Facebook Twitter RSS Reset

Otakus, un verdadero fanatismo sin edad

20.08.13 Cada vez vemos más niños adultos que ven “dibujitos japoneses” y escucha música coreana. ¿Qué hay detrás de este gusto?

Otakus, un verdadero fanatismo sin edad

¿Cómo explicar el fanatismo por algo que te acompañó desde tu infancia? Un hincha de un cuadro de fútbol seguro pensará que “es un sentimiento y una pasión inexplicable”. Pero, si el fanático tiene 30 años y dijera: “¡Me encantan el anime (dibujos japoneses)!”, seguramente lo tildarían de “inmaduro” o “raro”.

¿Por qué el gusto por una cultura tan lejana como la japonesa, la china o la surcoreana (o sus derivados) tiene que sonarnos más raro de aquellos a los que les gusta coleccionar souvenirs? Pero la verdad es que luego de su surgimiento en la mitad del siglo pasado, los fans del anime se encuentran en los más recónditos paisajes, incluida nuestra provincia.

Vale hacer la aclaración porque varios de los que lean esta nota se dirán ¿por qué hablan de estas chiquilinadas en el diario?, y la verdad es que El Tribuno de Jujuy decidió brindar este espacio para conocer un poco más de este fandom (grupo de fanáticos) que año tras año crece, y su presencia se hace más notoria a través de innumerables convenciones y fiestas culturales que se hacen en la Capital y el Interior.

En este sentido, el conductor del programa radial “Nipon Station”, Miguel Martínez, dijo: “Para mí el gusto por el anime y la cultura asiática es una ’locura linda’, porque estamos en Jujuy, una ciudad que por ahí está alejada de muchas cosas y convocar a este tipo de eventos de cultura asiática, juegos y concursos, en los que la gente puede gritar lo que nos guste sin problemas”.

En este mismo grupo de fans “no todo es lo mismo”, hay grandes diferencias de gusto, están los que prefieren el anime, los que prefieren los comics, los que ven doramas o a los que les gustan los videojuegos. Por eso “sobre gustos no hay nada escrito”, y de hecho, en estos eventos es muy común ver familias enteras que pasan el día entero compartiendo las actividades de estas exposiciones como si estuvieran en un parque de diversiones.

“Lo que más me gusta de las convenciones son las pilas que les ponen algunos chicos con sus disfraces, para cada uno un personaje representa muchas cosas, sentimientos y gustos. El anime mantiene mucho la inocencia de cada persona, el poder ser grande y seguir desfrutando de algo que te gusta de chico con la misma ilusión es buenísimo”, consideró Gonzalo Sala, uno de los jóvenes que asistió a la expo “Nipon Celebration” que se realizó en la Sociedad Española y ganó el concurso de karaoke cantando de memoria un tema en japonés. Todo un desafío.

Los otakus según pasa el tiempo

En la provincia no había muchos otakus hace 20 años atrás, los primeros surgieron con el legado de Robotech (un compactado americano de la trilogía japonesas que arrancó con la clásica “Macross&quotOtakus, un verdadero fanatismo sin edadOtakus, un verdadero fanatismo sin edad. Previo a ello estuvieron “Kimba. El león blanco”, “Heidi” y “Marcos”, por nombrar algunas. Luego en los noventa llegó el “boom” de “Dragon Ball” y “Sailor Moon”, series que “engancharon” en gran medida a la actual generación de veinteañeros que son fans del anime.

Con la expansión de internet, los otakus encontraron la mejor forma de compartir su gusto. Se formaron así, grupos de fanáticos “colaborativos” que comenzaron a subtitular series y compartirlas en foros. De este modo se fue haciendo más fácil acceder a aquello que antes era “casi imposible”, con el tiempo, los hermanos pequeños, los sobrinos y los amigos se fueron sumando a esta movida.

Hace poco más de diez años surgieron en la provincia los programas de radio, algunos desaparecieron pero hay otros siguen emitiéndose. Estos fueron gestados básicamente por fans que tenían ganas de juntarse con amigos y compartir música que no entra en el circuito comercial corriente.

Desde hace cinco años, comenzaron a hacerse de forma regular eventos de cultura asiática, con infinidad de propuestas. Ya que mucho del trabajo se hace a pulmón, se fueron haciendo y corrigiendo sobre la marcha, pero siempre con la misma premisa: “Juntarnos a compartir de lo que nos gusta con amigos y familia”.

No comments yet.

Leave a Comment