Facebook Twitter RSS Reset

Mi tio abusa de mi ¿Que hago?

Un tema delicado, pero antes ya había leído esta historia, y al volver a leerla pense que seria bueno compartirla

“Hacia mucho calor. Era verano, y recuerdo que llevaba un vestido de algodón que me habian regalado por navidad. Era corto, con pequeñas flores en el ruedo sin mangas, de la misma tela que el traje de mi muñeca. Tenia 11 años y pasaba mis vacaciones en casa de mis abuelos paternos”, recuerda Valeria, hoy de 26 años.
Fue precisamente allí, durante sus vacaciones veraniegas, que Valeria dió su primer beso y su primera caricia sexual. Todo con su tio de más de 40 años. “El infierno comenzó una tarde en que mis abuelos, como siempre, fueron a misa. Mi tio me invito a ver la televisión y comenzo a abrazarme muy apretadamente, mientras pasaba sus manos nerviosas por mi cuerpo. De pronto, un beso baboso silencio mis preguntas y en cuestión de segundos me quito la ropa para tocarme conn mas fuerza. Las sesiones continuaron, y de vez en cuando él me traia muñecas o dulces como regalo. Siempre insistia en que ese era un secreto del que eramos complices los dos y que el me amaba, y yo ingenuamente le creia “

Para Valeria, ese verano marcó su vida, y hoy, los recuerdos que guarda de su infancia son tan impactantes como el de “un horrible pene metido en mi boca, que me ahogaba, que me daba ganas de vomitar y que mi tio solamente sacaba cuando yo a casi no podia respirar más”

“Cuando cumplí 15 años no quise que mis papas me enviaran otra vez a casa de mis abuelos, pero lo volvieron a hacer. Debían trabajar y no tenian con quien dejarme. Partí asustada, nerviosa y ansiosa como siempre. Pero no le conte a mi mama porque no queria ir”.

Fue esa vez cuando finalmente hubo penetración sin consentimiento, pero ya sin resistencia. “Cuando llegué, mi tio me tenia muchos regalos, y esa misma tarde – cuando mis abuelos se fueron a misa – puso el volumen de la tele muy alto y me pidió que me quitara la ropa, como de costumbre. Pero esta vez me tendió en la cama y abuso de mí. El dolor fue tan fuerte, que ni por gritar me dio. Se movia como un perro y jadeaba de forma asquerosa. Hasta que deje de pensar. Me quede tirada y solo sentía su peso encima de mí. Después, cuando fui al baño, estaba llena de sangre y el dolor era tan intenso que no me podia sentar. Ese día perdí todas las ganas de vivir”.

Muchas han vivido lo mismo
Es necesario que sepas que el abuso intrafamiliar se ha convertido en un fenomeno social debido a su alta frecuencia y múltiples causas. Por lo general afecta a menores entre 6 y 14 años, principalmente a mujeres, pero las violaciones como tal se concentran en la adolescencia, es decir el abuso se extiende por años, ocurre paulatinamente y sin violencia fisica, mas bien emplenado herramientas como la seducción, los obsequios y la complicidad.

Marcas eternas

Pero ¿Que efectos exactamente deja en la siquis de la víctima esta traumatica experiencia? Aunque parezca increible, son pocos los estudios sobre el seguimiento a mujeres que han sufrido este problema. Sin embargo, los especialistas han llegado al concenso de que los efectos de abuso sexual dependen de cada persona y tambien de las caracteristicas de la situación

Entre las consecuencias están la perdida de confianza y las conductas autodestructivas, como el abuso de drogas.

Señales delatadoras

Los niños que son víctimas de abuso sexual quedan atrapados en una retorcida relación de lealtad y dependencia con el perpetrador, que les impide ponerle fin a su conducta. ¿Cómo reconocerlos para tratar de ayudarlos? Estas señales en su comportamiento pudieran ser decisivas:

Se aisla y no confía en los adultos

Muestra un inusual interés sexual o un marcado rechazo a cualquier tipo de contacto físico.

Tiene problemas para quedarse dormido, padece de pesadillas o le da miedo ir a la cama solo.

Se niega a ir a la escuela, al medico e incluso a casa de otros familiares o amigos cercanos

Muestra algunas reacciones neuroticas como obseciones, compulsiones, fobias…

Fuerza a otros niños a realizar ciertos actos sexuales.

Se viste de manera extraña; por ejemplo, llava mangas largas en pleno verano, quizás para ocultar la presencia de hematomas en sus brazos

Exhibe una agresividad excesiva

En sus dibujos y juegos hay elementos sexuales.

No comments yet.

Leave a Comment