Facebook Twitter RSS Reset

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Mitologia griega: Algunos mitos interesantesGIF

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

La leyenda de Pegaso


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes



Se dice que nació en las fuentes del océano y por eso recibió su nombre, que viene de la palabra griega phgh (pagé), cuyo significado es manantial. Acerca de su nacimiento se han dicho muchas cosas a lo largo de la historia, donde se asegura que nació en la Tierra, habiendo sido fecundado por la sangre que fue derramada por Medusa, cuando ésta fue asesinada por Perseo.

Una de las versiones más extendidas acerca del nacimiento del caballo Pegaso es que nació del cuello de Medusa cuando Perseo le cortó el cuello muy cerca del mar, donde su sangre, al contacto con el agua, hizo que naciese su hermano, el gigante Crisaor.

Pegaso ha sido representado en infinidad de ocasiones y no solamente le conocemos por los libros de historia, hemos tenido la oportunidad de ver recreaciones de este fantástico ser en películas, series e incluso cómics, demostrando la gran importancia que tiene este ser de la mitología griega a pesar de haber pasado tantísimos siglos desde que se inició su leyenda.

Una de las características de este fenomenal ser es que podía volar y que podía hacer manar el agua allá por donde pisase y que era completamente indomable. Estas características no pasaron desapercibidas para Belerofonte, el hijo del rey Glauco de Corintio, quien durante mucho tiempo lo deseo y organizó expediciones para capturarlo.

Dado que Belerofonte se esforzó muchísimo para intentar hacerse con él, la diosa Atenea le proporcionó una brida de oro para poder domarlo, cosa que hizo y pronto se convirtieron en uña y carne, consiguiendo matar a un enemigo tan importante y peligroso como la Quimera, otro de los personajes mitológicos más importantes.

Pasado el tiempo, Belerofonte fue creciendo en fama y quiso convertirse en un dios para así poder llegar con Pegaso hasta el Olimpo de los dioses, algo que no gustó a Zeus, quien envió a un insecto para picar a Pegaso. Cuando lo hizo, Pegaso se agitó violentamente, tirando a Belerofonte al suelo, dejándolo impedido y el corcel pudo escapar de él.

Finalmente, Zeus nombra a Pegaso portador del rayo y el trueno, dos de los símbolos más importantes de su poder, pero además le ordenó ser el encargado de conducir el carro de Aurora y también le convirtió en una constelación compuesta por cuatro estrellas brillantes, algo que podemos ver hoy en día en el cielo.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

El mito de las Amazonas


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

La ubicación de su lugar de origen se pierde en la nebulosa del tiempo y ni los más estudiosos se ponen de acuerdo para definir exactamente dónde se encuentra exactamente. Algunos eruditos dicen que en una zona del Cáucaso, otros en el margen izquierdo del Danubio, en Esticia y muchos otros lugares.

Sea de donde fueren, las amazonas estaban formadas únicamente por mujeres guerreras, o al menos así coinciden todos los estudiosos de la mitología de la antigua Grecia.

Se dice, que para evitar que hubiese cualquier hombre entre sus filas (aunque las amazonas de más alto rango tenían criados), sólo mantenían relaciones sexuales con varones extranjeros y si tenían descendencia masculina, los hijos eran asesinados o terriblemente mutilados. Si eran niñas, nada más nacer se les seccionaba un seno, para que así, cuando fuesen mayores, pudiesen manejar mejor el arco y la lanza.

Como era de esperar no adoraban a un dios, sino a una diosa, Ártemis, cuyo modo de vida, según las leyendas, era el que hacía de guía para estas formidables guerreras. Se llegó a atribuir a las amazonas la fundación de la ciudad de Éfeso y también la construcción del gran templo de Ártemis, aunque no hay pruebas de ello.

De entre las muchas amazonas famosas que consiguieron pasar a los anales de la historia, por uno u otro acto, fueron Pentesilea, de quien se dice que participó en la guerra de Troya, demostrando un gran valor en combate, equiparable al más fiero guerrero de cualquier rincón de la tierra, aunque ésta fue asesinada por Aquiles.

Otra amazonas que destacó de entre su pueblo fue Hipólita, de quien se dice que era hermana de Pentesilea y quien gozaba de cierta ventaja sobre los demás guerreros, contaba con un cinturón mágico que le profería ciertos poderes en el campo de batalla.

Según sus leyendas, se dice que pudieron combatir contra grandes guerreros y personajes de gran importancia como Belerofonte, quien luchó con ellas por orden de Yóbates, o incluso el propio Hércules, quien tuvo la misión de recuperar el cinturón mágico de Hipólita, la reina de las amazonas, quien cayó en batalla contra el héroe.

Incluso lucharon contra Atenas después de que Teseo, quien acompañaba a Heracles en su misión de recuperar el cinturón, se llevase a Antíope a su tierra, lo que hizo que las amazonas fuesen a la guerra contra la Atenas reinada por Teseo después de la muerte de su padre Egeo.

GRIEGA

El mito de Atlas


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Según revelaron los diferentes escritos de Homero y Hesíodo, pudimos conocer muchas de las características de uno de los titanes más importantes de la historia, Atlas, quien era capaz de sostener la Tierra separada de los cielos en sus manos y hombros. También es conocido como Atlante, un titán condenado por Zeus a mantener separada la tierra del cielo para toda la eternidad.

Atlante era el hijo de la ninfa Climene y de Japeto, así como hermano de Epimeteo, Menecio y Prometeo, aunque otras versiones aseguran que era hijo de Gea y Urano.

Atlas reinó en Arcadia, en lo que hoy en día es la zona noroeste de África, lugar donde se encontraba uno de los grandes tesoros de la antigüedad para los griegos, el árbol divino, un árbol de hojas y frutas doradas, las mismas que Gea regaló a Zeus en su boda con la dios Hera y que hemos podido ver en infinidad de representaciones pictóricas.

Durante su juventud, Atlas se casó con Hesperis, con quien tuvo seis hijas, que con el tiempo fueron popularmente conocidas como las Hespérides o Atlántides, quienes tenían como misión principal cuidar y mantener el jardín donde se encontraba el árbol divino de frutos y hojas de oro.

La leyenda dice que Perseo visitó el reino de Atlas después de matar a Medusa la Gorgona, una vez allí se presentó como hijo de Zeus pudiendo hospitalidad y queriendo hacer parada en su regreso a casa. En ese momento, Atlas recordó que había una profecía que revelaba que uno de los hijos de Zeus le robaría sus riquezas, incluido el árbol del jardín.

Atlas le negó la hospitalidad y ante tal negativa, Perseo sacó la cabeza de Medusa y la puso frente a los ojos del titán Atlas, convirtiéndole de manera automática en una piedra de enormes dimensiones a la que hoy conocemos como Cordillera del Atlas, en Marruecos principalmente. Otra de las muchas versiones revela que fue Heracles (Hércules) quien engañó a Atlas para que recuperase algunas de las manzanas de oro del jardín del árbol divino como parte de sus doce trabajos.

Realmente, no importa cuál de estas dos o de las muchas otras historias sobre el mito de Atlas sea cierta, lo que sí es cierto es que tiene una gran presencia incluso en nuestros días, y en diferentes países. Por ejemplo, en Libia se dice que era un erudito de las matemáticas y la filosofía así como un genial astrólogo, que construyó el primer globo celeste y descubrió la esfericidad de las estrellas. Sea como sea, Atlas sigue siendo uno de los grandes personajes de la mitología griega.

INTERESANTE

El mito de Galatea, Polifemo y Acis


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Galatea era la hija de Nereo y era una bella ninfa marina que heredo la belleza de su madre Gea siendo representada siempre como una joven virtuosa y de tez blanca. Vivía en el mar y siempre fue el objeto del cíclope gigante Polifemo.

Este cíclope era feo, enorme y bruto, la antítesis de Galatea. Era el hijo de la ninfa Toosa y del dios del mar y los océanos, Poseidón. Por más que éste la desease, Galatea sólo tenía su corazón para el bello mancebo Acis, hijo de otra ninfa y el dios del pan.

Un día, tanto Acis como Galatea descansaban y se lo pasaban bien a orillas del mar, mirándose, hablando y sonriéndose de manera cómplice, pero fueron descubiertos por Polifemo y desde ese entonces, todos los días los vigilaba a escondidas, porque era la única forma de poder estar un poco cerca de su amada.

En una de estas escapadas, Acis intentó hacer algo a Galatea que no gustó nada a Polifemo, quien salió de su escondite asustándolos a todos, especialmente al joven, a quien acabó matando lanzándole una pesada roca sobre él mientras éste huía despavorido del gigante de un solo ojo.

