Facebook Twitter RSS Reset

No vamos a ningún lado, te explico…

Últimamente me ha venido a la cabeza el siguiente pensamiento…

“Si vivo en Argentina, por qué tengo que comportarme moralmente como un danés?”

Te explico un poco algunas historias que forjan un poco este sentimiento y calentura.

Hace tiempo dejé de trabajar en relación de dependencia para intentar convertirme en empresario. Me metí de cabeza con un proyecto, los años pasaron y me he ido encontrando con lo siguiente.

1er intento – comencé, me iba bastante bien, me afanaron y el seguro tardó 1 año en cubrir la pérdida, porque se le cantó los huevos- puse abogado, puse todo… resultado: arruinado

2do intento – inicié una compañía, tuve suerte y aporte de 3ros para poder largar. A los años, mirando hacia adentro, estaba : tapado en stress, laburaba 15 horas diarias (me encantaba el laburo eh), pagaba a todos mis empleados al día y los tenía en blanco. En todos esos años, lo único que pude hacer fue mantenerme, pagarle a todos y un sueldo a mi mismo que era menor al de mis empleados, esperando que la cosa mejorara. Mirando hacia afuera, quiénes crecieron exponencialmente en ese período? los que no pagaban aportes, ni sindicato, ni IVA, que negreaban mal a la gente y las tenían laburando en condiciones inhumanas. – Resultado: me cansé de laburar para nada, indemnicé a todos (si, perdí un montón de guita en eso, pero es lo que corresponde, no?) y cerré la empresa.

3er intento: rubro ya conocido, me meto de nuevo. Al tiempo empiezo a ver que algo estaba haciendo mal, no podía ser que limando al máximo no me rindiera como a mis competidores. Por supuesto, saltó la ficha al tiempo… mis competidores usaban el negocio para lavar guita. Conclusión, no podía competir, ellos aunque perdieran en el negocio en sí, la ganancia estaba por otro lado. Y si, siguen sueltos y con toda la guita eh!

4to intento: Me largo en un rubro nuevo, las cosas iban yendo bastante bien. Hasta que… incumplimiento contractual por parte de un chango que me vendió algo importante. El loco está podrido en guita, le debe fortunas a la AFIP, ya estuvo condenado por explotación de extranjeros ilegales… pero anda en un Porsche piolón… mientras yo, me quedo sin negocio esperando a que el señor arregle los papeles. Por mas que tomé recaudos y puedo iniciar acciones legales, tendría que ponerme con guita para pagarle a los abogados y la jurisprudencia ya establece chances no muy claras de obtener lo que se pide. O sea, me chupo una pija sabor frutilla hasta nuevo aviso.

De ahí que se desprende, que … esto no va a ningún lado. Tuve la suerte de tener una buena educación dentro y fuera de casa. Pero no todos los argentinos corren con la misma suerte. Entiendo totalmente a quien agarra un empleo en el estado, le pagan bastante bien, laburan poco, la responsabilidad es cero y no te rajan ni a palos. Esa persona no entiende que para que eso pase, en otro lado a alguien lo están explotando para que genere, porque no tiene educación o porque lo educaron para que le chupe un huevo. Por el lado emprendedor, cuántos pelotudos como yo van a aguantar las cagadas que yo he aguantado? Más si ves que al lado tuyo el que hace lo mismo se llena y vos por gil que paga todo llega arañando? No creo que muchos y si no están bien formados moralmente o tienen un grado de conciencia bajo, la respuesta es clara, hay que hacer las cosas mal para que te vaya bien. Hay que ser un hijo de puta.

Así estamos al día de hoy… entonces me pregunto… no soy tan viejo, apenas unos años arriba de los 30… hasta cuándo hay que seguir aguantando y jugando con las reglas? O hasta cuándo puede uno estar dispuesto a soportarlo? Más allá de que gane Macri, Cristina o quien puta sea, esto no se arregla de un día para el otro, porque es un problema cultural.

A veces ha llegado a darme bronca que me hayan educado de la forma que me educaron… incapaz de ir por la izquierda, de meter pijazos. Lo peor, es que uno piensa “ese hijo de puta, ya va a caer”, y lo ves años después el doble de rico y haciendo 3 veces menos.

Por eso pregunto nuevamente, vale la pena actuar como un nórdico pero vivir como un argentino? O se me va a ir la vida en causas que están perdidas, estresado por la incertidumbre, con un pañalin de lata para que no me culeen? Qué hago? Me vuelvo garca o me voy a vivir a otro lado?

A alguien le pasa esto? O es solo una sensación mía?

Un abrazo!

No comments yet.

Leave a Comment