Facebook Twitter RSS Reset

Michel Houelbecq (Poema).

Prendo este cigarro,

y el nuevo mundo surge como un espejismo.

Una pitada

y el resto de mi carne se contiene,

de reventar mi piel contra los huesos,

Una pitada,

y la mujer que amé anuda la consciencia

de mis crepitaciones al sostener

mi nombre ante la duda.

Una pitada,

y el fuego se consume la preciosa nicotina,

pero en verdad transforma su noble anatomìa

en humo que quizà pueda tragarme.

Una pitada,

y soy el hijo no deseado,

el que cumplió con la esperanza de sus padres:

la nada que columpia en el espanto.

Michel Houelbecq (Poema).

No comments yet.

Leave a Comment