Facebook Twitter RSS Reset

No Papas Fritas: Aceites Vegetales Promueven Cáncer

No es sorpresa para los lectores de Salud Casera saber que los aceites para cocinar como el aceite de soja, aceite de mazorca, girasol, aceite de colza y otros aceites vegetales, promueven el cáncer y la enfermedad cardíaca.

Resulta, como ya sabíamos, que la grasa saturada (manteca, mantequilla, aceite de coco, aceite de palma, etc.) son mucho más saludables ya que no producen los químicos nocivos que se producen al cocinar con los aceites procesados recomendados por los médicos, nutricionistas, instituciones gubernamentales y otras instituciones a nivel mundial.

No Papas Fritas: Aceites Vegetales Promueven Cáncer




Los aceites procesados son la peor opción para cocinar

La pieza del rompe cabezas que nadie, en los medios de comunicación masivo y los “expertos oficiales”, está dispuesto a mencionar, es que los aceites vegetales recomendados para cocinar están hecho mayormente con cultivo de productos genéticamente modificados también conocidos como OMG o transgénicos. Otro factor que influye en el efecto nocivo de estos aceites para la salud, son las grasas trans que se producen en el proceso de hidrogenación y los aldehídos los cuales se producen cuando cocinamos.

Los aldehídos, son las mismas sustancias que se producen en el hígado cuando consumimos alcohol y la razón principal por la cual tomar alcohol es perjudicial para la salud. El formaldehido es un aldehído de los más famosos, ha sido calificado por La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) como un carcinógeno humano. Esta misma sustancia cancerígena, se utiliza como preservativo en las vacunas y muchos otros productos de uso cotidiano por los humanos.

Aceite de girasol y mazorca 20 veces más dañinos que otras alternativas

Una investigación reciente hecha por la DMU, corrobora lo peligroso que puede ser cocinar con estos tipos de aceites. Voluntarios de la universidad De Montfort University (DMU), recibieron aceite de girasol, aceite vegetal, aceite de maíz, aceite de colza prensado en frío, aceite de oliva, mantequilla, grasa de oca y manteca de cerdo, y se les dijo que los utilizaran diariamente en su cocina.

Cualquier aceite sobrante fue enviado a los laboratorios de la DMU con el fin de analizar la presencia de “aldehído”, un químico que se encuentra cuando se calientan las grasas y aceites que puede causar enfermedades del corazón y cáncer. El mismo que menciono anteriormente.

Los investigadores encontraron que el aceite de girasol y aceite de maíz producen aldehídos a niveles 20 veces superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud. El aceite de oliva, aceite de colza, la mantequilla, manteca de cerdo y la grasa de oca producen muchos menos productos químicos nocivos.

Al Overton, comprador de aceites gourmet para la cadena de supermercados orgánicos Planet Organic, sugiere: “La respuesta es simple, mantén una gama de aceites. Utiliza el coco o cualquier grasa saturada similar para freír, los aceites de oliva y colza para saltear y ensaladas, y por último, aceites de calabaza y aguacate para aderezos y salsas”.

Personalmente no recomiendo el aceite de colza (el famoso aceite de canola modificado genéticamente), tampoco recomiendo calentar ningún tipo de aceite que no sea aceite de coco o aceite de palma roja. Éstos son los más resistentes, o simplemente los únicos resistentes al calor hasta una cierta temperatura. Incluso éstos se oxidan cuando se exponen a temperaturas muy altas. Otras opciones son la manteca de cerdo, mantequilla, manteca de res, etc.

“Cada vez más, nos estamos dando cuenta de que los científicos de los alimentos que nos asustaron y alejaron de cocinar con ciertas grasas estaban equivocados. Fueron nuestras abuelas – quienes cocinaban con grasa de oca o mantequilla, manteca o aceite de coco, dependiendo su procedencia – quienes lo hacían de la forma correcta “, dice Al Overton.

En esta última parte, estoy 100% de acuerdo.

Otros factores que debemos tomar en cuenta

Aunque esta información es algo placentera porque desmiente el mito de que las grasas saturadas son malas para la salud sin evidencia alguna que lo compruebe. Aún así, no se menciona el hecho de que estos aceites son dañinos mucho antes de cocinarlos. Estos aceites son sensibles a la luz, el oxígeno en el aire, y especialmente, al calor. Antes de utilizar cualquiera de estos aceites, ya su composición ha cambiado durante el proceso de producción, procesamiento y empacado, y en la mayoría de los casos el aceite ya está oxidado; rancio. Poco a poco, los científicos, nutricionistas, doctores y demás “expertos” llegarán a la conclusión que ya todos sabemos, gracias a la evidencia y los estudios, que es que estos aceites, altamente procesados, simplemente no son aptos para consumo humano.

No comments yet.

Leave a Comment