Facebook Twitter RSS Reset

Nos Engañan. No existe homosexualidad en animales.

Nos Engañan. No existe homosexualidad en animales.

Hablando en términos precisos, la homosexualidad no existe entre animales. Por razones de supervivencia, el instinto reproductivo entre animales es siempre dirigido hacia un individuo del sexo opuesto. Por tanto, un animal nunca puede ser homosexual como tal. Sin embargo, la interacción de otros instintos (particularmente el dominio) puede resultar en comportamiento que parezca ser homosexual. Tal comportamiento no puede ser considerado equivalente a una homosexualidad animal.

El aparente comportamiento homosexual en animales aparece cuando estos están en condiciones de alto nivel de estrés, o bien cuando no conviven con individuos del otro sexo, pero casi nunca en condiciones naturales, e implica un comportamiento alterado.

No existe convivencia de pareja, no existe sexo copulativo, no existe penetración por el conducto excrementicio en animales.

La única bestia que actúa contra natura eligiendo un compañero sexual del mismo sexo como si fuera del sexo opuesto, como si fuera con fines reproductivos, es el Ser Humano.

Nos Engañan. No existe homosexualidad en animales.

Las formas de expresar estados afectivos entre los animales, tales como temor, placer, dolor, deseo, etc. son limitadas. Los animales carecen de los variados recursos que el ser humano dispone, como el de adaptar su modo de hablar, mirar y hacer gestos para expresar sentimientos. En consecuencia, los animales a menudo expresan ambiguamente sus estados afectivos. Ellos piden prestadas, por así decir, las manifestaciones del instinto de reproducción para manifestar los instintos de dominio, agresividad, temor, gregarismo, etc.

Pero la perversión o desviación biológica sexo homosexual no existe en ellos; así que estudiar bien y ser esceéptico en toda afirmación que traigan los medios, pueden haber intereses de por medio.

No comments yet.

Leave a Comment