Facebook Twitter RSS Reset

No sé Cuando vas a Morir pero talvez esto te Anime!

¿De qué nos arrepentiremos al final de nuestros días? ¿Cuántas cosas nos quedarán sin hacer? ¿Podría haber sido diferente?

A veces necesitamos una sacudida para recuperar lo importante de la vida, poner atención en como lo estamos haciendo y dejar de buscar culpables para volver a enfocarnos.



Me desmotivo fácil. Enseguida después de ilusionarme con algún futuro donde haga más cosas que me gustan y menos que no me gustan, me sacudo el pensamiento y me pongo serio.

Vuelvo a conectar con la rutina, con el horario, con el día y la noche, con mi dinámica familiar, etc.

Ya está, me olvido del asunto para estar más cómodo.

Nadie quiere pensamientos que le perturben la tranquilidad. Y así es más lindo ver la tele. Modo zombie.

Despertar, trabajar, almorzar y volver a empezar.



¿De eso se trata no?

Sin embargo es muy frecuente darnos cuenta de que el día se nos ha ido y no le hemos sentido ni el gusto.

No tuvimos un momento de esparcimiento, ni practicamos nuestro hobby favorito.

Pasó en piloto automático.

Y así vamos.

Esquivando las ganas de hacer esas cosas que tanto nos gustarían.

—Está bien, todo el mundo hace lo mismo —pensamos.

Sea escribir un blog, andar el skate o tejer al crochet. Lo mismo dá:

Lo que sea que nos guste, muchas veces tratamos de evitarlo.

Al menos eso intentamos machacarnos una y otra vez cuando en realidad hay algo que nos falta, ese algo que nos dice que el viaje podría ser mejor, porque sabemos en lo más profundo de nuestro corazón que no estamos haciendo todo lo posible para generar el presente que queremos.

Leí bastante bastante sobre esta contradicción de no ir a fondo con nuestros sueños. Y pude identificar un elemento que sirve como antídoto a la desmotivación:

Nos vamos a morir todos



Vivimos como si fuéramos eternos y no lo somos.

Vas a arrepentirte de no haber atendido esos pensamientos cuando seas mayor.

Vamos a ponerlo más denso: ¿Qué pasa si te morís mañana?

La respuesta es que no pasará nada. El mundo seguirá girando, los bancos abriendo, la tele emitiendo programas y todos irán a trabajar. No se frenó el mundo cuando murió Steve Jobs, ni cuando Michael Jackson palmó. Tampoco lo hicimos con Ghandi ni lo haremos con el presidente de China o EEUU.

No zafa nadie.

Como mucho te hacen un monumento o sos tendencia en Twitter.

Pero al final todos tenemos un tiempo limitado de existencia.

Y ser solo uno más del montón tiene grandes beneficios, porque nadie espera nada de vos! Al único que debes conformar en tu pequeño viaje por la tierra es a vos mismo.

Para cerrar te dejo una zarpada frase de un zarpado tipo:


Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo no quiere morir para ir allí. Y, sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así es como debe ser, porque la muerte es posiblemente el mejor invento de la vida. Es el agente de cambio de la vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo. Ahora mismo lo nuevo son ustedes, pero algún día no muy lejano, gradualmente ustedes serán viejos y serán eliminados. Siento ser tan dramático, pero es muy cierto.

Steve Jobs

No comments yet.

Leave a Comment