Facebook Twitter RSS Reset

Minicocina, para cuando te falte el gas

Minicocina, para cuando te falte el gasGIF



El tutorial que os traemos hoy es un poco multiusos, ya que os vamos a enseñar a hacer una especie de estufa, fogón de cocina y lámpara. Todo en uno y además portátil ¿Qué más se puede pedir?

Minicocina, para cuando te falte el gas

Lo primero y fundamental son las advertencias. Este invento no está exento de peligro, ya que se utiliza alcohol y fuego para su funcionamiento. Por este motivo, os pedimos que pongáis especial cuidado al manipularlo, tanto a la hora de usarlo como en su fabricación. Aunque pequeño y aparentemente inofensivo, no es un juguete, así que no lo tratéis como tal. Esto que os vamos a enseñar os puede resultar bastante útil, sobre todo en esos casos de emergencia cuando necesitamos un fuego o una lámpara y no tenemos ninguna a mano. En resumen, es un truco fantástico de supervivencia.

Una vez realizadas las advertencias pertinentes, procedemos a enseñaros cómo se hace:

Minicocina, para cuando te falte el gas


Para empezar, a fabricarla necesitaremos:

  • Dos latas de aluminio de cualquier refresco
  • Un rotulador permanente
  • Unas tijeras o un cúter muy afilados -pero mucho-
  • Una lija no muy grande
  • Un clavo, tornillo o chincheta
  • Alcohol de quemar -sí, se que este material era evidente

Cómo se hace

Minicocina, para cuando te falte el gas

Marca las dos latas de refresco como se ve en la fotografía. Para los puntos puedes usar un compás y así te será mucho más fácil, procurando que sean equidistantes. De todas formas, el hecho de que queden perfectos es una cuestión más estética que funcional. Pero ya que lo hacemos, lo hacemos bien ¿no?.

Minicocina, para cuando te falte el gas

Recorta las latas por la línea de puntos y lija un poco los bordes para quitar las rebabas y evitar cortes. Para hacer los agujeros utiliza un clavo o una chincheta. Ahora encaja las dos mitades y ya casi lo tienes.

Minicocina, para cuando te falte el gas

En una de las dos mitades haz una serie de agujeros en el centro de su base. Estos agujeros servirán para rellenar el pequeño fogón de alcohol.

Para encenderlo deberás colocar una tapa metálica -una bandeja pequeña o la tapa de un bote de conservas servirán- debajo de todo el invento, y poner un poco de alcohol en la misma.



Minicocina, para cuando te falte el gas


Ahora un vídeo para mejor explicación: