Facebook Twitter RSS Reset

Mentiras verdaderas

Gran parte de las medidas económicas que afectan a la gran mayoría del pueblo argentino son camufladas con algún sofisma que trata de suavizarlas para que se puedan asimilar.

Mentiras verdaderas

La mega devaluación solicitada por los pools de siembra, como así también la quita de retenciones provocó una estampida en los precios similar a la hiperinflación de la década del 80. Esta política que afectó a la inmensa mayoría de la población fue justificada con el sofisma de la “Teoría del Derrame”.

El gobierno Nacional argumenta que liberando al sector agropecuario se va a producir un derrame sobre las economías regionales. Esta situación se torna casi imposible ya que el campo no requiere de mano de obra intensiva, por un lado y por otro no es un sector multiplicador de la economía ya que no requiere de la industrialización de sus productos pues los mismos se exportan a granel sin procesar. Quizás se venderán algunos tractores y 4×4 más de lo normal, pero esto no justifica la inmensa transferencia de renta que se produjo de los sectores más vulnerables a los más acomodados. Los números confirman que no hubo tal derrame, todo lo contrario se produjo una contracción en el consumo (Ventas minoristas cayeron un 5.8%, la producción automotriz disminuyó un 27%, según la UCA aumentó la pobreza en un 5,5%, etc.).

Un gran derrame se hubiese producido si el gobierno llevara a la practica la promesa de campaña del millón de créditos hipotecarios, se hubiese generado un boom en la construcción y en los sectores vinculantes, pero todo quedó en una promesa ya que es muy difícil acceder a un crédito hipotecario con una tasa del 38% anual, si te prestan $100,00 al cabo de 20 años deberás devolver $500,00 o sea pagas 5 veces el capital originalmente recibido (Es casi usura).

Mentiras verdaderas

En estos días se aprobó un nuevo acuerdo de deuda con los fondos buitres que le provocará a la Argentina una sangría de usd 15.000 millones de nuevo endeudamiento que posibilitará según el Gobierno salir del default. A esta operación financiera se la definió bajo el sofisma de “Apertura al Mundo”.

La historia se repite una y otra vez a través del tiempo y seguimos cometiendo los mismos errores. En el pasado tuvimos un Plan Brady, un Blindaje, un Megacanje, una Restructuración de la Deuda, un Club de París, nos prometieron que luego de firmar esos acuerdos íbamos a salir del default y lloverían millones de dólares en inversiones, nunca llegaron, solo arribaron capitales golondrinas atraídos por las fabulosas tasas de interés (actualmente 38%) que se abonan en el país o a través de asientos contables que registran transferencias de fondos inexistentes, en definitiva se incrementó el stock de deuda en forma geométrica y continuamos en default.

Es muy probable que podríamos vivir con lo nuestro como decía el economista Aldo Ferrer si en lugar de fugar capitales a paraísos fiscales creando empresas offshore el dinero quedara en Argentina destinado a mejorar el nivel de vida de la población (en el primer trimestre de 2016 se fugaron capitales por usd 3.300 millones).

En marzo recibimos los primeros aumentos en la tarifa eléctrica, en abril se decretó un incremento en: Gas (300%), Agua (375%), telefonía (186%), transporte (100%), combustible (20%), etc. Este brutal tarifazo fue denominado por el Gobierno con el sofisma de Adecuación Tarifaria.

La justificación que dio el Estado fue: Hace años que no se ajustan, hubo corrupción en la anterior gestión, no se hicieron las inversiones, etc.

La realidad es que el Estado en los últimos años se hizo cargo del subsidios de estos servicios con el fin de mejorar el poder adquisitivo de la población, con los aumentos solo se logra transferir al ciudadano la responsabilidad a abonar los ajustes que anteriormente hacia el estado, bien lo dice la Vicepresidenta “De lo que no debe hacerse cargo el Estado, lo tiene que pagar el ciudadano”. Es muy probable que haya existido corrupción (Ricardo Jaime), pero la corrupción tiene 2 vías uno que recibe la coima y el otro que la entrega, ambos son delincuentes, no se publicó en ningún medio la entrega de soborno de parte de las concesionarias de Luz, de gas, de telefonía, etc. a funcionarios del anterior gobierno. El Estado debió exigirle a las concesionarias que antes de recibir estos importantes aumentos concreten las inversiones prometidas porque en definitiva siempre cobraron sus tarifas antes subsidiadas por el estado y ahora abonadas por el ciudadano. Por último la UIA (Unión industrial Argentina) advirtió que con los aumentos de tarifas decretados por el gobierno se podrían producir unos 200 mil nuevos despidos en el sector fabril.

Mentiras verdaderas

Es muy evidente que estamos en presencia de un cambio muy importante de paradigmas. El actual gobierno tiene una visión muy diferente del rol del Estado y de la Economía. El tiempo nos dirá si fueron o no acertadas todas estas medidas, pero lo que no se debe olvidar el gobierno que toda política económica que se lleve a delante no es neutra siempre beneficia a algún sector y perjudica a otro, el buen político busca denodadamente maximizar los beneficios a toda la población sin exclusión. Ojalá que así sea.

No comments yet.

Leave a Comment