Facebook Twitter RSS Reset

Messi, el héroe inventado

Siempre que vuelve algún campeonato que involucra a la selección y su plantel, se comienza a escuchar el nombre de Lionel. Algunos lo alaban, otros lo critican pero hay algo innegable: esta figura del fútbol abre debates polémicos, discusiones acaloradas y puntos de vista muy divergentes.

No se trata aquí de formular ideas cerradas. Personalmente, creo que la figura de Messi acá en la Argentina fue puesta en un pedestal casi desde su inicio en Barcelona y en los últimos tiempos ya de modo exagerado.

Y cuando juega en la selección argentina es casi inevitable escuchar a los espectadores exclamándole: ¡Pero en el Barcelona haces mil goles! ¡Esperá, ya va a aparecer el Messi que todos conocemos! O, por el contrario, insultos como “Claro, allá en España haces de todo y venís acá y ni te moves!

Cortemosla. Messi no nos va a salvar de perder una final del mundial (de hecho, no lo hizo), ni nos va a hacer ganar la copa américa por algo muy simple: el secreto de los triunfos no depende de una figura sino de la combinación de un equipo que se entienda en la cancha. Obviamente se necesitan jugadores habilidosos pero ya hemos tenidos muchos de éstos y no hemos rendido como se esperaba. Justamente porque a mi modo de ver lo que sirve para ganar, para generar éxitos, es un equipo que funcione como tal, que se comunique, que se entienda y tiren para el mismo lado.

Dejemos de cargar todo el peso de la responsabilidad en una sola figura. Messi no es Dios. De hecho, hay quienes dudan de que sea argentino (chiste para aligerar). Así que relajémonos y empecemos a analizar los partidos y al equipo desde otros lugares: el planteo del DT, el desenvolvimiento del equipo como tal en la cancha, entre otros. Los fanatismos, insultos, y demás actitudes personalistas sólo generan bronca, y nos dan una visión muy limitada de lo que es un equipo de fútbol.

Es sólo una opinión. Pero pinto expresarla.

No comments yet.

Leave a Comment