Esto no gustó nada a Galatea, quien se marchó corriendo hacia su amado que yacía en el suelo sin vida, pero ella intentó reanimarlo por todos los medios, pero no pudo hacer absolutamente nada y ya no estaba en el mundo de los vivos.

Galatea sólo tenía ganas de llorar y llorar por la pérdida de su querido amado, pero también hizo otra cosa muy importante para ella, pedir a los dioses un consuelo, quienes hicieron que la sangre que salía del cuerpo de Acis y las lágrimas de Galatea en un río muy profundo y grande, para que pudieran estar eternamente juntos, mezclados el uno con el otro.

Obviamente, de este mito hay muchas versiones, las cuales han ido apareciendo a lo largo de la historia y donde han variado en muchas ocasiones. Una de ellas era la que dice que Galatea se dedicó a satisfacer y a adorar a Polifemo en lugar de a Acis o incluso otra en la que se dice que Galatea decidió aceptar el amor de Polifemo y que llegó a tener tres hijos con él: Gálata, Celto e Ilirio, de quienes se dice que son los epónimos de los gálatas, celtas e ilirios, aunque, obviamente, se trata de una leyenda.

MITOLOGIA

Clitemnestra


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Clitemnestra es un personaje poco conocido que también tuvo relación con la guerra de Troya. Se trata de la esposa de Agamenón. Era hija de Tíndaro, el rey de Esparta, y de su esposa Leda, que era hermana de Helena, mujer de Menelao, Cástor y Pólux.

Cuando tuvo edad de contraer matrimonio, se casó con Tándalo. Con él llegó a tener un hijo, pero un buen día conoció a Agamenón y éste no pudo evitar fijarse en ella. Encaprichado como estaba con ella, decidió asesinar al rey Tándalo y al hijo de ambos para poder unirse a ella. Con él llegó a tener cuatro hijos, Ifigencia, Electra, Orestes y Crisotemis.

Cuando Grecia le declaró la guerra a Troya, las naves helenas iban a la guerra pero reinaba una gran calma en el mar, hasta tal punto que hubo tal ausencia de viento que las naves no podían salir. Para ver cómo solucionarlo, Menelao fue a consultar al oráculo de Delfos. Éste le dijo que la única manera de que se aplacasen los dioses era sacrificando a la primogénita de Agamenón y Clitemnestra.

Al principio no quería hacerlo, pero viendo que la oportunidad de marchar se esfumaba, pensó que no tenía más remedio. Convenció a Agamenón de que tenía que sacrificar a su hija y así lo hizo. Clitemnestra no le perdonó el haber matado a su hija. La joven fue realmente salvada en el último momento por la diosa Artemisa y entregada como sacerdotisa en uno de sus templos, pero su madre desconocía este hecho. Una vez hubo partido la flota griega hacia Troya, se convirtió en la amante de Egisto.

Después de largos años, Agamenón regresó a su patria, pero trajo consigo a Casandra, hija del rey de Troya, Príamo, a la cual había convertido en su amante. Ciega de celos y de ira, Clitemnestra decidió poner fin a la vida de los dos amantes. Gracias a la ayuda de Egisto, mató a su marido y a Casandra. Así podía al fin casarse con Egisto.

Sin embargo, la felicidad duró poco. Clitemnestra no contaba con que sus hijos se fueran a vengar por el asesinato que había cometido. Su hijo Orestes no podía dejar pasar el delito cometido por su madre y decidió asesinar tanto a su madre, Clitemnestra, como a su amante y reciente esposo, Egisto.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Hércules, el héroe tebano


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Hércules es uno de los héroes clásicos más conocidos de todos los tiempos. Fue un héroe tebano que nació fruto de una de las relaciones amorosas de Zeus, dios del Olimpo. Su madre fue Alcmena, la mujer del general Anfitrión. Para poder yacer con ella, Zeus tomó la forma de su marido. Esa misma noche, Anfitrión volvió de una expedición y concibieron a Ificles, que nacería al mismo tiempo que Hércules.

Hera, esposa de Zeus, se moría de celos y rabia tanto por la infidelidad de su marido como por el hecho de que el dios no paraba de presumir de su hazaña ante el resto de dioses. Por ello, poco después de que el niño naciera, decidió enviar dos serpientes para que acabasen con su vida. Sin embargo, a pesar de la corta edad del pequeño, consiguió acabar con las serpientes estrangulándolas.

Alcmena tenía miedo de que el odio de Hera recayera sobre ella, por lo que abandonó al bebé. Hermes le recogió y consiguió engañar a Hera para que ésta le amamantase, de tal manera que inconscientemente le otorgó la inmortalidad.

Su fuerza y sus habilidades se debieron gracias a la educación recibida por Quirón. Otros de sus maestros fueron Lino, Cástor y Radamante. Todo ello hizo que fuera uno de los hombres más famosos y valientes de la época.

Cuando era joven, logró conquistar una tribu que exigía a Tebas el pago de un tributo, logrando solucionar el conflicto. Gracias a ello recibió como recompensa la mano de la princesa tebana Megara. Con ella tuvo tres hijos. Sin embargo, tal y como sucedía con su padre, fue un hombre con numerosas amantes. Esto le produjo grandes problemas en varias ocasiones, como Onfale y Deyanira. De hecho, su muerte fue provocada por esta última.

Viajaban juntos cuando se encontraron con el centauro Neso. Hércules le confió a Deyanira para que pudiera cruzar una parte del río mientras él recorría una parte más enrevesada del camino pero que servía a sus propósitos. Durante el tiempo que Hércules estuvo ausente, Neso trató de forzar a Deyanira.

En el momento en que Hércules tuvo conocimiento de ello, volvió para matarlo. Lo consiguió lanzándole una flecha después de una larga lucha gracias a su velocidad y agilidad. Sin embargo, justo antes de morir, le entregó a la joven una túnica. Según le dijo serviría para avivar el amor de los maridos infieles, así podría retenerle a su lado. Pero nada más lejos de la verdad.

Pasó el tiempo y Hércules inició un viaje a Eubea junto con la joven y bella Iole. Tratando de retenerle a su lado, Deyanira se acordó de la túnica que Neso le había regalado y se la entregó a Hércules. En cuanto éste se la puso comenzó a sufrir grandes dolores debido al veneno que contenía la prenda. Hércules comprendió entonces que iba a morir, por lo que encargó a Filoctetes que encendiera la pira que había hecho con los troncos de los árboles poco antes.

Tras su muerte, los dioses del Olimpo decidieron rescatarle del Inframundo. Para agradecerle su comportamiento, le permitieron vivir en el Olimpo, le transformaron el dios y le concedieron la mano de Hebe.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Ulises el Aventurero


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Ulises, también conocido como Odiseo, fue uno de los héroes griegos más populares. Viajero y aventurero, sus hazañas se cuentan en la obra ‘La Odisea’ de Homero. Era hijo del rey de Ítaca, Laertes. Cuando era niño llegó a la corte de su padre un arquero de los más afamados del momento, Eurito, poseedor del arco más poderoso de la tierra. Este arco era un regalo del dios Apolo. En agradecimiento por la hospitalidad recibida, regaló el arco al joven Ulises. Años después, contrajo matrimonio con Penélope, con la que tuvo un hijo, Telémaco.

Cuando los griegos se dispusieron a partir hacia Troya, buscaron a Ulises. Éste no quería unirse al ejército, así que decidió fingir locura sembrando de sal los campos. Sin embargo, no le quedó otra opción que aceptar cuando los griegos pusieron delante del arado a su hijo.

Una de las primeras cosas que tuvo que hacer fue buscar a Aquiles en la corte de Licomedes para que acudiera a la guerra de Troya, ya que se había profetizado que los griegos ganarían la guerra si él les ayudaba. Para ello, tuvo la idea de hacer regalos a las hijas del rey. Les obsequió con joyas pero también puso un escudo y una lanza. Aquiles no pudo aguantar y se abalanzó sobre estos objetos, descubriéndose.

Durante el tiempo que duró la contienda se dedicó a idear acciones diplomáticas y militares pero desde un punto de vista estratégico, diferenciándose así de Aquiles, quien destacó por ser un gran guerrero y con gran fuerza física. Uno de los hechos más destacados fue la creación del famoso caballo de Troya gracias al cual los griegos lograron entrar en la ciudad y destruir Troya hasta los cimientos. Tras la victoria decidió volver a Ítaca, trayecto que le costaría completar 10 años.

