Facebook Twitter RSS Reset

Motivos para no descartar el entrenamiento de fuerza

Motivos para no descartar el entrenamiento de fuerza

Pensamos más en ejercicios cardiovasculares que de fuerza cuando visualizamos o hasta practicamos nuestras rutinas deportivas. Pero existen muchas razones a favor del entrenamiento de fuerza, como las pesas, las planchas, los abdominales o las sentadillas.

Hemos recopilado cinco argumentos que podrían hacerte considerar un cambio de rutina en el gimnasio o en casa. 

Tendrás más fuerza

Obviamente, uno de los resultados directos de esta clase de entrenamiento es un incremento en tu propia fortaleza física. El impacto que ello puede tener en tu vida cotidiana es más amplio del que puedes imaginar. Te sentirás más segura y confiada de tu cuerpo y de lo que puedes hacer con él. Nutre una valiosa sensación de independencia. Podrás, además, incorporar nuevas actividades a tu rutina antes limitadas por la desconfianza que te generaba tu poca fuerza.

Incrementarás tu masa muscular

Un motivador común para mucha gente que ejercita es poder sentirse mejor con su apariencia física. La falta de ejercicio es una causa de sobrepeso, por lo que usualmente la gente que busca ponerse en forma privilegia el ejercicio cardiovascular. Pero fortalecer y desarrollar tu masa muscular también te asegura eliminar el exceso de grasa que muchas veces se disfraza en quienes no tienen sobrepeso. Hombres y mujeres deberían incluir necesariamente ejercicios de fuerza en su rutina, ya sea para bajar de peso o para mantenerlo.

Disminuye tu nivel de grasa corporal

Si bien es cierto que con los ejercicios cardiovasculares puedes quemar más grasa en menos tiempo, los ejercicios de fuerza proporcionan un beneficio adicional: tu cuerpo continúa quemando grasas incluso mucho después de haberte ejercitado, hasta 72 horas. 

Motivos para no descartar el entrenamiento de fuerza

Mejora tu postura

Es cosa seria: tu postura puede influir mucho en tu salud física y mental. El tipo de vida que llevamos nos está acostumbrando a estar en posiciones que no son buenas para nuestra columna. Con el entrenamiento de fuerza tu postura mejorará casi de inmediato. Te verás más alta, fuerte e imponente y, lo mejor de todo: te sentirás así también.

Fortalece el esqueleto

La densidad ósea es clave cuando empezamos a envejecer. Mientras más fuertes sean tus huesos hoy, menos probabilidades tendrás de fracturas recurrentes cuando envejezcas. Para las mujeres en particular, debido a los cambios hormonales, es clave tener huesos fuertes y sólidos. Una rutina de ejercicios de fuerza puede ser la solución.

Motivos para no descartar el entrenamiento de fuerza

No comments yet.

Leave a Comment