Facebook Twitter RSS Reset

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.GIF

Sí, Moby Dick existió. Al menos, un precedente demasiado increíble para no ser cierto del mito literario: un imponente y agresivo macho de cachalote blanquecino.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Los marineros de comienzos del siglo XIX lo llamaban Mocha Dick. Y tres décadas antes de que Melville escribiera Moby Dick, envió al fondo del mar al ballenero estadounidense.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 Se cree que antes ya había atacado a otros barcos, aunque nunca hubo pruebas. Tampoco de que fuera el mismo cachalote que hundió a aquel ballenero de Nantucket. Pero, ¿qué animal podría haber sido sino?.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

“Este monstruo célebre, que había salido victorioso en centenares de batallas con sus perseguidores, era un viejo macho de cachalote, de tamaño y fuerza prodigiosos.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 Por efecto de la edad, o más probablemente por ser una deformidad de la naturaleza, como se ha exhibido en el caso del Albino Etíope, una consecuencia singular se daba: “era blanco como la lana!”, contó el oficial inglés Jeremiah N. Reynolds en 1839.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Mocha Dick había comenzado a ser vista sobre 1810 en la costa de la región de Bío Bío. De hecho, su nombre procedía de la Isla Mocha, en la costa pacífica de Chile, frente a la octava región del país andino.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 El oficial británico había viajado por aquella zona en una misión científica y a su regreso se trajo consigo la historia del gran leviatán. 

Un cachalote capaz de abrir una vía de agua en el sólido casco de madera de un ballenero de 238 toneladas de peso y mandarlo al infierno.
Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Los supervivientes del Essex corrieron otra suerte, mejor o peor, según se mire. Algunos murieron en el ataque. Unos cuantos sobrevivieron, pero sólo después de pasar 95 días a la deriva en tres chalupas.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 Unos pocos esperaron más tiempo incluso, abandonados en una isla hasta que fueron recogidos. Los que siguieron en el mar acabaron devorando a los que fallecían de sed o hambre y, en una ocasión, echaron a suertes quien debía ser el siguiente en morir. 

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Los encontraron frente a la costa de Chile, moribundos y rodeados de restos humanos.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

El Essex partió de Nantucket el 12 de agosto de 1819, capitaneado por George Pollard y con Owen Chase como primer oficial.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 Tras varios incidentes, cruzaron el cabo de Hornos en diciembre. Pasaron meses buscando ballenas, abasteciéndose en varias islas y logrando cazar algunas.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 Por fin, el 20 de noviembre, avistaron un grupo grande. Era su billete de regreso al hogar. Fue entonces cuando Chase vio a aquel macho “de unos 85 pies de longitud”.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 El cachalote salió del agua no muy lejos del barco. Al principio estaba tranquilo, contó el oficial del ballenero en un libro años después. Nada hacía sospechar que atacaría. Pero lo hizo.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Chris Hemsworth es el primer oficial del Essex, Owen Chase, en el filme Warner Bros.

Chase intentó ordenar una maniobra evasiva.

“El mostruo nos dio un testarazo tan horrible y tremendo que casi nos lanzó a todos de bruces. El barco se paró tan brusca y violentamente como si hubiera chocado con una roca y tembló durante unos segundos como una hoja. Nos miramos los unos a los otros en un asombro total, desprovistos prácticamente de la capacidad del don del habla. Muchos minutos corrieron hasta que fuimos capaces de ser conscientes de aquel accidente fatídico”.


Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Hundido el barco, comenzó la parte más terrible de aquel periplo. Meses a la deriva sin apenas alimentos ni agua potable. “Comenzamos a pensar que la Divina Providencia nos había abandonado”, cuenta Chase en sus notas del 16 de enero, cuando llevaban 57 días en el mar.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 “La contemplación de la muerte y la agonía, refinadas por las más temibles e inquietantes reflexiones, postraban absolutamente tanto el cuerpo como el alma”. No tenían esperanza.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

El 30 de enero falleció Isaac Cole, un marinero. No era el primero. Varios habían ido cayendo de hambre y debilidad. Hasta ahora los habían arrojado por la borda. Pero esta vez Chase propuso a sus compañeros darle un uso mejor a aquellas proteínas. 

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Era pura lógica de supervivencia. Nadie se negó. “Separamos sus miembros de su cuerpo, cortamos toda la carne de los huesos; después de eso, abrimos el cuerpo, sacamos el corazón y lo volvimos a cerrar. Lo cosimos tan decentemente como pudimos y se lo encomendamos al mar”.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

Una escena de En el corazón del mar Warner Bros

No extraña que, cuando fueron rescatados y regresaron a la costa de Massachusetts, el episodio pasara más o menos ignorado, pese a los testimonios escritos de algunos de los supervivientes.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

 A la poderosa industria ballenera del momento no le convenía que se supiera que un cachalote podía hundir un barco. A la moral imperante, que se hablara de marineros que se devoraban unos a otros.

Moby Dick: El Monstruo Fue Real.

No comments yet.

Leave a Comment