corte Suprema estable”. Como Bermudas está bajo jurisdicción británica, la Corte Suprema de las islas es la de Londres, el centro de las finanzas europeas, es el último tribunal que resolverá sus conflictos.

Un amateur diría que alcanza con el trust de Bermudas. Anonimato total y protección de la ley británica, ¿se puede pedir más? Sí. Según Christensen, ese trust nunca es el encargado de gestionar la fortuna. Demasiado cerca. Su función es crear otra empresa, en las Islas Vírgenes (también bajo jurisdicción británica), que a su vez tendrá como única misión crear una tercera empresa, en Panamá.

¿Y por qué tantos intermediarios? Según Christensen, es una de las reglas no escritas del sector. “Como mínimo, hacen falta tres jurisdicciones. En cuanto los investigadores ven que tienen que enfrentarse a las tres, todas ellas opacas, todas especialistas en bloquear las pesquisas, simplemente abandonan el rastreo. En el sector se le llama ‘escalerear’. Cuantos más peldaños haya en la escalera, más seguro estás. Hay gente que pone hasta seis, siete y ocho jurisdicciones. Si el investigador logra sortearlas todas y llega al final de la escalera, ya tuviste tiempo más que suficiente para desaparecer”.

La firma en Panamá es finalmente la encargada de gestionar el día a día de la riqueza. Siguiendo las indicaciones del abogado del trust (que recibe órdenes del dueño del dinero), abrirá las cuentas que sean necesarias en bancos tan conocidos y respetados como HSBC, Citi, UBS o Credit Suisse. Ya sólo falta una tarjeta de crédito, una cuenta de home banking y a vivir.

paraísos fiscales: cómo esconder una fortuna
Francisco de Zárate

No comments yet.

Leave a Comment