Facebook Twitter RSS Reset

mejora la manera en que estudias de forma más eficiente

mejora la manera en que estudias de forma más eficienteGIF

Aprender no es lo mismo que memorizar, y estudiar no es tampoco esas dos cosas juntas. El estudio es una disciplina llena de mitos, medias verdades y contaminada por un sistema educativo que a menudo se enfoca en exceso en memorizar largos párrafos de texto. Hay mejores maneras de hacerlo.

Aquí tienes algunos consejos para mejorar la manera en la que estudias y sobre todo entender cuáles son las bases y los patrones que se esconden detrás de la memoria y de la relación de conceptos:

apuntes

Estudia en sesiones de 25 minutos

Este es uno de los más básicos pero también de los más importantes por la cantidad de veces que se ignora. La idea de que la mejor manera de aprender es “echarle codos” y pasar horas frente a los libros o apuntes está tan arraigada que normalmente o se ignora o se toma con recelo. La realidad es que la capacidad de concentración y por tanto de aprendizaje del ser humano desciende drásticamente a partir de los 25 minutos, y que la manera más efectiva para aprender es dividir las sesiones en pequeños fragmentos de aproximadamente esa duración.

Una buena manera de aplicar esta técnica es usar el método Pomodoro. Es una técnica de productividad que consiste en dedicarle 25 minutos de concentración máxima a realizar una única tarea, sin distracciones. Sólo eso. Pasados esos 25, intercalamos con un pequeño descanso de 5 minutos y vuelta a empezar. Una hora tiene, por tanto, dos pomodoros. Muchos estudios sostienen que las personas que aprenden más rápido es porque son capaces de manejar y mantener su concentración durante un breve periodo de tiempo pero que, por contra, es muy productivo.

Cómo usar la técnica Pomodoro para aumentar tu productividad

Si siempre estás buscando maneras de ser más productivo, posiblemente has escuchado o leído acerca de la técnica Pomodoro. Fue creada en la década de los 80 por Francesco Cirillo y todavía hoy sigue siendo una de las técnicas para administrar el tiempo más populares en el mundo. El nombre Pomodoro (“tomate” en español) que le dio su creador, viene de que usó un temporizador de cocina en forma de tomate.

Aunque este método no es lo ideal para algunas personas, para otros resulta excelente y les permite realizar el máximo posible de tareas durante el día sin perder tiempo procrastinando, y al mismo tiempo tomando varios descansos para despejar la mente y relajarse.

¿En qué consiste la técnica Pomodoro?