Facebook Twitter RSS Reset

Mega-ajuste en Argentina: Tarifazo de luz y deuda

Mega-ajuste en Argentina: Tarifazo de luz y deuda

Scioli estudia levantar cepo para dólares vía bonos, tarifazo en luz y eliminar retenciones

Devaluar lo menos posible y no abrir el cepo hasta que Argentina pueda emitir deuda en los mercados internacionales y se asegure que los dólares van a entrar y no seguir saliendo. Legalizar el contado con liquidación y permitir la libre entrada de dólares al país con un amplio blanqueo a través de la compra de títulos públicos. En lo inmediato, mientras se retoma lo antes posible la negociación con el juez Griesa y los holdouts, eliminar todas las retenciones menos las de la soja, que bajarían de 35% a 20%. El resto, a cero.

Para toda la industria y para todo el campo, con el mensaje del shock productivo. En contraparte, de inmediato y como medida de ajuste un fuerte aumento generalizado en las boleta de la luz de todo el área Metropolitana. Sería eliminados 100% de los subsidios en la tarifa eléctrica, y sólo se mantendrían para los beneficiarios de la Asignación Universal por hijo. Se trata de 13 millones de facturas que actualmente pagan promedio $ 35 por mes. Suponen que con ese ajuste ahorran unos 50.000 millones en subsidios. Menos tajante sería el recorte de subsidios al transporte, por temor a protestas y reacciones sociales que ya se vieron en Brasil cuando Dilma Rousseff intentó ir por ese lado. Todo eso prometen en estas horas los economistas de Daniel Scioli, el equipo que entre otros integran Silvina Batakis, Miguel Bein, Miguel Peirano, Gustavo Marangoni, Rafael Perelmitter, Nicolás Scioli, Diego Bossio y Mario Blejer.

El economista Enrique Szewach acierta cuando con ironía comenta que todos los asesores de los candidatos te cuentan la vuelta del nuevo plan económico. Nadie te cuenta la ida del programa. También los de Mauricio Macri que confían en dominar al dólar abriendo los mercados con el shock de confianza que desataría un triunfo opositor. Entre los técnicos del massismo no aparecen fuertes diferencias con la escuadra sciolista. Es más, todos esos profesionales mantienen fluídos contactos entre sí. Como si hubiera un canal de intercambio y futuros contratos acordados entre ellos, al margen del resultado político de octubre y de los jefes de cada uno.

Es verdad, nadie cuenta la ida, tampoco los hombres de Roberto Lavagna hoy con Sergio Massa que se vanaglorian bien de haber contribuído a la salida de la crisis en 2002, y de ser los únicos con experiencia probada para salir del cepo y hacer recuperar a la Argentina. Parte de ese argumento es cierto, aunque cabe recordar que cuando llegó Lavagna al Ministerio de Economía, la violentísima devaluación de 1 a 4 pesos ya la había realizado Jorge Remes Lenicov. “Roberto es un especialista en llegar cuando las cosas ya están resueltas”, cuenta con maldad un ex compañero suyo de gabinete.

Nadie cuenta la ida, que es ni más ni menos cómo sincerar el precio del dólar y levantar el cepo, sin blanquear una brutal devaluación. ¿Cómo hacer para que ingresen dólares si no se sincera el precio y cómo desactivar la bomba monetaria y fiscal que dejan Cristina y Kicillof, con un Banco Central quebrado y prácticamente sin reservas. Los mismos mercados se preguntan quién va a vender voluntariamente dólares al precio del oficial, por más promesas que formulen hoy y mañana los economistas de los candidatos.

En el búnker económico de Scioli suponen que la eliminación de las retenciones para la industria y el campo resultan ya una importante devaluación, y que el ajuste fiscal por el tarifazo eléctrico puede cambiar las expectativas inflacionarias. Y en ese marco dicen tener un as en la manga: ofrecer a los 500 empresarios y empresas más grandes del país un amplio programa de repatriación de capitales sin cepo ni persecución impositiva a través de la suscripción de títulos públicos, modelo Bonar 24. Ya el blanqueo no será exclusivamente para propiedades vía el Cedin, sino que sería generosamente ampliado para la plata grande.

Se legaliza y libera el contado con liquidación y virtualmente se elimina el cepo para operar con el dólar arbitraje a través de títulos públicos. Sin formalizar un dólar financiero desdoblado del comercial como en los 80, al menos hasta que avance la negociación externa. “El dólar libre o financiero y sin cepo en Argentina no vale lo mismo, con Griesa que sin Griesa”, afirman en el equipo económico de Scioli. Y creen haber convencido al candidato de que, para buscar unos u$s 20 mil millones de inmediato, es mucho más barato un amplio blanqueo que negociar un acuerdo con el FMI.

Es obvio que una parte del plan Scioli nadie lo confiesa. Un poquito de devaluación seguramente habrá, tal vez no más de 20%. Nadie se perdería la oportunidad con un nuevo gobierno de tomar aire adicional. Tratarán de devaluar lo menos posible, como prometen. Desde luego que esa parte de la historia será una y otra vez negada. Por unos y por otros, oficialistas y opositores, prometen que cuando liberen el cepo será para que baje el dólar y no para que suba. En las últimas semanas de la campaña electoral se dirán de todo. La estrategia política que acordaron los técnicos de Scioli es tratar de instalar que el que quiere y propone la maxi- devaluación es Macri. “Nosotros diseñamos un plan para tratar de devaluar lo menos posible”, dice Miguel Bein a quien se le cruza por el camino.

La discusión que se plantea entre los economistas profesionales termina siempre en lo mismo: si se puede salir esta vez en forma gradual de la crisis, o si ,como siempre, la Argentina terminará resolviendo sus desajustes por las malas, con otra brutal devaluación como tantas en la historia.

Es difícil evaluar hoy quién tiene razón. Mucho menos que alguno lo confiese Tal vez porque el debate económico en campaña electoral adquiere un alto grado de hipocresía. La disputa entre los economistas no pasa hoy por discutir quién tiene la razón. Tal vez se trata de buscar argumentos y propuestas que, al menos, sirvan para ganar las elecciones.

No comments yet.

Leave a Comment