Facebook Twitter RSS Reset

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Con el timpo llega el olvido y si bien ciertas cosas es mejor dejar en el pasado, algunas otras merecen ser rescatadas de los rincones de la historia y puestos a buen uso. A continuación recodamos a 4 inspiradoras presencias femeninas, desde diseñadoras hasta musas, cuyo legado en la moda no es tan celebrado como debería.

Hattie Carnegie

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

A principios de siglo XX, no había mujer más importante en la moda de Nueva York que Hattie Carnegie. Su historia es digna de decenas de películas, pues la pequeña Hattie –nacida en un entorno humilde– tenía tanta confianza en su futuro éxito que cambió su apellido original (Kanengeiser) por el de Carnegie, el del hombre más rico del mundo de ese momento. Diseñó piezas de elegancia clásica y contribuyó de enorme manera al look más deseado por las mujeres gringas de la época, el cual (irónicamente) era el que las grandes casas de París creaban. Carnegie dejó su huella en la historia no por su originalidad o innovación, sino por su increíble deseo de ser alguien, de vestir a la mujer norteamericana tan glamorosamente como lo hacían las damas más ricas de París, y principalmente por convertirse en un empresaria increíblemente poderosa. Cosa NADA fácil para las mujeres de ese momento.

Marianne Faithfull

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Algunos sólo la conocen como “la groupie más famosa de la historia”, lo cual es bastante injusto pues Marianne tiene una carrera musical repleta de grandes canciones, pero supongo que cuando tus amantes (o ex amantes) son Mick Jagger y Keith Richards es difícil destacar por tu propia música (además, claro: machismo). Sin embargo, la razón por la cual Faithfull se encuentra en este texto, es por representar el estilo de mediados/finales de los 60: cuando lo hippie y lo “rockstar”, se comenzaban a combinar. Lo que Edie Sedgwick fue al arte, Marianne fue al rock.

Su estatus de figura emblemática de un momento crucial de la moda fue, en parte, catalizador para que Sofía Coppola le diera un papel en María Antonieta. Como datos curiosos, Faithfull engañó a Mick Jagger con Keith Richards (Faithfull, get it?) y recientemente afirmó que uno de sus ex novios le vendió a Jim Morrison la heroína que causó su muerte. Vida muy colorida.

Donna Jordan

Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado
Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado
Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Disco. Fiesta. Excesos. Tela metálica. Plataformas y demasiados accesorios. Donna Jordan.

La supermodelo de los 70 era la representación humana del momento más hedonista de la cultura americana hasta ese momento. No había fiesta sin Jordan, y si la había, era una muy mala fiesta. Modeló para Tom Ford y Saint Laurent, entre muchos otros. Era amiga cercana de Warhol y Lagerfeld.

Y, para rematar, tenía el mejor apodo del mundo: “La Marilyn Monroe del Disco”.

Augusta Bernard


Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado
Mujeres legendarias que la historia de la moda ha olvidado

Augusta hacía couture. De verdad couture y utilizo ahora este término del modo más puro que puede y merece usarse. En los años 30 su nombre en París resonaba en las calles y bocas de las mujeres más chics. Podríamos llamarla una de las madres del minimalismo; sus vestidos (casi todos de noche) eran simples y sin adornos. Todo estaba en el corte y éste siempre era perfecto.

Actualmente sus piezas originales son de las más difíciles de hallar y aunque muchos han olvidado su nombre, un par de sensatos las buscan y coleccionan con pasión.

No comments yet.

Leave a Comment