Facebook Twitter RSS Reset

“Me fui del Napoli por ser acusado de pedófilo”

El delantero Fabio Quagliarella, actualmente jugador del Torino, afirmó que lo echaron del club del sur de Italia por unas cartas anónimas difamatorias.

“Me echaron de Napoli por cartas anónimas que me acusaban falsamente de ser miembro de la Camorra y pedófilo y de participar en orgías”. El duro testimonio es del delantero Fabio Quagliarella, actualmente jugador del Torino.

La sorprendente declaración de Quagliarella ocurrió durante el proceso judicial por presunto acoso contra Raffaele Piccolo, el agente de la Policía Postal acusado por el delantero que declaró este jueves como parte afectada.

“Fue por esas cartas anónimas que Aurelio De Laurentis (aún hoy presidente del Napoli) me echó del club”, reiteró el futbolista en referencia a aquel pase en 2010 a Juventus, donde jugó cuatro temporadas antes de desembarcar en Torino.

“Realmente esa fue una época durísima para mí porque por esas cartas y mensajes de texto me vi obligado a dejar mi ciudad”, completó Quagliarella, nacido en Castellamara di Stabia, provincia de Nápoles.

“Mi cesión a Juventus se debió a esas acusaciones absurdas y falsas que hablaban de supuestas fiestas al son de las drogas con la Camorra. De Laurentis me aconsejó mudarme a un hotel para estar más tranquilo y después nunca más me llamó”, recordó.

Según Quagliarella, las cartas difamatorias fueron en total unas 20 y se enviaron entre 2007 y 2010 también a las sedes de Sampdoria, Udinese y Juventus e inclusive a la casa de su propio padre.

Al brindar testimonio ante el juez Ernesto Anastasio, Quagliarella dijo que la pesadilla no terminó cuando dejó Napoli pues cuando desembarcó en Juventus otras cartas afirmaban que su salida había sido decidida porque golpeaba a su familia.

Tampoco Quagliarella fue el único acosado por el acusado, investigado por haber hecho lo propio con otros personajes napolitanos: un total de diez personas que incluye al cantante Guido Lembo.

Asistido durante la audiencia por el abogado Gennaro Bartolino, el delantero dijo haber conocido al acusado en 2006. “Me dijo que podía resolverme un problema que tenía con el teléfono celular y con el Messenger. Fue así que mi contraseña fue a dar a manos equivocadas. Después empezó a pedirme autógrafos, fotos y camisetas. Cada vez se hacía peor. Debo haberle regalado como 20 casacas antes de que comenzara a amenazarme y a hacer circular rumores falsos”, completó.

No comments yet.

Leave a Comment