Facebook Twitter RSS Reset

Ojo con la Vigorexia

Ojo con la VigorexiaGIF

Una víctima de la Vigorexia, la vida cotidiana de este hombre gira en torno a tratar de ganar más músculo

Ojo con la Vigorexia

Tener una imagen corporal positiva es una manera normal de asegurarte de estar en el camino correcto a una vida de salud y felicidad.

Pero para algunos, no sentirse lo suficientemente bueno es motivo de preocupación. Y aunque uno de los problemas de imagen corporal más conocidas es la anorexia, la vigorexia también va en aumento, y hay que tenerla muy en cuenta.

Zilvinas Nacas es un hombre de 37 años de edad, con un físico envidiable jactándose de bíceps rasgados, un tórax cincelado y una cintura aun más tonificada.

Trabaja su cuerpo dos veces al día y se adhiere a una dieta estricta. Con 1,85 mts y un peso de 112kg, tiene una gran talla.

Sin embargo, a pesar de la forma en que se ve, la dismorfia le hace ver a sí mismo como débil.

Nacas está constantemente criticándose a sí mismo, creyendo que es “repugnante” y “no lo suficientemente musculoso.”

Ojo con la Vigorexia

“Mi mujer se dio cuenta de que estaba desarrollando vigorexia cuando yo estaba constantemente hablando de mi físico, siendo exigente con la comida y siempre metido en el gimnasio. Me miro sin parar frente del espejo y siempre le preguntó a la gente cómo luzco, para saber y convencerme a través de ellos que tengo músculos “, admite.

Ojo con la Vigorexia

La situación de Nacas surgió después de haberse obsesionado de los hombres tonificados y esculpidos en las revistas de fitness. Con el fin de lograr resultados similares, tomó un régimen de entrenamiento intenso que ahora lo tiene en el gimnasio dos veces al día.

Y a pesar de eso, él no puede dejar de sentir como si todavía no fuera lo suficientemente grande,

Ojo con la Vigorexia

“Mi esposa me dice que no es bueno para nuestras vidas y que tengo que salir más y cambiar mi rutina. Yo sé que ella tiene razón pero me resulta mentalmente difícil y desafiante , y sólo quiero estar solo, dice.

“Tengo este estilo de vida el cual me hace sentir cómodo, y quiero seguir con mi vida en paz sacando tanto músculo como pueda.”

¿Has oído hablar de la vigorexia antes?

Qué es

Es un trastorno mental no estrictamente alimentario, pero que sí comparte la patología de la preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema corporal.

Causas

Las carecterísticas más frecuentes en personas que sufren este trastorno son las siguientes:

. Mirarse constantemente en el espejo y aún así sentirse enclenques.

. Invertir todas las horas posibles en hacer deportes para aumentar la musculatura.

. Pesarse varias veces al día y hacer comparaciones con otras personas que hacen fisicoculturismo.

. La enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo que hace que el vigoréxico se sienta fracasado, abandone sus actividades y se encierre en un gimnasio día y noche.

. También siguen dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para aumentar la masa muscular, por lo que corren mayor riesgo de abusar de sustancias como hormonas y anabolizantes esteroides.

Tratamientos

Si bien se ha comprobado la existencia de trastornos en los niveles de diversas hormonas y mediadores presentes en la transmisión nerviosa en el sistema nervioso central, los principales factores desencadenantes involucrados son de tipo cultural, social y educativo, a los que estas personas están expuestas continuamente. Por ello, el tratamiento debe enfocarse a modificar la conducta y la perspectiva que tienen sobre su cuerpo.

El entorno afectivo cumple una función muy importante en su recuperación, al brindarle apoyo cuando intentan disminuir su programa de ejercicios a rutinas más razonables. Es necesario disminuir el entusiasmo y la ansiedad por la práctica deportiva intensa logrando que se interesen por otras actividades menos nocivas para su cuerpo.

El hecho de desear la imagen corporal ideal no implica necesariamente que la persona padezca algún trastorno psicológico, pero siempre debe estarse muy atento ya que las probabilidades de que sí aparezca son mayores en éstas personas.

Ojo con la Vigorexia

Otros datos

Numerosos problemas orgánicos y lesiones pueden aparecer cuando la práctica deportiva es excesiva:

. Las desproporciones entre las partes corporales son muy frecuentes, por ejemplo, un cuerpo muy voluminoso con respecto a la cabeza.

. La sobrecarga de peso en el gimnasio repercute negativamente en los huesos, tendones, músculos y las articulaciones, sobre todo de los miembros inferiores, con desgarros y esguinces.

. La alimentación es otro problema muy frecuente e importante, ya que consumen muchas proteínas e hidratos de carbono y poca cantidad de grasa en un intento de favorecer el aumento de la masa muscular, ocasionándoles muchos trastornos metabólicos.

. El uso de anabólicos es también otra consecuencia que se asocia a la vigorexia, en un intento de mejorar el rendimiento físico e incrementar el volumen de sus músculos. Con el uso de estas sustancias no se obtiene ningún beneficio, sino todo lo contrario, ya que producen muchos trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades del ciclo menstrual en las mujeres, acné, problemas cardíacos, atrofia testicular, disminución de la formación de espermatozoides y retención de líquidos, entre otros. Es importante tener en cuenta que estas drogas no aumentan la fuerza muscular, la agilidad ni la resistencia.

. Las endorfinas constituyen un grupo de hormonas que produce el propio organismo, con propiedades similares a la morfina, como un mecanismo de defensa ante diversos estímulos. Principalmente actúan como analgésicos endógenos. Cuando la persona practica deportes rutinariamente hasta extenuarse, el organismo comienza a producir estas sustancias para aliviar los síntomas, y esto le permite poder continuar el trabajo por más tiempo cada día. A medida que pasa el tiempo se requerirá una cantidad cada vez mayor para poder soportar el dolor, lo que acarreará serias consecuencias. Todo esto lleva al desarrollo de una verdadera adicción a las endorfinas. Debe prestarse mucha atención al dolor, por que es una señal de alarma de las posibles consecuencias del sobre-entrenamiento.

Ojo con la VigorexiaGIF

No comments yet.

Leave a Comment