Facebook Twitter RSS Reset

Obligó a su esposa a acostarse con 2.700 hombres

El hombre prostituyó a su esposa durante cuatro años en los que obtuvo 160.000 euros desde 2011 con esta actividad. Ocurrió en Francia.

Un hombre de 54 años obligaba a su esposa, de 46, a prostituirse la mayor cantidad de veces posible, con el fin de reunir mensualmente una importante cantidad de dinero.

Obligó a su esposa a acostarse con 2.700 hombres
Un hombre francés de 54 años, es acusado de prostituir a su mujer durante cuatro años, en los que la obligó a acostarse con 2.742 hombres. Según publica el diario galo Le Parisien, habría obtenido más de 160.000 euros con esta actividad, según constató un tribunal de la localidad gala de Meaux.

El sujeto, cuyo nombre no se ha dado a conocer, dejó constancia de su sórdido negocio en un libro de cuentas en los que aparecen reflejados con precisión tanto el número de clientes como los beneficios, que ascendían a unos 7.000 euros mensuales.

Según el informe el hombre, que permanece en prisión preventiva, ofrecía los servicios de su esposa en hasta cuatro páginas web de contactos, al tiempo que gestionaba una agenda de eventuales clientes a través de mensajes de texto y correos electrónicos.

Los encuentros, de lunes a viernes a razón de tres al día de media, solían producirse en la casa familiar para lo cual el hombre, según el juez, esperaba en el coche junto al hijo de la pareja, de cinco años.

El fiscal Emmanuel Dupic, incidió durante el juicio que el hombre ejercía “un poder psicológico” extremo sobre su esposa que cortaba de raíz cualquier intento de resistencia, “obligándola a someterse a las exigencias sexuales de los clientes, en ocasiones especialmente duras”.

Según fuentes judiciales, cuando la esposa esposa recibía a sus clientes en la casa que compartía con su marido, el hombre se sentaba en la vereda del frente junto con el hijo de 5 años de la pareja, a esperar a que terminaran los servicios sexuales.

Aunque suene increíble, la pareja estuvo casada por 10 años, y fueron detenidos por la policía la semana última. El hombre enfrenta cargos por proxenetismo y arriesga una condena de una década en prisión, según publicó el Daily Mail.

La prostitución es considerada legal en Francia, sin embargo, no lo es hacer hacer negocios con esta actividad, a costa de otros.

El esposo, explicó al fiscal, promocionaba a su esposa en cuatro sitios de Internet, además de usar sistemas de mensajería con los potenciales clientes de su mujer.

Fue puesto en libertad bajo fianza mientras se desarrolla la investigación y el juicio penal.

No comments yet.

Leave a Comment