Facebook Twitter RSS Reset

Ojo con los inodoros: si no bajás la tapa, alto riesgo

Los inodoros participan en la transmisión de bacterias intestinales y virus, generando una contaminación cruzada dentro del hogar. La clave está en la higiene y la prevención.

Según datos de un informe científico, difundido por Unilever, los inodoros aumentan el riesgo de contaminación ambiental. Esto es porque las descargas producen una cantidad importante de aerosoles capaces de diseminar microorganismos de al menos el tamaño de una bacteria. Aunque el problema es mayor si el sanitario no tiene tapa.

Los científicos encontraron que existe una importante propagación de fecal bacteriana del inodoro a otras superficies del hogar. Concretamente, la contaminación en el baño ocurre cuando los inodoros son descargados y los organismos son emanados de la taza. Al realizar la descarga (tirar la cadena), del interior del retrete se dispersan bioaerosoles que permanecen en el ambiente por largos períodos de tiempo y se transportan a otros ambientes con las corrientes de aire. Y si no se baja la tapa, los gérmenes pueden propagarse hasta cuatro metros.

Así las cosas, los asientos y las tapas de los inodoros, los pisos de alrededor y las superficies cercanas están contaminadas por los aerosoles que se generan tras una descarga. Los paños de limpieza y las toallas también pueden convertirse en un reservorio permanente de bacterias.

Las manos, en tanto, son la vía de trasmisión más importante de la cadena. Están en contacto directo con vías donde pueden entrar los agentes patógenos (boca, nariz, ojos). Y dado que existen riesgos constantes de contagio desde estas superficies, lo clave está en tomar las medidas correctas de higiene.

La investigación permitió determinar que los gérmenes pueden propagarse desde el inodoro hasta otras superficies de la casa. En muchos casos, la contaminación cruzada se puede producir entre diferentes lugares del hogar bastante alejados del retrete.

que asco loco: