Facebook Twitter RSS Reset

Nadie lo quiere

A él nadie lo quiere

Nadie lo quiere
Nació hace poco más de ocho años, fue producto de una noche de alcohol y sexo despechado. Ella es de esas mujeres que nacen despechadas y llenan vacíos del alma con visitantes sin protección entre sus piernas.

Él, el padre, es de los que nacen borrachos y a los que nadie abraza cuando es pequeño; creció en un ambiente violento y está condenado a repetirlo porque así de injusta es la vida.

Ellos se conocieron una noche en algún sucio y oscuro callejón . Ese mismo lugar que ha sido testigo de otros amores de calle. Ella tiene muchas sangrías encima. Él, el padre, han mezclado cervezas con ron barato porque según él, ese es el psicólogo del barrio.

Nadie lo quiere
Ellos terminaron en alguna cama cutre en aquel barrio. Él se le montó encima, acabó rápido y adentro mientras ella fingió un orgasmo. Él se quedó dormido, mientras ella lloraba la vida de despechos que carga encima. La vida juega rudo con aquellos que no comprenden la audacia del destino.

Nueve meses después, en un hospital de la capital nació él, el hijo; fruto de una noche de alcohol y sexo de despecho, porque ella nació despechada y él nació borracho.

Nadie lo quiere
Hoy, casi ocho años después, lo baten de un lado a otro reclamando una falsa paternidad que ninguno quiere -realmente-reconocer. Él, el hijo, llora y grita que no le hagan daño. Pero es tarde. A él ya le han hecho daño muchas veces y eso parece que nadie lo ve.

Nadie lo quiere
A él nadie lo quiere porque ellos tampoco se quieren. Él repetirá el modelo y el ciclo probablemente termine cuando nazca uno más capaz de superar el trauma. La vida es injusta con los que nacen con el único pecado de haber sobrevivido al parto.

Nadie lo quiere

No comments yet.

Leave a Comment