Facebook Twitter RSS Reset

Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca





Alejo Julio Argentino Roca (San Miguel de Tucumán, 17 de julio de 1843 – Buenos Aires, 19 de octubre de 1914) fue un político, militar y estadista argentino, artífice de la Conquista del Desierto, dos veces Presidente de la Nación -entre 1880 y 1886 y entre 1898 y 1904- y máximo representante de la Generación del Ochenta que dirigió la política argentina durante más de treinta años a través del Partido Autonomista Nacional.




Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca

Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio RocaNecesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca

Julio Argentino Roca (Alejo Julio Argentino Roca según su fe de bautismo) fue el quinto de ocho hijos (siete varones) del coronel Segundo Roca y Agustina Paz, nació en la estancia “El Vizcacheral”, de propiedad de sus padres, el 17 de julio de 1843. A partir de 1849 y hasta 1855 asistió a la escuela franciscana de San Miguel de Tucumán. Luego estudió en el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay, enviado por su padre junto con sus hermanos Celedonio y Marcos. A pesar de presentar un alto grado de interés por la medicina, en 1858 ingresó a la carrera militar, con los despachos de alférez de artillería, sirviendo en la brigada de artillería “7 de octubre” del Regimiento 1º de Línea de Entre Ríos. Participó en la guerra entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, producida entre 1859 y 1861. Participó también en la de la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay, nombrado comandante del regimiento de Guardias Nacionales de la provincia de Salta en el año 1865. En esa guerra murieron su padre y dos de sus hermanos. Regresó a su país con el rango de coronel, ganado en la Batalla de Curupaytí antes del final de la guerra; a fines de 1868 fue enviado a la Puna a repeler el último intento de insurrección del caudillo Felipe Varela, que fue derrotado por uno de sus subordinados. A órdenes del gobernador correntino Santiago Baibiene combatió la rebelión federal de Ricardo López Jordán en 1871, siendo su participación crucial en la batalla de Ñaembé. Al finalizar la Revolución de 1874 alcanzó el grado de general, tras vencer al general rebelde José Miguel Arredondo —quien respondía políticamente a Bartolomé Mitre— en la batalla de Santa Rosa.








Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca

Conquista del desierto…




Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca

La Patagonia y la porción occidental de la región pampeana habían estado habitadas antiguamente por pueblos indígenas de etnia tehuelche (no eran originarios de estas tierras, vinieron de Siberia), quienes posteriormente fueron conquistados, mestizados y asimilados durante el proceso de expansión de los mapuches, provenientes desde Chile. 

Desde mediados del siglo XVIII existió un conflicto continuo entre estos indígenas y la población blanca de las regiones colindantes, especialmente centrado en el dominio del territorio y de los recursos ganaderos del mismo. Ante el soberano y legitimo avance del territorio ocupado por los blancos, los indígenas reaccionaron lanzando malones sobre las poblaciones blancas y las estancias, de las cuales saqueaban ganado principalmente para venderlo en Chile y cometian actos de barbaries como secuestrar mujeres blancas, quienes eran trasladadas a los asentamientos indigenas donde eran sacrificadas o abusadas sexualmente.







Roca cansado de esta barbarie decide actuar por amor a su patria y a lo largo del año 1878 se lanzaron sucesivas ofensivas sobre las posiciones indígenas, causando centenares de bajas a las fuerzas de Namuncurá y la captura de los temidos caciques ranqueles Pincén, Catriel y Epumer. Unos 4000 indígenas –en su mayoría mujeres y niños– fueron capturados en estas campañas.10 En abril de 1879 se lanzó el ataque final: cinco divisiones que sumaban 6000 hombres —incluyendo 820 indígenas aliados— avanzaron hacia el río Negro, y el ministro Roca festejó el 25 de mayo en la isla Choele Choel.11 De acuerdo a la Memoria presentada por el ministro de Guerra, 1313 indios de lanza resultaron muertos y 1271 tomados prisioneros; cinco caciques principales fueron tomados prisioneros y uno fue muerto.





Gracias al gran Julio Argentino Roca y su heroica campaña al desierto, hoy somos uno de los paises en el mundo con mayor territorio y también somos dueños de la tierra más deseada y envidiada por todo el mundo… La Patagonia ARGENTINA.




Necesitamos alguien con los huevos del gran Julio Roca







No comments yet.

Leave a Comment