Facebook Twitter RSS Reset

Mira cómo estaba Perón en el ’73

Mira cómo estaba Perón en el '73

Una leyenda de la izquierda peronista dice que, según Taiana padre, Ministro del General y padre del actual candidato a legislador K, Perón lloró el día que derrocaron a Salvador Allende porque el cambio dramático de la escena política del Cono Sur hacia derrumbar todos sus planes de negociación con el imperialismo. Sea verídica o no, la anécdota muestra un rasgo característico de la izquierda peronista que es el de cubrir o justificar a Perón en sus actos. Algo que repite el kirchnerismo –que se dice heredero de la “jotapé”- cuando se trata de justificar cualquier alianza reaccionaria de su gobierno. Lo cierto es que en mayo de 1974 en la Base Aérea de Morón, el presidente Perón se reunió con el dictador chileno dando su apoyo así a la dictadura proyanqui y genocida que había aplastado a sangre y fuego el proceso revolucionario que obreros y campesinos protagonizaban en Chile. Más tarde, en 1975, el dictador recibirá del gobierno peronista de Isabel la condecoración de la Gran Cruz de la Orden de Mayo al Mérito Militar (el único “merito” militar que tiene Pinochet y las FFAA chilenas es el de haber asesinado a su propio pueblo). En nuestro país bajo el auspicio de Perón y la batuta de su Ministro de Bienestar Social, José López Rega, actuaban impunemente las Tres A como brazo paramilitar de la represión contra la extendida vanguardia obrera y popular que existía en la Argentina pos Cordobazo.

El fallecido Eduardo Luis Duhalde sostuvo que el encuentro de Pinochet y Perón, lejos de ser protocolar, fue uno de los antecedentes que puso en marcha el Plan Cóndor, mediante el cual los regímenes del Cono Sur coordinaban sus acciones en la represión a los movimientos obreros y populares. Como antecedente del Plan Cóndor, el 30 de septiembre de 1974, es asesinado el ex jefe del ejército bajo el gobierno de la Unidad Popular, el General Carlos Prats, exiliado en Argentina luego del golpe pinochetista junto a su mujer, por una bomba colocada en su auto por agentes de la DINA chilena y que contó con colaboración de la CIA, la Triple A y las fuerzas represivas de nuestro país.



Como corolario, queda destacar la contratapa de Página/12 (8/9) de José Pablo Feinmann donde olvida el papel de Perón en la legitimación de Pinochet y carga las tintas del golpismo sobre la errada política guerrillerista del MIR y su denuncia de Allende como “un burgués conciliador”. Pero fue precisamente por ese carácter conciliador que Allende se opuso a la autoorganización y al armamento obrero y popular para enfrentar las intentonas fascistas, entronando a Pinochet en su Gabinete con la ilusión de frenar así el golpe.

Lamentable conclusión de los intelectuales K que añoran a la vieja “jotapé” y le critican sus excesos por haber ido demasiado lejos contra Perón. La derrota de la revolución chilena llevó a que las tendencias más reaccionarias de la región intentaran forzar la marcha de la contrarrevolución. Perón fue parte de este giro. Y la Juventud Peronista nunca lo denunció claramente para no romper con el General y continuar pregonando que la liberación nacional vendría de mano de la unidad policlasista bajo el manto del peronismo con los socios del fascismo chileno.



Resumen: Perón si fue FACHO.

Por Otro lado; discurso peroncho

SOLO BENEFICIO AL GORILA CHILENO

Yace Chile humeante de escombros, sangrando de heridas abiertas aún, cuando pisa suelo de nuestra patria aquél que recibiera la confianza del Presidente Allende y que hoy por donde transita deja sucia la marca de sus botas chapaleadas en sangre de trabajadores. Igual que ese otro general gorila, Aramburu, jefe de la “libertadora” y fusilador de peronistas. Y la comparación se impone en estos momentos cruciales. Es que el fantasma del 55 reaparece ante las distorsiones que sufre el proceso de liberación nacional abierto el 11 de marzo. La suerte del pueblo chileno es la mejor advertencia.

Y justo cuando las Naciones Unidas se dirigen al gobierno chileno exigiendo el cese a la violación de los derechos humanos, justo en ese momento, se acepta la “escala técnica” de Augusto Pinochet y su entrevista con el general Perón. Independientemente de quién haya solicitado la entrevista, de que fuera una simple escala técnica y pase al repudio general del pueblo argentino, el único que ha ganado ha sido el gorilón visitante quien podrá en su país alardear no sólo de haber sido recibido por el más importante país de América Latina, sino que podrá agregar además que en ese país gobierna el presidente elegido con mayor caudal de votos en el continente, líder de un movimiento multitudinario.

Cierto que todas las organizaciones políticas, a excepción de las más reaccionarias, hicieron saber su repudio y que la actitud del mismo general Perón marcó distancias al decir que se mantenían relaciones con un estado “no importando quién esté al frente”. De la misma manera se interpretaba el operativo de seguridad excepcionalmente riguroso y la ausencia total de cualquier ciudadano no involucrado en las reglas de protocolo.

