Facebook Twitter RSS Reset

Otra final sin Di María ¿hay que bancarlo? Estrés deportivo

Los desgarros de Di María preocupan

Otra final sin Di María ¿hay que bancarlo? Estrés deportivo

Angel Di María es uno de los mejores futbolistas del seleccionado argentino. Paquete completo. Puede jugar de wing o de mediocampista. No tiene problemas de perfil. Se esfuerza en el retroceso defensivo. Crea oportunidades desde la habilidad y la velocidad. Su pegada también ayuda a marcar goles como el de Otamendi ante Panamá. En el último toque, resuelve mejor con el instinto que con la razón. Cuando tiene una sola opción en el menú, mata. Cuando tiene varias, duda y pierde. Su trayectoria en clubes fue impecable. Sólo desentonó en Manchester United. Nunca se pudo acostumbrar ni a la ciudad, ni al equipo, ni al DT Van Gaal. Duró un año allí. El resto lo vio brillar. Rosario Central, Benfica, PSG y, sobre todo Real Madrid, disfrutaron de su mejor versión. Fue la figura de la final de la Champions League en 2014. Campeón mundial juvenil en Canadá 2007 y olímpico en Pekín 2008, la selección mayor lo llama regularmente desde hace ocho años.

Otra final sin Di María ¿hay que bancarlo? Estrés deportivo
El primero fue Basile. Maradona confió en él. El futbolista transformó ese apoyo en juego y se convirtió en indiscutido. “A Di María no lo querían, eh”, es una frase de Diego modelo 2010. Desde allí en adelante, ha sido política de Estado con todos los entrenadores. Nominado y titular siempre. Señores, tenemos un problema. Por eso estamos aquí reunidos. Di María se lesionó consecutivamente en los últimos tres torneos importantes con la selección. No sólo eso. Sus problemas musculares llegaron siempre en el partido posterior a una actuación con goles suyos. Siempre en el primer tiempo y nunca en el mismo músculo. En Brasil 2014, marcó el 1-0 en octavos de final ante Suiza. El gol más gritado por los argentinos en la Copa. Minuto 117, pase de Messi, que siempre lo encuentra al espacio. Definió entrando por la derecha. Se desgarró el recto anterior derecho en los cuartos contra Bélgica, pateando al arco tras otra habilitación de Leo. No volvió a jugar en el Mundial. En Chile 2015, anotó un doblete en la semifinal de la Copa América ante Paraguay. Fue goleada 6 a 1 y la rompió como mediocampista izquierdo. Se desgarró el isquiotibial derecho en la final contra Chile tras una larga carrera con la pelota. En Estados Unidos 2016, abrió la victoria 2-1 ante Chile con un zurdazo entrando por la izquierda. Emocionó con la dedicatoria a su abuela recientemente fallecida. Al partido siguiente ante Panama, sintió un pinchazo en el aductor derecho. El desgarro lo deja afuera de la copa, con la posible excepción de la final.

Otra final sin Di María ¿hay que bancarlo? Estrés deportivo

Cuando algo se repite con frecuencia, podemos hablar de cualquier cosa menos de azar. La proporción de lesiones con la selección supera largamente a la de los clubes. ¿Por qué se lastima tan seguido? ¿Por qué siempre después de una alegría y en los primeros tiempos del partido siguiente? ¿Hay un motivo emocional? ¿Cuánto influye su manera de jugar, con arranques y frenos constantes? ¿Y su frágil contextura, que le mereció el apodo de Fideo? ¿Y que los torneos de seleccionados se disputen al final de la temporada tras sesenta partidos en el físico? En las eliminatorias, durante el año, no registró problemas. El asunto Di María nos preocupa. El equipo lo necesita sano para una competición entera. ¿Podrán encontrar diagnóstico y solución? Hagan su trabajo, señores. Tienen tiempo hasta Rusia 2018. Desde ya, muchas gracias.

Otra final sin Di María ¿hay que bancarlo? Estrés deportivo

No comments yet.

Leave a Comment