Facebook Twitter RSS Reset

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

Seré Curioso: Mía Etcheverría

Mujer bonita


Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

Se llama Camila Navarro, es de Las Piedras, tiene 19 años y es actriz porno. Por estos días, bautizada para el negocio como Mía Etcheverría, es la actriz porno con mayor visibilidad, dadas sus primeras notas promocionando la señal para adultos Divas TV, que estará disponible en 2015

.

Camila/Mía tiene rostro de modelo, busto de vedette y las ambiciones de una adolescente. Se prestó a un diálogo donde repasó sus inicios como prostituta -“para llenar la heladera de casa”-, habló de las cláusulas que puso para aceptar el papel de femme fatale sexual y de sus ganas de ser actriz, lejos del jurado de los Florencio.

Divas TV ha parado de rodar -desde que su director está preso por un hecho de sangre-, pero Mía tiene mucho trabajo por delante: agrandarse un poco más las lolas, sacarse “algo” de mejillas, bajarse el mentón, estilizar sus piernas y rodillas, agrandarse la cola, hacerse las carillas dentales para una “sonrisa perfecta” y una lipoescultura general. Más allá del quirófano y el consultorio odontológico, tiene otras actividades más satisfactorias: está rodando un biodocumental sobre su vida y pretende escribir un libro. “Ahí voy a nombrar a todos los famosos con los que he estado. Y si no quieren salir en el libro, que me paguen o me den regalitos”, advierte.

Mientras disfruta de las mieles de la fama, Mía/Camila se juramenta y le dice al que la quiera oír: ella va a llegar -a como dé lugar- a la firma mundial del porno Private Group.

-Dijiste en la revista Free Time que sos actriz porno porque eso querías ser. ¿Es tu vocación?

-No, en realidad yo quería actuar y escribir guiones cinematográficos. Cuando se me presentó la oportunidad [de ingresar a Divas TV], pensé: “Ta, puede ser una forma de llegar a los medios”.

-¿Cómo se te presentó esa oportunidad?

-Yo estaba trabajando en otro lugar y…

-¿Qué hacías?

-Me prostituía… [Hace una pausa] Y… una compañera me dijo: “Mirá, yo estoy empezando a grabar en Divas TV, mirá que el ambiente está bueno y te respetan mucho, son profesionales”. Ella me dejó en claro que hacías tu trabajo y te ibas. No era algo malo. Entonces fui, hice el casting, y antes de irme del local me dijeron que había quedado.

-¿En qué consistió el casting?

-Tenías que hacer un desnudo a cámara y después fingir un orgasmo. Yo estaba muy nerviosa, pero se ve que al productor le gustó y quedé. Dos días después firmé contrato.

-¿Sentiste algún dilema ético a la hora de firmar contrato y asumir que te ibas a dedicar a eso?

-Me costó horrible porque yo sabía que no era sólo eso, también tenía que exponerme de otra forma ante la prensa si yo quería llegar lejos. Si yo quería ser una más del montón, perfil bajo y listo. Pero si yo quería progresar, iba a tener que exhibirme abiertamente ante los medios. Me lo cuestioné tres días, y después dije: “Ya estoy en el baile, bailemos”, porque no quería ser una más.

-¿Y con respecto a cómo te iba a juzgar la gente que te conocía?

-Eso no me importó. Si yo misma no me puedo juzgar ni criticar, la gente que no me conoce bien mucho menos. Tuve claro que me resbala lo que piensen los de afuera.

-¿Y tus padres? ¿Tu familia cómo lo tomó?

-Cuando le dije a mi madre que iba a hacer el casting, no me creyó. Para ella yo siempre inventaba y fantaseaba, para ella y para todos en Las Piedras. Tanto estar en la industria del sexo porno como llegar a los medios. Para todo el mundo yo era una soñadora… Pero yo les dije a todos que iba a llegar. Yo estaba segura de que iba a llegar…

-Perdón: ¿llegar a qué? ¿A dónde?

-A los medios, a ser actriz. Te decía que mi madre no me creía, hasta que le vine con el contrato firmado y no daba crédito… Y no se lo tomó mal, porque era algo que yo tuve que hacer para cambiar la situación de mi familia.

-¿Y tu padre?

-Con mi padre no tengo relación.

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

-¿Pasaste penurias económicas? ¿Viviste situaciones límite en tu casa?

-Yo vengo de una familia muy humilde. Cuando mi padre se fue de casa, nosotros juntábamos envases para comer, si bien no teníamos una mala casa -que la construyeron mis padres con su sudor, porque son muy laburadores-. Mi madre es enfermera, jubilada por discapacitada y mi padre era subjefe de la parte de compras de un sanatorio. Mi padre se inició vendiendo en una bicicleta con un parlante atrás y mi madre vendiendo zapatos, y yo, con 9 años, salía a vender pastelitos con mi abuela, para hacer el jornal. O sea, vengo de una familia muy humilde.

-Tenía entendido que la cadena de farmacias Navarro de Las Piedras le pertenecía a tu familia…

-No, no, tengo un vínculo por parte de mi abuelo, el padre de mi padre, pero no es de mi núcleo familiar más cercano.

-Me decías que querías llegar a ser actriz… ¿Por qué no estudiar en un instituto o taller para ser actriz clásica? ¿O inscribirte en la Emad (Escuela Municipal de Arte Dramático)? ¿Por qué tomar este atajo?

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad No lo veo como un atajo… No voy a ser la primera ni la última en lanzarse a la actuación desde la pornografía. Hay muchas actrices de Hollywood que se inician en el porno y llegan a la fama y la actuación clásica. Que después intenten ocultarlo es otro tema, queda a criterio de cada una. No me parece un camino corto, sino una entrada rápida de dinero… que era lo que yo buscaba. Yo buscaba llenar la heladera en ese momento específico. No podía dedicarme a otra cosa y esperar un mes para cobrar y llenar la heladera: mi necesidad era ya. Un día, cuando tenía 18, me levanté y mi hermano se había puesto a llorar porque tenía hambre y no había nada para comer, mi madre no podía trabajar y mi padre no nos daba una mano en nada. Yo estaba en un momento depresivo… y ta, no me quedó otra: la salí a pelear, salí a laburar.

-¿Así te iniciaste en la prostitución?

-Sí, en ese momento. Con los 18 recién cumplidos, hacía una semana que era mayor de edad. Ese día lo hablé con un amigo que era taxista y me fui de casa con lo justo. Le dije a mi madre que no me preguntara a dónde iba, que solo tomara el dinero cuando se lo girara y listo. Ella se imaginó que yo me iba a trabajar como modelo. Eso fue en setiembre del año pasado. Me fui a Punta del Este y en una sola noche hice mucho dinero. Al otro día le giré plata a mi madre.

-¿Sentís que esto de ser actriz porno te va a abrir puertas?

-Sí, claro. De hecho, mostrándome como soy y no ocultar mi pasado me va a abrir puertas. Aparte, no quiero que esto sea para toda la vida. Y quiero integrarme a otros rubros: la actuación en general o escribir guiones, que me encanta. Tengo imaginación para eso. Si el año que viene me llego a quedar en Uruguay, quiero hacer un curso de producción.

-¿No sentís que te puede cerrar más puertas de las que se abran? Es decir: que no te den empleo, por tus antecedentes de actriz porno.

-No lo pensé así. Pero es verdad que se discrimina mucho: en Argentina toqué algunas puertas y me discriminaron. Y bueno, allá ellos. Yo creo que no inicié un mal camino, fue lo que tuve en ese momento y no calculé qué pasará el día de mañana. Algunas se van a cerrar, pero otras se van a abrir.

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

-¿Cuáles son las principales diferencias entre ser prostituta y actriz porno?

-La diferencia principal es que cuando vos actuás nadie te está pagando para un servicio, sino que a ambas partes nos están pagando por hacer un papel.

-“Hacer un papel” pero tener sexo real, no fingir tener sexo. Quizás fingís el orgasmo, pero el sexo es real.

-Sí, es real, pero en sí es una actuación, es totalmente profesional. En cambio, al prostituirte tenés que bancarte millones de cosas, como falta de higiene o faltas de respeto.

-En los dos casos hay sexo por dinero.

-Sí, pero en la actuación es totalmente profesional y en la prostitución no.

-¿A qué edad perdiste la virginidad?

-A los 15. Fue raro. Fue con un novio. Fue normal, yo que sé…

-Llevás 20 películas porno realizadas para Divas TV. ¿Cuántas más te quedan?

-Me quedan 10 del primer contrato, no sé si firmaré un segundo contrato.

-¿En qué consiste un día de rodaje?

-Arranca a las 7.30 de la mañana. Llegás, te duchás, maquillaje, peinado, todos los preparativos. Después se graba la primera escena de sexo, se corta, comemos, nos volvemos a higienizar, y volvemos a grabar. Son tres escenas de sexo por día, con tres hombres diferentes. Y a lo último se filma un diálogo, como en una película normal. Pero siempre estoy actuando, estoy interpretando un papel. Estoy interpretando a Mía Etcheverría, yo no me llamo así.

-¿Estuviste también con mujeres?

-Sí, en “Ninfas” éramos cinco…

-Y en la vida real, ¿Camila ha estado con mujeres?

-No. No me interesa. Ni con mujeres, ni con más de un hombre.

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

-¿A qué cosas dijiste que no?

-En el contrato puse algunas cláusulas: no tengo sexo anal, no doy besos y, si viajo al exterior, voy con todo pago, porque a las demás chicas les pagan media pensión. Pero también le dije que no a algunos actores. Hay actores que no me parecen profesionales, y con ellos no actúo más.

-¿No das besos porque lo relacionás con algo más íntimo y personal?

-Si quieren que tenga sexo anal o dé besos en la boca, que me paguen una buena cifra. Ahí sí.

-Antes de firmar el contrato y empezar a trabajar, ¿habías visto películas porno?

-No, nunca. Es un problema que tengo en el porno, porque nunca miré porno. Entonces al principio me equivocaba…

-Si nunca miraste porno, ¿por qué dijiste en la revista Free Time que esto es lo que siempre habías querido hacer?

-Porque yo quería actuar y esto es actuación.

-No te importaba que sea teniendo sexo…

-No, no…

-A lo que voy es a que no elegiste el camino tradicional de estudiar teatro para actuar en El Galpón o integrar el elenco del Circular. No te interesó interpretar un papel de una obra de Shakespeare o Tennessee Williams…

-Es que si estudiaba así, como decís vos, seguro no voy a llegar a Europa. Y yo quiero llegar a Europa y seguir trabajando en el porno. Igual sí estudié un año y medio un curso de actuación en Montevideo, y dejé, porque no pude seguir pagándolo. Mi meta es llegar a Private, que es la segunda marca más importante de la industria porno y engloba varios canales, es más importante que Playboy. Siga o no siga Divas TV, yo sé que voy a llegar a Private.

-Ha circulado por internet una foto en la playa con el Chengue Morales, quien fuera tu pareja, y hasta hace poco salías con un jugador de Peñarol… ¿Sos botinera?

-No me considero botinera porque no es que voy a buscar futbolistas. A Richard lo conocí trabajando para él en un baile que él tenía en Las Piedras y nació algo ahí. Estuvimos dos años, entre idas y vueltas, pero ya no estoy más con él. Y al jugador de Peñarol lo conocí dos o tres semanas después de haber terminado con Richard, en el boliche Circus. Suelo coincidir en los boliches a donde ellos van porque me gusta la plena, como a ellos. Y siempre se te acercan y te piden el número para invitarte a salir.

Mía Etcheverría, actriz porno uruguaya con mayor visibilidad

-¿Qué te atrae de los futbolistas? ¿La fama, el éxito?

-En mi caso, que salieron del mismo lugar que salí yo. Richard, por ejemplo, es de Las Piedras como yo, y su historia de vida es igualita a la mía, son calcadas. Eso es lo que me atrapa. En cambio, me pasó hace poco que se me acercó un jugador que no venía de abajo, que ya tenía de antes un buen pasar, hablé tres palabras y me dieron ganas de irme, porque no tenía de qué hablar. Me gusta la persona que nace de abajo y después llega a sus objetivos, no el tipo que siempre tuvo todo. Ese no me atrae como hombre.

-Divas TV todavía no está al aire. ¿Creés que cuando eso pase vas a ser mucho más juzgada y cuestionada? ¿Es todavía un tema tabú lo porno en Uruguay?

-Sí, claro. Algunos quizás se escandalicen… porque no estamos en Europa o Estados Unidos; es Uruguay, es un país muy conservador. Y acá son estructurados: la que llega tiene que llegar por esta vía, pero se olvidan que algunas que llegaron salieron del mismo lugar que salí yo. Lo que pasa es que hay gente que lo muestra, y otras lo ocultan.

-¿Estás al tanto de lo que le pasó al director de Divas TV? (NdeR: está preso en la cárcel de Durazno por apuñalar a una persona) ¿Qué sabés?

-Sí, algo me enteré… pero prefiero que quede interno en la producción y no salir a comentarlo. No corresponde. Le tengo mucho respeto porque fue el que me abrió las puertas y gracias a él estoy acá.

-El canal sigue de paro. ¿Van a retomarse las grabaciones en breve?

-Paramos hace tres semanas, por cuestiones internas de producción, pero el canal va a seguir. Estoy segura porque confío en la gente del canal.

-¿Cómo vas a mantenerte y mantener a tu familia al no estar filmando?

-Estoy haciendo un par de cosas [se ríe], y me voy a quedar haciendo ese par de cosas.

-¿Qué par de cosas?

-Un par de cosas… [Se ríe].

-¿Te seguís prostituyendo?

-Prefiero no contestar esa pregunta.



-Admirás a la actriz porno colombiana Esperanza Gómez. ¿Por qué?

-La vi en una entrevista que le hizo Susana Giménez y la vi tan segura, tan decidida de cómo mostrarse ante la gente y ante los medios, que dije: “Yo quiero ser así”. Pero no la he visto actuar, porque, como te dije, no miro porno.

-¿Tampoco desde que estás en esto mirás porno? ¿No has tenido la curiosidad de mirar a grandes nombres del cine porno, para imitarlos?

– No, no, no me va… sí me he mirado a mí misma para corregirme. En algún momento la gente de producción del canal nos iba a mostrar películas porno, pero no lo hicieron.

-¿Cuánto hay de Camila en Mía?

-Camila soy todo el tiempo y Mía soy cuando tengo que actuar. Yo soy transparente, soy así como me ves. En el trabajo pongo todo, porque de ahí saco el dinero para vivir. Nunca me importó lo que diga la gente y siempre tuve hambre de llegar, siempre ambicioné cosas y atrás de esos sueños voy. Desde los 13 años soy independiente y laburo por mi cuenta.

-¿Sos feliz?

-Creo que sí.

No comments yet.

Leave a Comment