Facebook Twitter RSS Reset

Oda a la tristeza. Dos mundos que se van para siempre.

Pablo Neruda escribió el maravilloso poema ´´Oda a la tristeza´´, que es como una especie de conjuro para alejar la tristeza del ánimo. Yo quiero con este post que hagamos exactamente lo contrario.

Y porque deberíamos ponernos tristes? La tristeza bien entendida como sentimiento humano creo que no es despreciable, es una forma de demostrar respeto hacia las cosas que son inevitables, que nos superan.

Y los mundos que desaparecen son cosas inevitables, la extinción de los diferentes mundos es inevitable.

Ayer le toco a los dinosaurios. Desaparecieron después de millones de años de dominar el planeta. Hoy le toca a miles de especies como también a distintas formas de vida humana, culturas y civilizaciones. Debe ser una forma más en la que se manifiesta la vida, por eso debemos aceptarla. El problema está en ser contemporáneos de la extinción, en ser conscientes de la desaparición, ese es el drama y por eso no rechazo la tristeza.

Los dos videos que más o menos edite son un homenaje a dos mundos que desaparecen. El de Coco el chimpancés y el de un cantante Hawaiano representante de una maravillosa civilización. Coco nació enjaulado en un circo de mala muerte, era un chimpancé macho de 10 años. La doctora Goodall lo encontró mal tratado y con hambre. De hecho tenía varias fracturas debido a las palizas que le propinaban sus dueños. Lo curaron y después de unos años lo soltaron.