Facebook Twitter RSS Reset

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario…

Texto y fotos tomadas de un blog de David Tovilla sobre el escritor Brasileño Rubem Fonseca. Me capturó tanto que lo reproduzco aquí:

El 25 de mayo, la Academia Brasileña de Letras confirió el Premio Machado de Assis 2015 a Rubem Fonseca. Un homenaje a sus noventa años de edad, su trayectoria y condición de “uno de los más importantes escritores brasileños de ficción contemporánea” que reconoce el comunicado oficial disponible en www.academia.org.br. La ceremonia que, con seguridad, llenará las páginas culturales del mundo, se realizará el día 16 del mes próximo.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

El más reciente título de Rubem Fonseca se llama Amalgama con el que celebró cincuenta años de producción literaria, en 2013. En México, su bibliografía es exclusiva de la editorial Cal y Arena, quien tiene efectividad para surtir reediciones consecutivas. Algunos títulos, en versión digital, están a la venta de la librería Gandhi. Su veta está incólume y su capacidad para conmover, deleitar e instruir se acrecienta en cada planteamiento.

En 2009, publicamos un libro titulado Vislumbres libertinos con referencias a material de literatura erótica contemporánea. En él se incluyó, en primer orden, a Rubem Fonseca. Es necesario decir que el erotismo es sólo un eje de su trabajo con amplia visión y critica social. Entonces y ahora, el interés por compartir sus excelsas letras se ratifica. Aquí, un fragmento de nuestro ensayo para celebrar esa vitalidad humana y literaria única:

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Más importante que las denominaciones sexuales en que incurren los personajes de Rubem Fonseca es un ideario fonsequista. Afirmaciones, creencias, expresiones, reiteraciones que constituyen principios y una ética de vida. Con personajes diversos, en libros diferentes, Fonseca articula una sola línea de pensamiento. Es coherente, constante, insistente, convincente. Es la misma voz con sentido de libertad.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Cuando emite consejos: “De esta historia saqué las enseñanzas siguientes. La primera: para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario desearla como un semental amarrado a la cerca, y si ella no brinca la cerca antes, las mujeres muchas veces brincan la cerca antes, te toca a ti brincarla, arruinarte por ella, ser coceado por ella, darte de topes en las paredes por ella. Segundo consejo: a las mujeres les gusta hablar, no pares de platicar con ellas, aunque muchas veces lo que les digas sea en realidad un ejercicio de comunicación onfalópsica (onfalopsia alude a la contemplación, con deleite, del propio ombligo). Último consejo: cuanto más desenfreno en el cuarto, más respeto y ceremonia en la sala y en la cocina. Pero es necesario, lo repito, que exista amor, sin amor el orgasmo ocasiona siempre un inmenso fastidio mezclado con tristeza”.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Al cuestionar lo que suele vender: “No existen recetas para cogerse a una mujer. Siempre desprecié a los cretinos de ambos sexos que escriben en revistas especializadas en chismes, femeninas y masculinas, a los que les gusta inventar reglas para que seduzcas y te cojas bien a tu pareja”.

Al emitir una frase como un suspiro: “Confieso, si algo acaba con cualquier preocupación es hacer el amor con una mujer a la que amas”.


Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Al instituir normas eróticas: “Una regla esencial: no copules sin condón con quien confía en ti, las personas confiadas son imprudentes, no tienen discernimiento”.

Al establecer categorías: “Cuando la mujer tiene más de treinta años, es la edad en que las mujeres son interesantes”.

Al asumirse feminista no sólo por su gusto hacia las mujeres: “Toda mujer merece consideración y respeto. No se trata de una frase hecha: la mujer que te coges, o que te cogiste, merece más aún”.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Al reconocer la unicidad femenina: “No sé cómo existen tipos que dicen que todas las mujeres son iguales. Tonterías. Cada mujer tiene su singularidad, cualquiera que sea nuestra interacción con ella, principalmente cuando es sexual”.

Al establecer un parámetro de juventud o vitalidad: “Los japoneses tienen un proverbio: un sujeto comienza a envejecer cuando ya no quiere aprender. Mi proverbio es que uno comienza a envejecer cuando ya no quiere amar, cuando pierde el entusiasmo por la comunión sexual, cuando ya no tiene valor para enfrentar la incandescencia, los refinamientos eróticos y también las desilusiones, aflicciones y la logística exasperante de la aventura amorosa. Es necesario, como afirma el Don Juan de Moliere, observar atentamente los méritos de todas las mujeres, rendir homenaje a cada una y pagar a cada una el tributo al que nos obliga la naturaleza”.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Al regalarnos una conclusión magistral: “el sexo lo contiene todo: cuerpos, almas, significados, canciones, purezas, delicadezas, resultados, promulgaciones, canciones, comandos, salud, orgullo, misterio maternal, leche seminal, todas las esperanzas, beneficios, donaciones y concesiones, todas las pasiones, bellezas, delicias de la tierra”.

Este es el Rubem Fonseca que se ha erigido como el escritor vivo más importante de Brasil. A quien, México reconoció en el año 2003 con el Premio Juan Rulfo. Ese mismo año, recibió el Premio Camões, el máximo galardón para obras en lengua portuguesa. Es el Fonseca de quien siempre esperaremos sus novedades editoriales para confrontarnos, con talento, a la implacable vida.

Para seducir y cogerte a la mujer que amas es necesario...

Fotografía: Slawada

Gracias a David Tovilla por el escrito, gracias a Slawada por las fotos y gracias a todos ustedes por sus comentarios y puntos.

No comments yet.

Leave a Comment