PALABRAS Y REALIDADES

El Secretario de Prensa y el canciller gorilas hicieron declaraciones a la prensa (Pinochet solo habló para decir que vino a la Argentina respondiendo a la invitación de Perón), tomando a los periodistas y al pueblo argentino por un conjunto de imbéciles incapaces de pensar. Así, señalaron que “el toque de queda lo pide la gente para su seguridad”, que “por lo menos el 70 % y en algunos casos el 90 % del pueblo apoya a la Junta” y al ser preguntados sobre cómo se había sabido de ese apoyo, contestaron que “no se ha realizado un plebiscito en razón de la existencia de padrones viciados”.

Seguramente también allá tienen un brujo asesorando al gobierno, cosa que les permite adivinar que “nadie quiere elecciones en Chile”.

Pero donde realmente se pasaron de la medida es ai aseverar que en ese país “no existen presos políticos”. Como antes aquí, durante la dictadura y como se está empezando a hacer ahora, niegan que haya presos políticos remitiéndose a que los detenidos están encuadrados dentro del Código Penal.

“LA CONJURA MARXISTA”

El canciller Huerta atribuyó la mala imagen del gobierno gorila de su país, a la conjura de la prensa mundial “instrumentada por el marxismo”(Les recuerda Ks críticando al FIT?). De donde nos venimos a enterar que, por ejemplo, La Prensa, La Nación, La Razón, Noticias, Clarín, La Opinión, Crónica, son diarios marxistas. (Atención Margaride).

Si esa “gran prensa” internacional, como el New York Times, Le Monde y aún L’Observatore Romano, se hacen eco de las denuncias sobre los crímenes gorilas, és porque estos son de tal magnitud y de tal manera indiscriminados, que no pueden ser pasados por alto.

En Chile hoy día la represión llega no sólo a quienes apoyaron a Salvador Allende, sino que incluso militantes y dirigentes democratacristianos son perseguidos. El ex-senador Rafael Moreno, de la DC, por insinuar la defensa de asentamientos campesinos fue detenido y deportado en el plazo de 48 horas, siendo notorio que el Cardenal Silva Enríquez condenó públicamente los excesos de la Junta, lo que valió para que uno de los milicos declarara que los obispos también eran instrumentos del marxismo.

La tortura como método de interrogatorio se ha convertido en sistema general, habiendo los gorilas no solo asimilado la experiencia de sus pares del Brasil, sino que han inventado nuevas exquisiteces, como un aparato mecánico para las violaciones que produce efectos desgarrantes cuya utilización denunciaron dirigentes religiosos.

Al mismo tiempo, se han restituido empresas expropiadas a los monopolios y se han restablecido las “buenas relaciones” con el imperialismo, rebajando drásticamente el nivel de vida del pueblo a límites tales que el hambre es ya un mal nacional. Un obrero tiene un sueldo máximo de 18.000 escudos (el sueldo promedio es de treinta mil), un kilo de pan vale 300 escudos, uno de arroz 410, la docena de huevos 430. Téngase presente que un sueldo de diez y ocho mil escudos son 600 escudos por día y que la desocupación crece diariamente, a niveles nunca conocidos antes.

EL PUEBLO ARGENTINO REPUDIO A PINOCHET

Si la “técnica” produjo entrevistas y condecoraciones, la tradición popular y latinoamericanista argentina no dejó de manifestarse. Además de ser designado Pinochet “persona no grata” por la Ciudad de Buenos Aires y producirse una larga serie de declaraciones a todos los niveles, se realizaron actos y movilizaciones. Frente al Congreso y en el radio céntrico, miles de manifestantes, encabezados por las Juventudes Políticas Argentinas, por la FULNBA y por otras agrupaciones (al igual que en otras ciudades) hicieron conocer no sólo su repudio a la delegación gorila, sino también su profunda fe en que finalmente el pueblo chileno habrá de triunfar.

Porque pese a las amenazas, las torturas, la prisión y las masacres, en Chile las fuerzas populares se reorganizan, analizan críticamente su anterior estrategia y están dando ya los pasos que paulatinamente harán crecer el desarrollo de la guerra popular contra sus opresores.

Ese pueblo sojuzgado pero no vencido, ese pueblo que sabrá sacarse de encima a los gorilas usurpadores y vendepatrias, sabe que pese a todas las “escalas técnicas” y las condecoraciones en mala hora otorgadas, tiene la solidaridad viva y militante de su hermano, el pueblo argentino.

Resemun : Perón bueno, Pinochet malo, junta protocolar, Gorilas todos los chilenos, Crónica, La Nación, Clarín son ‘marxistas’, Argentina es GRANDE y por ende Pinochet quería sacarse selfie con Perón. No dicen que se hizo o hablo en tal entrevista.

No comments yet.

Leave a Comment