Eolo, dios de los vientos, le había entregado a Ulises un odre muy especial para que le ayudase en el viaje. Este odre contenía todos aquellos vientos que podrían desviar la nave en la que se dirigía a su hogar, dejando fuera únicamente el viento que le guiaría directo a su destino. Sin embargo, los marineros vieron el odre y pensaron que contenía vino, por lo que lo abrieron, liberando los malos vientos que había en su interior. Sintiéndose frustrados, los vientos decidieron vengarse y zarandear la nave para que no llegase a du destino.

Aquí empezaron realmente sus aventuras. Algunas de las más conocidas son: la lucha contra el cíclope Polifemo, el tiempo que estuvo en la isla de Circe, el que pasó también en la isla de la ninfa Calisto, y sobre todo su encuentro con las sirenas.

Después llegó a Ítaca donde tuvo que luchar contra todos los pretendientes de Penélope, consiguiendo hacerse camino hasta que al final reinaron juntos en la isla.

GRIEGA

Los 12 trabajos de Hércules


Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Si hay una serie de hazañas por las que Hércules es conocido es por los denominados 12 trabajos. Hércules se había casado con la princesa Megara, la hija del rey de Tebas. Con ella había tenido tres hijos. Un día, a Hércules le dio un ataque de locura y acabó con sus vidas.

Arrepentido por un hecho tan atroz, se marchó a Delfos para consultar al oráculo del dios Apolo qué debía hacer para expiar su crimen. El oráculo le dijo que tenía que acudir a Tirinto y ponerse bajo las órdenes del rey Euristeo. Cuando Hércules llegó a la corte y le expuso su problema, Euristeo empezó a preocuparse por si en un futuro decidiera arrebatarle el trono, por lo que decidió deshacerse de él encomendándole doce trabajos cada uno más complicado que el anterior.

El primer trabajo consistía en la consecución de la piel del león de Nemea. Este león era una bestia que aterrorizaba la Argólida. Hércules acudió rápido y desde lejos le disparó todas las flechas de las que disponía, pero fue inútil porque el animal era invulnerable a tales armas. Entonces decidió enfrentarse directamente con el león blandiendo su maza. Tras un fuerte golpe, el animal quedó malherido y la maza se partió en dos. Entonces Hércules tuvo que enzarzase en una pelea cuerpo a cuerpo hasta que consiguió ahogar al león. Cuando el animal expiró, Hércules la desolló y se cubrió con su piel a modo de coraza.

Como segundo trabajo, Eristeo le encargó matar a la hidra de Lerna. En la laguna de Lerna habitaba una gigantesca serpiente de agua con numerosas cabezas. Este monstruo se dedicaba a asolar los campos de alrededor y devorar a todos los seres vivos de la zona. Pero éstas no eran las únicas cosas que hacía, sino que además desprendía un hálito mortal y en caso de que se le cortase una cabeza nacían otras dos. Hércules acudió junto con su sobrino Yolao para que le ayudase; mientras él iba cortando cabezas, Yolao iba cauterizando los muñones para que no volviesen a nacer. Acabó con su vida cuando sólo le quedaba una cabeza. Acto seguido mojó sus flechas con su sangre para dotarlas de un poderoso veneno.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

El tercer trabajo que le encomendó Euristeo fue que le llevase viva la cierva que moraba en el monte Cerineo. Esta cierva estaba consagrada a la diosa Artemisa y poseía pezuñas de bronce y astas de oro. Gracias a su gran velocidad había podido evitar ser cazada. Hércules estuvo persiguiéndola durante un año hasta llegar al país de los Hiperbóreos. La cierva terminó tan cansada que al cruzar un río Hércules la alcanzó y la apresó sin apenas resistencia.

Cuando la llevó ante Euristeo, éste le encomendó capturar el jabalí de Erimanto. Se trataba de un animal que estaba diezmando los campos de Arcadia. Hércules tuvo que perseguir constantemente al jabalí hasta lograr encerrarlo en un desfiladero sin salida. Allí gracias a su fuerza superior logró reducirlo.

Hércules acudió a la corte con el cuerpo del jabalí, Euristeo se escondió en una tinaja. Desde ahí le ordenó a Hércules exterminar a los pájaros de la laguna Estinfalia. Estos pájaros tenían el pico y las alas de bronce y se alimentaban de carne humana y se escondían entre los juntos y maleza que se encontraban alrededor de la laguna. Para poder acabar con las aves, las espantó para que salieran de sus escondrijos y una vez en el aire las abatió a base de flechas.

El siguiente trabajo fue distinto, no tuvo que enfrentarse a ningún ser, sino que Euristeo le encargó limpiar los establos de Augias. Estas instalaciones pertenecían al rey de la Elide y llevaban sin limpiarse más de treinta años. Además, allí habitaban la mayor parte de los bueyes de la zona, por lo que los malos olores llegaban incluso a las localidades adyacentes. Para limpiarlo, Hércules decidió cambiar el curso del río Alfeo para que el agua corriese a través de los establos y quedasen limpios.

Viendo que conseguía realizar todos los trabajos, Euristeo decidió enviar a Hércules más allá del Peloponeso. Por ello le pidió que le trajese el toro de Creta. Este toro iba a ser sacrificado en honor al dios Poseidón a manos de Minos, el rey de Creta. Hércules consiguió doblegar al animal y lo trasladó hasta Tirinto, donde lo presentó ante Euristeo. Éste soltó al toro, que moriría tiempo después a manos de Teseo en Maratón.

El siguiente trabajo consistió en llevar hasta Tirinto las yeguas de Diomedes. Se caracterizaban por su salvajismo producido debido a que su amo las alimentaba con carne humana. Para domarlas, Hércules les dio de comer la carne de su propio amo. Después las trasladó hasta la corte de Euristeo, quien le encargó otro trabajo más.

Esta vez tenía que ir al reino de las amazonas y conseguir el cinturón de Hipólita, la reina. Hércules acudió hasta el mar Negro, habló con la reina y ella aceptó dárselo, pero la diosa Hera quiso complicar las cosas haciendo correr el rumor de que Hércules quería secuestrar a Hipólita. Esto hizo que las amazonas se enfrentaran contra el héroe y su ejército. Hércules consiguió el cinturón tras un sangriento enfrentamiento en el que consiguió el cinturón pero a costa de muchas vidas, incluyendo la de Hipólita.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Euristeo siguió encargándole trabajos cada vez más difíciles. El décimo fue que le llevase los toros rojos de Gerión, un rebaño que se encontraba en una isla en los confines del mundo conocido. Además, allí se encontraba un monstruo gigante que tenía tres cuernos y contaba con la ayuda de un temible pastor, Euritión, y de Orto, un perro de dos cabezas y con cola de serpiente. Hércules logró llegar gracias a la ayuda de Helios; éste le había dejado la copa que usaba para poder trasladarse por el firmamento. Cuando llegó a la isla terminó con la vida de Euritión y Orto. En cambio, la batalla con Gerión fue larga hasta que logró acabar con él gracias a una flecha. Llevó parte de los toros hasta Euristeo en la copa de Helios.

El undécimo trabajo consistió en llevarle manzanas del jardín de las Hespérides. Estas manzanas eran de oro y según se decía otorgaban a los dioses la eterna juventud. Este jardín se encontraba alejado donde se ocultaba el sol y estaba vigilado por las Hespérides, unas ninfas, y por una serpiente, aunque se desconocía su localización exacta, era un misterio. Después de mucho tiempo buscando, Hércules consultó a Nereo, ya que él conocía todos los secretos. Hércules le encadenó y le obligó a confesarle la localización del jardín. El héroe acudió a Atlas, ya que él sostenía la bóveda celeste sobre sus espaldas. Éste decidió ayudar a Hércules matando a la serpiente que vigilaba el jardín si él sostenía mientras el cielo; el héroe aceptó y Atlas mató a la serpiente y le consiguió las manzanas.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

Como duodécimo y último trabajo, Euristeo le encargó enfrentarse a la mismísima muerte y que le llevase ante su presencia a Cerbero, un perro con tres cabezas y cola de serpiente que se encargaba de custodiar la entrada al Inframundo. Para ello debía reducir al animal únicamente con la fuerza, sin arma alguna. Euristeo desconocía por completo que Hércules guardaba amistad con varios humanos y dioses. Hércules acudió a Hermes para que le ayudase a bajar al Inframundo. Allí pidió a Perséfone y al mismísimo Hades que le prestaran a Cerbero, a lo que accedieron. Euristeo, atemorizado y viendo que era capaz de todo, decidió finalmente concederle la libertad al héroe tebano.

Mitologia griega: Algunos mitos interesantes

No comments yet.

Leave a Comment