Facebook Twitter RSS Reset

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos

Overtoun Bridge

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos

En Milton, un pequeño pueblo del oeste de Escocia, existe un puente rodeado por una gran vegetación del condado de Dumbarton, este misterioso puente llamado ‘Overtoun Bridge’ más conocido como ‘El puente de los perros suicidas‘ ha llamado la atención de científicos, charlatanes y parapsicólogos oportunistas. Desde los años 60, una numerosa cantidad de perros han sido seducidos por una inexplicable voluntad hacia el suicidio, lo que les llevó a ir a lo más alto del puente y lanzarse al vacío. Luego de muchos años de vivir con la incógnita y resumir en teorías absurdas e ignorantes, un buen grupo de científicos dió con la causa de los misteriosos suicidios caninos. Veamos de que trata.

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos

visiones

Los perros que sobrevivían tras amortiguar su caída con el agua, subían malheridos nuevamente hacía el centro del puente para increíblemente volver a saltar. Esto se repitió numerosas veces y fue entonces cuando encargaron las primeras investigaciones.



El número de actos suicidas oscila entre 80 y 100 caninos en los útimos 50 años,con más de 5 perros por trimestre y cientos de saltos con ‘final feliz’, alguntos perros trepaban hasta lo alto de los petos del puente, embriagados de misterio, ante el asombro de sus dueños, pero seguía el engima: ¿Por qué saltaban?

Muchas teorías amantes al morbo alimentaron la leyenda del suicidio alegando que fuerzas sobrenaturales, magnetismos y hasta campos de energía que emanaban desde las piedras del puente confundían el hipersensible mecanismo orientativo de los perros, obligándolos a saltar.

Hasta la mitología Celta estuvo envuelta en el misterio, acudiendo a la etimología del topónimo. La comarca ‘Overtoun’ significa ‘Espacio fino’ (en gales), el lugar en donde el cielo y la tierra están cerca. Supuestamente esto inquietaba más a los caninos que a los erguidos lugareños.

Y asi se dió hasta que los científicos se apropiaron del lugar para resolver el misterio y poder al fin construir una teoría razonable para poner fin a todos los mitos que se decían más para difundir el turismo del encantamiento. Los escoceses para prevenir la violencia animal enviaron a varios veterinarios y científicos a investigar el asunto. Llegaron a la conclusión que el aislamiento visual que producía los altos muros pétreos del puente podrían fomentar y poner en alerta los sentidos mejor desarrollados de los canes: olfato y oído. Luego de estudiar y descartar el origen de sonidos de alta frecuencia en la zona, centraron sus estudios en algún olor que podía emanar en el lugar, tras descartar el oído solo podía ser una cosa: su olfato.

El Dr. Sands, encargado de la investigación, descubrió que no todas las razas caninas eran llamadas a realizar tan estúpido heróico salto. Eran los perros cazadores: Labradores, Collies y Golden Retriever los que saltaban. Había entonces que encontrar un olor desconcertante ¿alguna planta? ¿agua putrefacta? ¡Nada de eso! tenía que ser un animal.

Uniendo teorías y respaldado por los hechos, se notó que los supuestos suicidios comenzaron durante los mismos años en los que se produjo la invasión del visón americano de la zona.

Overtoun Bridge, el puente donde se matan los perritos