Facebook Twitter RSS Reset

Odias el sonido de tu voz y como salís en las fotos? Pasa!

Odias el sonido de tu voz y como salís en las fotos? Pasa!GIF

Odias el sonido de tu voz y como salís en las fotos? Pasa!

Odias el sonido de tu voz y como salís en las fotos? Pasa!

Es normal que odies el sonido grabado de tu propia voz, pero no es porque suene mal


Odias el sonido de tu voz y como salís en las fotos? Pasa!

Llevo década y pico como periodista y, cada vez que intervengo en un medio audiovisual o transcribo una entrevista grabada, me pongo fatal. Odio, como casi todo el mundo, el sonido grabado de mi propia voz. Pero hace tiempo que esa experiencia desagradable de escucharse uno mismo se ha extendido a casi todo el mundo, gracias a los smartphones y nuestras apps sociales.

Es una sensación cada día más común. Entre los mensajes de voz de Whatsapp, los vídeos de Instagram, Snapchat y demás redes, a todos nos toca enfrentarnos a algo que antes era poco común (salvo tu familiar pesado con la cámara VHS en navidades y bodas), escucharnos desde fuera. Pero existe una explicación muy sencilla para esa sensación. Y no, no es que tu voz suene horrible. Lo que pasa es que no te escuchas como estás acostumbrado. Cuando oyes una grabación de tu propia voz, lo haces por el mismo canal por el que escuchas al resto de la gente: a través de las vibraciones del aire que entran en tus oídos. Pero tú no te oyes así cuando hablas: todo tu aparato fonador transmite las vibraciones de tu habla a través de tu cabeza. Tu propio cuerpo hace que tu voz te suene más grave y clara. También por eso no te afecta cantar en un karaoke. Es sólo cuando eliminas el factor de tu propio cuerpo que te oyes como te oyen los demás y, dios, parece que suena horrible.