Facebook Twitter RSS Reset

Megapost! 58 mitos que seguimos creyendo.

En internet se difunden a toda velocidad rumores, mitos y leyendas urbanas. Pero también es un medio idóneo para desmentirlos. Snopes lo hace desde 1995. No están solos: el año pasado Information is Beautiful elaboró una infografía con 52 de los mitos más difundidos y Mental Floss publica habitualmente videos desmintiendo mitos y creencias populares, como este dedicado a la ciencia. Recogemos otros 58 ejemplos en este artículo, con enlaces que amplían (e incluso matizan) la información en muchos de los medios y webs que se dedican a recordarnos que, a menudo, nos equivocamos.


Cuerpo humano;

1. Sólo usamos el 10% de nuestro cerebro. Un mito que se resiste a morir y que es incluso el punto de partidas de películas recientes como Lucy. The Guardian lo llama “el mayor mito sobre el cerebro de la historia”: un 48% de los profesores británicos lo cree. Según Snopes, ni siquiera está claro su origen. Lo cierto es que usamos todas las áreas de nuestro cerebro, incluso cuando estamos descansando. Es verdad que el cerebro es muy plástico (podemos vivir con medio) y que no usamos todo a la vez, ya que algunas zonas están especializadas: cuando caminamos, por ejemplo, las partes centradas en la actividad motora son más activas que otras. Pero no hay una parte del cerebro que no haga nada y que esté esperando a que la activemos para tener superpoderes.

Megapost! 58 mitos que seguimos creyendo.

2. Las neuronas no se pueden regenerar. Desde los años 90 hay pruebas de que el cerebro tiene capacidad de regeneración, al menos en algunos casos e incluso después de un infarto cerebral, gracias a la neurogénesis.

Megapost! 58 mitos que seguimos creyendo.

3. Uno de los hemisferios del cerebro es dominante y eso determina si somos más artísticos o más racionales. Sí que es cierto que hay zonas del cerebro que están especializadas: el lenguaje se procesa en el hemisferio izquierdo, por ejemplo. Pero no es cierto que uno de los hemisferios domine sobre el otro, con independencia de lo bueno que sea uno con las palabras. En este vídeo hay otros cinco mitos más sobre el cerebro: