Facebook Twitter RSS Reset

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

Era el paraíso. Circundada por bellos montes y volcanes, el gran valle resguardaba la joya de toda una tierra. Los aztecas eligieron el montículo entre las lagunas; el lugar marcado por los mismísimos dioses para el desarrollo de su civilización predilecta. Los españoles cayeron en la gran tentación del reflejo de las grandes pirámides en la laguna, de los tesoros de oro, cacao, jade y plumas, y a pesar de la magna destrucción, la ciudad renació de entre las ruinas.

Cual ave fénix, la gran ciudad encontró su nuevo camino a partir de la sangre y la muerte de cientos de miles. Volvió del Mictlán para morir de nuevo, con cierta regularidad, y cada vez de manera distinta. Algunos dicen que a modo de sacrificio y tributo hacia sus creadores, y otros más argumentan que cumple la pena de una maldición. A pesar de los intentos de reinventarse, de evitar la condena divina, la ciudad se rinde y cae: guerras, sismos, inundaciones, matanzas estudiantiles, sobrepoblación. La entropía se apodera de una ciudad maníaca que contagia a todo lo que en ella habita. Edificios caen, vidas vienen, gobiernos mienten, la gente se enfurece, pero el color de la tierra sigue siendo el mismo. Es ahora la ciudad la que pide sacrificios.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

La ciudad de los palacios murió hace tiempo. La capital que maravilló al explorador Alexander Von Humboldt fue tragada por el demonio del progreso, arrasada por las ideas de construir una nueva capital, moderna, llena de dinamismo y rasgos de urbanidad. Como hiciera el viejo México con la enterrada Tenochtitlán, la urbe moderna reemplazó todo rasgo del antiguo hogar.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

La nueva Ciudad de México también tuvo sus encantos, el futuro se sentía con cada losa de concreto, viga, hormigón y varilla. ¿Qué podía salir mal? El fénix no despertó a tiempo, la nueva forma de entender la ciudad se comprendió demasiado tarde, originando una perversión citadina, una corrupción urbana y la prostitución del espacio público. Caos. Contaminación. Tráfico. Sobrepoblación. El futuro ahora huele a drenaje, basura y humo de escape. El fénix crece, lucha contra el tiempo antes de verse colmado por sí mismo. ¿Podrá sobreponerse esta vez a su fatal destino?

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

Ahora sólo resta rendir un tributo hacia esa ciudad que fue, que vive en las fotografías y en el recuerdo de quienes incluso nunca la conocimos. Una ciudad que a pesar de su enfermedad y su degeneración, deja huellas y marcas para quienes se atreven a escarbar entre los escombros del futuro.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre

La vista desde el techo del Palacio de Bellas Artes, en la que se aprecia la pérgola de la Alameda Central en la década de los 30.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
Fotografía del interior del cine Lido en 1944. Ubicado en la icónica colonia Hipódromo, este recinto fue renombrado como el cine Bella Época y hoy alberga al Fondo de Cultura Económica.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
Una toma aérea de 1946 que capturó los Estudios Churubusco y sus alrededores. Con decenas de héctareas deshabitadas, el sur de la ciudad se proyectaba como la nueva zona de desarrollo urbano.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
Con grandes diferencias de lo que se aprecia hoy, el Periférico en 1967 era una rápida avenida para cruzar la ciudad. Al fondo de esta imagen se aprecia la Montaña Rusa de la icónica Feria de Chapultepec.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
Tras el sismo de 1985, el lugar que ocupara el Hotel Regis se convirtió en la Plaza de la Solidaridad en honor a los cientos de mexicanos que unieron sus esfuerzos en los días posteriores a la tragedia. la esquina es sobra Av. Juárez, a un costado de la Alameda Central.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
Un desolado Paseo de la Reforma en los años veinte, con el Castillo de Chapultepec dominando el horizonte.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
Hoy en medio de un caos vehicular, el Monumento a la Raza solía gozar de una gran tranquilidad en el cruce de Insurgentes Norte y Circuito Interior. La fotografía es de 1965.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
Así lucía el Castillo de Chapultepec a principios del Siglo XX. Destaca la gran vista que el castillo ofrecía con extensas zonas despobladas.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
Un grupo de niños posan para la lente de Guillermo Kahlo en 1904. En el fondo de la imagen se aprecia el que fue convertido en monumento al Escuadrón 201.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
Una familia disfruta del día remando en el lago de Chapultepec en 1914, el cual en ese entonces estaba rodeado de un verdadero bosque.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
Fotografía de 1942 que retrató la cotidianidad al interior del célebre Sanborns de los Azulejos, ubicado en el Centro Histórico.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
Una vista panorámica de la glorieta de Insurgentes a principios de los años setenta. Se aprecian grandes diferencias con su panorama actual.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
Un solitario corredor aparece en un desolado Periférico en 1968, muy cercana a la Glorieta de Vaqueritos. Al fondo, en el horizonte, se aprecia el Xitle y el Ajusco.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
Una vista aérea de la fábrica de papel de Peña Pobre, Tlalpan en 1944. La fotografía también retrató la pirámide de Cuicuilco, y el resto es pura vegetación.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
Vista aérea de la actual colonia Hipódromo, densamente urbanizada pero con poca afluencia de automóviles. Se aprecia el Parque México, con el Foro Lindbergh y el Parque España un poco más al fondo.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
El Estadio Azteca en 1968, con el pueblo de Santa Úrsula en primer plano.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
El Canal de la Viga visto desde el Puente de Santiago en Iztacalco. La foto es de 1880.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
El magno recinto de la Ciudad de México, el Estadio Azteca, pocas semanas antes de su inauguración.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
La Avenida Insurgentes en los años veinte. La foto es esquina con Veracruz.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre
El complejo Tlatelolco, con la Plaza de las Tres Culturas al frente en una toma de mediados de los 60.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
mexico
El restaurante ‘Los Manantiales’ en los años sesenta. El lugar está ubicado en Xochimilco.

México: la ciudad destinada a morir por Siempre
antes
El estadio olímpico de CU, a 6 días de su inauguración en 1952.


México: la ciudad destinada a morir por Siempre
México: la ciudad destinada a morir por Siempre


GRACIAS POR VISITAR MI POST

ESPERO QUE HAYAS PASADO UN MOMENTO AGRADABLE/ENTRETENIDO/INTERESANTE, HASTA PRONTO

Te invito a la comunidad de Taringa Creadores, Experiencia Colectiva

http://www.taringa.net/comunidades/tcreadoresexpcolectiva/

Este es mi Facebook:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100009685094858

Y mi Twitter:

https://twitter.com/BerikuRM

No comments yet.

Leave a Comment