Facebook Twitter RSS Reset

Otro revés de la Corte contra los buitres



Otro revés de la Corte contra los buitres

La Corte de Apelaciones neoyorquina rechazó que se obligue al Banco de Nueva York Mellon (BoNY) a utilizar los 539 millones de dólares que la Argentina depositó en 2014 para el pago a inversores en bonos reestructurados de la deuda pública, para atender el reclamo de los fondos buitre, como lo había propuesto el juez Thomas Griesa.

De esta manera, la Corte del Segundo Circuito mantuvo su decisión de octubre de 2014, cuando sentenció que los acreedores de Argentina no tienen derecho a apropiarse de esos fondos.

El fallo vuelve a desautorizar la decisión del juez federal de ese mismo estado, Thomas Griesa, quien atendió el reclamo de los buitres, y congeló el pago del vencimiento de la deuda.

Corte de EEUU rechaza que fondos depositados en BoNY se usen para pagar a buitres

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York rechazó este lunes que se obligue a Bank of New York Mellon Corp a entregar a fondos buitre u$s 539 millones, que Argentina depositó en 2014 para el pago a acreedores que sí participaron en una reestructuración de deuda soberana.

De esta forma, la corte mantuvo su decisión de octubre de 2014, de que los buitres no tienen derecho a apropiarse de esos fondos.

“A lo sumo, la transferencia de la República (Argentina) manifiesta una preferencia entre acreedores”, dijo el panel de tres jueces. “Pero según la ley de Nueva York, preferir un acreedor a otro no es en la práctica ni tiende a ser fraudulento”.

Anthony Costantini, abogado de la mayoría de los acreedores que pedían el pago, dijo que se solicitará una nueva audiencia.

Uno de los abogados de Argentina, Carmine Boccuzzi, señaló que la corte “reconoció correctamente que hay fondos para los bonistas reestructurados a los que los holdouts (fondos buitres) no tienen derecho”.

El juez de distrito Thomas Griesa ha impedido que Argentina realice pagos a acreedores que participaron en canjes de deuda en 2005 y 2010, tras la cesación de pagos del país en 2002 por u$s 100.000 millones. El magistrado exige que primero se pague a los acreedores que no quisieron participar en los canjes.

En junio de 2014, Argentina depositó u$s 539 millones en la cuenta del Banco Central de la República Argentina en el BNY Mellon, destinados a pagos a los acreedores reestructurados, pero el juez Griesa ordenó al prestamista que retuviera el dinero, porque dijo que el movimiento violaba sus decisiones previas.

No comments yet.

Leave a Comment